Dwyane Wade: "No importa el equipo en el que juegue, nadie debe atreverse a descartar a Lebron James de una final de la NBA"

Dwyane Wade, el dueño de tres anillos de la NBA
Dwyane Wade, el dueño de tres anillos de la NBA
Diego Morini
(0)
2 de agosto de 2018  • 13:15

Todo perfectamente organizado. No hay espacio para confusiones. Todas las explicaciones del caso de cómo manejarse. Una invitación irresistible y una charla que permite conocer a un tremendo personaje desde otro costado. Se escucha un saludo amable y una presentación que se ajusta a la formalidad de caso. Del otro lado de la línea Dwyane Wade . La NBA se encargó de todo, convocó a algunos medios internacionales para dialogar con el dueño de tres anillos con Miami Heat , que como embajador del Jr. NBA World Championship, se permitió hablar de su relación con su hijo, del crecimiento del básquetbol a nivel mundial, de su futuro, de lo sucedido entre Kawhi Leonard y los Spurs y de su amigo LeBron James .

Su condición de MVP de la liga más poderosa del planeta no se advierte en sus formas de hablar. No hay indicios que indiquen que del otro lado está hablando una figura. Suena humilde, divertido, serio y contundente. Vía teleconferencia, con cada uno de los participantes se muestra amable: Sports Illustrated, ESPN, La Nación, Tencent... Habla de su familia y se ilumina la voz: "Le dije a mi hijo desde el principio: 'Oye, si vas a jugar este juego, la única forma en la que te voy a permitir hacerlo es si lo disfrutas. No quiero que sientas que deberías hacerlo debido a las presiones de tu padre. Cuando veo que mi hijo no disfruta del juego, es cuando más le hablo. Es cuando estoy en su oído, porque jugamos este juego por una razón: por el placer de hacerlo. Entonces, no hay presiones. Y siempre le digo: 'Eres Zaire Wade. No eres Dwyane Wade Jr. Eres Zaire Wade. Tienes tu propio nombre. Tienes tu propio viaje. Tienes tus propios pasos para tomar en la vida'".

La posibilidad de charlar con un jugador que fue 12 veces All Star deslumbra a los más pequeños, por eso la NBA lo eligió para participar de esta competencia que se desarrollará en Orlando. Y de alguna manera, para Wade es como reencontrarse con lo puro del deporte y sus valores. Y en sus palabras se advierte que a los 36 años sus objetivos están en transmitir todo lo que el básquetbol le dio: "Este deporte es trabajo en equipo. Es respeto. Es determinación. Es voluntad. Es comunidad. Y esos valores trascienden una cancha. No importa qué carrera elijas, vas a tener que aprender a ser un gran compañero de equipo. No importa si sos dueño de una empresa o si haces una pasantía en una empresa. Debés aprender a trabajar con otros y comunicarte con los demás. Es importante aprender a guiar a otros. Para mí, es genial poder utilizar estos valores fundamentales en mi hogar".

Dwyane Wade, el dueño de tres anillos de la NBA
Dwyane Wade, el dueño de tres anillos de la NBA

Hace un pequeño silencio cuando escucha que llegan algunas consultas sobre LeBron james. Quiere ser exacto en sus palabras y no deja espacios para las dudas. En especial cuando el interrogante apunta a las posibilidades que puede tener The King de llegar nuevamente a una final de la NBA, ya que la nueva aventura en el Oeste con en Los Ángeles Lakers parece de alto voltaje. "No importa el equipo en el que juegue, nadie debe atreverse a descartar a Lebron de una final de la NBA. Eso sería incorrecto. Creo que en su mente se prepara para ir a la final todos los años. Esas son las habilidades y el talento que Dios le ha dado. Entonces, en su mente no lo está mirando de otra forma. Pero también entiende que habrá pruebas y tribulaciones también. Va a ser un crecimiento y él comprende que hay jóvenes a su alrededor que necesitan aprender, y él y [Rajon] Rondo pueden ayudarlos en su proceso. Pero de ninguna manera creo que LeBron no esté pensando en ir la final de la NBA o ir a la final de la Conferencia Oeste. Ha agregado otro capítulo sorprendente a su carrera en un libro que es de cuentos". Y detrás llegó otra consulta casi lógica, ya que muchos creen que no será fácil la convivencia entre jugadores del perfil de LeBron, Rondo, Michael Beasley y lance Sthepenson. Pero para Wade estas cuestiones parecen menores cuando aparece The King en escena: "Realmente no lo sé cómo puede resultar. Creo que todos van a disfrutar jugando juntos. Todos hemos visto equipos en el pasado que se unieron, pensamos que no funcionarían y funcionaron, y los equipos que pensamos que podrían funcionar no lo hicieron. Creo que tienen mucho talento. Tienen mucho liderazgo veterano. Si quieren que funcione simplemente deben hacerlo".

Mientras Pat Riley, el general manager de los Heat, espera por saber si Wade seguirá en Miami, el base que fue campeón olímpico en los Juegos de Pekín 2008, confesó que no quiere apurarse en su determinación. Por eso te toma todo con calma, incluso cuando se le pregunta por la situación de Kawhi Leonard y el trade (cambio) por DeMar DeRozan , que generó tanto conflicto, ya que acusaban al jugador de los Spurs de no ser leal con la franquicia. Wade fue muy claro en su mensaje: "No hay lealtad en los deportes. Es un negocio para ambos lados, para la organización y para el jugador. Los jugadores son abucheados y ridiculizados cuando toman una decisión sobre lo que quieren hacer y lo que es mejor para su futuro, pero no es un buen mensaje. La historia necesita ser contada de manera diferente y debe verse de otra manera. Hay que entender las dos partes, debes comprender el lado comercial de las cosas. Las organizaciones van a tomar decisiones que son buenas para ellas en el momento indicado y los jugadores deben tomar la decisión que es mejor para ellos. Y eso está bien".

La explosión de la NBA a nivel global también genera un impacto en los jugadores y la mirada de Wade es interesante. Sus experiencias ponen en contexto cómo los protagonistas comprenden el fenómeno: "Creo que para tomé real dimensión por primera vez cuando fui a los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Lo que pasó con Kobe [Bryant] fue increíble. Pero no sabíamos cuán grande era el juego a nivel mundial hasta que tuvimos la oportunidad de ir allí y jugar en los Juegos Olímpicos. Luego, la NBA comenzó a enviarnos a diferentes lugares para jugar en la pretemporada y ahí ves el nivel del juego y lo grande que es en todas partes".

La sonrisa se le escapa cuando vuelve sobre el talento de Zaire, su hijo, pero mucho más cuando debe hablar de los hijos de sus amigos, Lebron, Chris Paul y Carmelo Anthony , que compartieron un torneo en Las Vegas por la liga juvenil. "Es divertido ser parte de ellos, apoyarlos, entrenarlos. Y tener hijos de amigos haciendo esto. Es genial que todos podamos apoyarnos mutuamente. Significa mucho cuando el padre del niño que está allí, un Carmelo o LeBron o CP [Chris Paul] o yo mismo nos presentamos a los juegos de los otros niños, es que los sentimos como nuestros sobrinos. Una de las cosas que me motivó a unirme y ser un embajador de Jr. NBA es que ésta es la forma más pura del básquetbol".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.