El clima de recesión llegó a la industria: cayó 8,1% en junio, la mayor contracción de los últimos dos años

Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
3 de agosto de 2018  • 02:16

Si faltaba un dato para confirmar que la economía entró en recesión, la caída de la industria en junio -de 8,1% interanual- lo avala, no solo por ser la mayor desde abril de 2016 (cuando el Indec volvió a publicar los datos estadísticos), sino porque se trató de una contracción generalizada en todos los bloques industriales, a diferencia de lo que ocurría en los meses previos. Si bien la caída es mayor también porque la base de comparación es la más alta del año -en 2017 junio fue el mes en que más creció el estimador mensual industrial (EMI)-, el menor dinamismo se dio en conjunto en tres sectores claves de la economía: la actividad alimentaria, la producción de autos y la construcción.

En el acumulado total del semestre, en tanto, la industria creció un 1%, que se explica por el gran comienzo que había tenido la actividad en el primer trimestre, que luego fue afectado por la corrida cambiaria y la incertidumbre financiera.

En el desagregado por sector se observan caídas en la refinación del petróleo (-19,9%); la industria automotriz (-11,8%); los productos de caucho y plástico (-11,1%); la metalmecánica excluida la industria automotriz (-10,9%); la industria textil (-10,8%); la elaboración de sustancias y productos químicos (-10,0%); la industria del tabaco (-9,7%); la alimentaria (-5,4%); la edición e impresión (-4,2%); los productos minerales no metálicos (-3,7%), y el bloque de papel y cartón (-1,2%). Por otra parte, las industrias metálicas básicas registran una suba de 9,8%.

"Antes, el mal desempeño estaba concentrado en el agro, ahora comenzó a generalizarse y cayeron todos los bloques industriales, con excepción del sector siderúrgico. A la sequía se le sumó el impacto de la volatilidad macroeconómica. Nosotros estimamos que por lo menos en julio y agosto la desaceleración se va a mantener y tal vez, con mucha suerte, a partir de septiembre se revierta", explicó Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma.

"Uno espera que el mal desempeño de la actividad económica de abril y mayo se mantenga y se profundice en junio. En consecuencia, el segundo trimestre seguramente deje un arrastre estadístico muy negativo para el tercer trimestre, en que ya está casi confirmado que sea negativo también. Que la economía salga de la recesión en el cuarto trimestre dependerá de cuatro factores, de los cuales tres son exógenos: que haya una buena cosecha de trigo, que creemos que ocurrirá; de lo que suceda con las elecciones presidenciales en Brasil, y que no haya un nuevo salto en la aversión a los países emergentes. El cuarto factor dependerá de si la economía se termina de estabilizar", agregó.

Con él coincidió Martín Vauthier, director de EcoGo: "Con el dato del EMI se empiezan a ver los efectos de la recesión en la actividad, que es producto del salto del tipo de cambio, la incertidumbre que generó y la respuesta del Banco Central de subir la tasa de interés, que complica el refinanciamiento del capital de trabajo de las empresas".

En cuanto a la actividad de la construcción, que también publicó hoy el Indec , en junio tuvo una contracción interanual de 0,1%, luego de 15 meses de crecimiento constante. La buena noticia, sin embargo, es que después de dos meses de caídas consecutivas contra el mes previo, en junio creció un 0,5% con respecto a mayo. "A futuro habrá que ver si la actividad se sostiene y crece", señaló Caamaño, que estima una contracción de 0,5% del PBI para este año.

"La recuperación fue una reacción particular a los movimientos del tipo de cambio: cuando sube el dólar se abarata construir, porque uno de los componentes más importantes de los costos son los salarios, que se mantienen en pesos. Entonces la devaluación termina siendo un incentivo. Todavía la obra pública también está ayudando. Sin embargo, la construcción es un sector muy volátil", indicó Vauthier, que coincide en que la economía sufrirá una caída del 0,5%.

En el análisis interanual de los insumos para la construcción hay subas de 21,4% en la demanda de artículos sanitarios de cerámica; 13,2% en el resto de los insumos (grifería, tubos de acero sin costura y vidrio para construcción); 9,4% en asfalto; 8,7% en pisos y revestimientos cerámicos; 7,2% en mosaicos graníticos y calcáreos; 4,9% en yeso, y 2% en hierro redondo y aceros para la construcción. Mientras tanto, se observan bajas de 8,8% en ladrillos huecos, 3,8% en hormigón elaborado, 3,5% en cemento Portland, 1% en cales y en pinturas para construcción, y 0,7% en placas de yeso

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.