Suscriptor digital

Los cuadernos hablan por Cristina

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
5 de agosto de 2018  

Ocho cuadernos escritos con el detallismo de un obsesivo quebraron la táctica de silencio y espera política de Cristina Kirchner, la dirigente opositora que recauda mayores adhesiones. Hasta ahora, la expresidenta había callado para exponer a Mauricio Macri en medio de la tormenta. Desde el miércoles, ese mutismo puede cambiar hasta obligarla a dar explicaciones sobre los viajes hasta sus domicilios de bolsos cargados de coimas.

La senadora venía en alza en las encuestas hasta que apareció el detalle escrito de los traslados de millones de dólares transportados durante la década ganada por el remisero de los apuntes. Ahora, los partidarios de la senadora tienen que aferrarse, una vez más, a convicciones que se parecen bastante a la fe religiosa para borrar la idea de que responden a un liderazgo corrupto. Los que desde el peronismo tradicional habían vuelto a conversar con el kirchnerismo para modelar una opción de poder en tiempos de crisis económica y adversidad para el macrismo deberán hacer un esfuerzo en nombre del pragmatismo para reacomodar su posición. Si Cristina sortea la situación y no retrocede en los sondeos, volverán a negociar con ella.

La política argentina parece llena de sorpresas, pero en realidad está cubierta por una capa de impunidad que rara vez se quiebra. Estamos en medio de uno de esos extraños momentos.

Bien asesorada, la expresidenta eligió el silencio como recurso político aun antes de que a fines de abril una corrida cambiaria abriera las puertas del peor momento de Mauricio Macri en la presidencia. El plan era sencillo: poner al Presidente contra la realidad y hacerle pagar el costo de la inflación, el ajuste tarifario y la retracción económica. Los estrategas de Cristina dibujaron un escenario sin contexto, con la discusión pública mermada por su ausencia y sin poder apelar a la protagonista del pasado por la herencia recibida. Así, creyeron, se marchitarían las posibilidades de perpetuación de Cambiemos.

Fuente: LA NACION

Y no les fue mal. Durante los últimos dos meses Macri cayó en las encuestas y Cristina se consolidó como alternativa. Por extraño que resulte, que haya crecido la jefa del populismo es y seguirá siendo una necesidad para Macri, que la preferirá siempre como su adversaria electoral. Es un juego que al mismo tiempo alimenta la falta de confianza global sobre el verdadero rumbo del país. En política, las consecuencias tienden a ser múltiples.

De nuevo en el centro de la escena, citada en los cuadernos que registraron un delivery de coimas durante 10 años, Cristina encontrará que su silencio cambia de significado. Y en forma rotunda.

Antes del mutismo, la expresidenta administró como pudo los problemas judiciales que derivaron de su gobierno. "Lo odié [a José López] como nunca había odiado en mi vida", dijo mucho después de que el segundo de Julio De Vido fuera descubierto al intentar ocultar su botín en un convento. ¿Odiará por igual al remisero y redactor?

Ante cada acusación, Cristina siempre evitó abordar el núcleo de la denuncia y apeló a descalificar a los responsables de la investigación. Un viejo recurso que tiende a gastarse ante la contundencia de los hechos.

Es paradójico. Tal vez a Macri le recomienden ahora no decir nada de los problemas de su rival.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?