La peor ola de calor que golpea Europa la empuja a romper récords históricos

El sur del continente soporta el avance de un frente cálido de África; en Portugal la temperatura alcanzaría los 47°C
El sur del continente soporta el avance de un frente cálido de África; en Portugal la temperatura alcanzaría los 47°C Fuente: AFP - Crédito: Gerard Julien
Silvia Pisani
(0)
3 de agosto de 2018  

MADRID.- Agobio, alerta por golpes de calor , nuevos incendios forestales y un impensado cambio de hábitos para países del bloque en los que el clima veraniego no era problema. Europa se asfixia por una ola extrema de aire caliente que podría llevarla a superar sus marcas históricas de temperatura.

"Hoy se espera que sea el peor día", pronosticaron desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Se esperan marcas de hasta 47°C en Portugal, uno de los países más afectados. Le siguen de cerca España, Italia y Grecia, con pronósticos muy similares; apenas uno o dos grados por debajo de esa cifra.

El rigor podría llevar a alcanzar o incluso superar la máxima histórica para Europa continental, que la estadística de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sitúa en los 48°C registrados en Atenas en 1977.

Se espera que la ola siga apretando, por lo menos, hasta el martes próximo, cuando el temor pasará a ser el efecto de las tormentas eléctricas con las que, según las previsiones, comenzará a ceder. Un pronóstico que aumenta los riesgos de incendios forestales.

Varios países del sur continental están en alerta, tanto por riesgos para la salud -con las recomendaciones habituales- como por el temor de incendios. En los últimos meses se vivieron situaciones dramáticas por el efecto del fuego descontrolado. Anoche se trabajaba en varios focos en Portugal y en España.

Días atrás, el fuego causó 91 muertes en Grecia, mientras que el año pasado fueron 114 los fallecidos por la misma causa en Portugal.

La ola responde a una masa de aire caliente que se desplaza desde el norte de África. Si bien el efecto es sobre todo en la región sur de Europa, la más próxima a África, por primera vez sus consecuencias llegan a regiones donde rara vez el rigor estival es noticia y donde, además, no hay previsiones -ni aire acondicionado- para hacerle frente.

Con 34 grados, Estocolmo estaba más calurosa que, por decir algo, Bangkok. En Noruega las autoridades pidieron a los conductores "estar atentos a los renos que buscan sombra en túneles y zonas sombreadas" de la ruta. En Varsovia, las autoridades dispusieron dispensadores de agua en las calles. Varios cantones de Suiza prohibieron los fuegos artificiales, una tradición durante la semana de celebración de su fiesta nacional.

En el mapa de riesgo de incendios sorprende ver a Alemania con un nivel similar al de España o Italia. En este último caso, las autoridades declararon alerta máxima en 18 ciudades por los efectos del rigor climático.

El aire caliente de África hizo descender el nivel de varios ríos europeos. Entre ellos, el Elba, con la peculiaridad de que ese descenso hizo aparecer armamento acumulado en el lecho desde la Segunda Guerra Mundial.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.