Cambiemos oficializó su alianza en la Ciudad para las elecciones del año próximo

Se busca evitar una ruptura como ocurrió en las elecciones del 2017
Se busca evitar una ruptura como ocurrió en las elecciones del 2017 Crédito: Prensa Cambiemos
Alan Soria Guadalupe
(0)
2 de agosto de 2018  • 19:30

En una austera ceremonia de 15 minutos y sin discursos, las autoridades porteñas de Pro, la UCR, la Coalición Cívica-ARI y Confianza Pública firmaron ayer un acta de compromiso para la creación de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires, el único distrito del país donde el oficialismo todavía no se había unido.

Con el objetivo de participar de las elecciones del año próximo bajo el mismo sello, los partidos tendrán ahora la tarea de construir una "alianza transitoria" en los próximos meses, resolviendo las diferencias que los mantuvieron divididos en los casi tres años del gobierno de Mauricio Macri, particularmente entre Pro, encabezado por el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta, y la UCR, representada por Martín Lousteau.

En el documento que se firmó ayer los partidos se comprometieron a crear una "junta promotora" con el fin de "realizar todos los actos necesarios" para "lograr la constitución definitiva" de Cambiemos.

Sin embargo, no se acordó una unión absoluta: no habrá unificación de los bloques de Pro y de Evolución, el espacio que dirige Lousteau, en la Legislatura porteña.

"Es un paso importante. El año que viene podremos competir en la diversidad", dijo el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, en relación a las especulaciones de que Rodríguez Larreta y Lousteau compitan en una interna por la jefatura de gobierno.

Acompañaron a Santilli en la ceremonia -que se desarrolló en el Café Tortoni y donde no hubo cartelería partidaria- el presidente de la UCR porteña, Guillermo de Maya; la titular de la CC-ARI de la ciudad, Paula Oliveto, y Diego Mariano García, en representación de Confianza pública.

"Vamos a poder hacer un Cambiemos mejor", dijo a su turno De Maya, que mostró un pañuelo verde envuelto en la muñeca. "Cuando tengamos diferencias, será la sociedad la que pueda definirlas con el voto en internas", agregó.

Las gestiones para consolidar la alianza en la ciudad fueron producto de numerosas reuniones entre representantes de las tres fuerzas que integran la alianza gobernante, que en el último tramo mantuvieron encuentros semanales para alcanzar consensos en los puntos que frenaban la firma del acta.

Uno de esos acuerdos, que quedó asentado en el documento, es el porcentaje mínimo que deben conseguir los partidos para que sus candidatos puedan formar parte de la integración final de las listas. El Pro y la UCR acordaron que el piso será del 15%, un número menor al que predominó en las negociaciones en otros distritos. "Es un buen momento para que en el interior empiecen a pedir lo mismo", dijo a LA NACION un radical de peso que se mostró cauteloso respecto del acuerdo. "Vamos a mantener fuertes diferencias, hay cosas que no vamos a acompañar. Nosotros apostamos a que a partir de ahora haya más diálogo", agregó.

"Empezamos un camino con el objetivo de que las elecciones del año que viene nos encuentren juntos con propuestas diferentes, pero mostrándole a los porteños que las coincidencias son mayoría. Habrá temas en los que tengamos matices, pero ahora deberíamos generar ámbitos de negociación para tratar de acercar posiciones", dijo a este diario Francisco Quintana, secretario general de Pro, que estuvo en el acto.

Entre las diferencias que debían resolver los espacios estaba la propuesta de Pro de implementar un nuevo código electoral en la ciudad en el que se estableciera la posibilidad de unificar las elecciones locales con las nacionales y mantener el sistema de Boleta Única Electrónica (BUE). El espacio que conduce De Maya aseguraba que esa iniciativa iba a dañar la autonomía de la ciudad, mientras que consideraba que el sistema de votación debía ser la boleta única de papel.

El radicalismo también había puesto reparos en la iniciativa del macrismo porteño de crear la Universidad de Formación Docente (UniCABA). La UCR dijo que la idea estaba traducida en un proyecto sin apoyo suficiente de la comunidad educativa.

Esas diferencias habían enfriado las negociaciones, que parecían estar a punto de cerrarse a mediados de junio. Incluso en el gabinete de Rodríguez Larreta, donde daban la constitución de la mesa porteña de Cambiemos, dijeron entonces que el proyecto "faltaba madurar".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.