El oficialismo cerró una investigación contra el juez Lijo en el Consejo

En un trámite exprés, aprobó la desestimación de una denuncia que lo implicaba en la titularidad de un haras en Dolores, cuyo dueño en los papeles es su hermano
En un trámite exprés, aprobó la desestimación de una denuncia que lo implicaba en la titularidad de un haras en Dolores, cuyo dueño en los papeles es su hermano Fuente: Archivo
Iván Ruiz
(0)
3 de agosto de 2018  

El Gobierno le dio un espaldarazo al juez federal Ariel Lijo , el magistrado que instruye la causa por la deuda del Correo Argentino . El Consejo de la Magistratura desestimó ayer -con mayoría oficialista- una investigación sobre el presunto enriquecimiento del juez por la compra de un haras que realizó su hermano, el operador judicial Alfredo "Freddy" Lijo .

La Comisión de Disciplina y Acusación aprobó por mayoría la desestimación propuesta por el consejero oficialista Pablo Tonelli, con un trámite exprés de 15 minutos. El organismo consideró que la prueba reunida no era suficiente para seguir adelante con la investigación.

La causa se había iniciado a partir de una declaración de Carla Lago, excuñada del juez, quien durante el caso que terminó con la destitución del camarista Eduardo Freiler declaró ante el Consejo que Freddy Lijo, su exmarido, compartía un haras en Dolores con el propio magistrado.

La compra del terreno, la construcción y el mantenimiento del emprendimiento hípico La Generación habían dejado al magistrado bajo la lupa del Consejo. Aunque en los papeles el haras era de su hermano, el magistrado se movía como si fuera suyo: frecuentaba todas las semanas las caballerizas, dormía los fines de semana en el lugar y hasta posaba para las fotos cuando sus ejemplares ganaban carreras, según pudo reconstruir LA NACION.

La investigación del Consejo analizó las declaraciones juradas del juez, en las que no constaba que el magistrado fuera titular del haras. También se requirió información sobre los caballos que competían para La Generación y a la Municipalidad de Dolores. No apareció nada a nombre del magistrado. Por último, se cruzaron las cuentas bancarias entre los hermanos Lijo, pero tampoco hubo transacciones entre ambos.

Carla Lago, la testigo clave que mencionó negocios en conjunto entre el juez y su hermano, nunca volvió a ser citada a declarar. La exmujer de Freddy Lijo, incluso, envió un correo electrónico al diputado Tonelli con información detallada sobre bienes del magistrado, pero la investigación no indagó sobre esos datos, según fuentes oficiales.

"Nosotros iniciamos la investigación, pero los datos requeridos dan cuenta de que el haras no es parte del patrimonio del juez. Por ese motivo propusimos que sea desestimada", dijo el diputado Tonelli. "En su momento le pedimos más precisiones a Carla Lago, pero ella dijo que no las tenía", agregó el consejero instructor de la denuncia.

Según pudo reconstruir LA NACION, el juez recibió la noticia con satisfacción: "Siguió las novedades del tema durante las últimas semanas porque estaba muy preocupado. Esta decisión es un alivio", dijeron desde su entorno.

No es la primera vez que el oficialismo respalda a Lijo. Tal como publicó LA NACION, el presidente Macri encabezó en noviembre una reunión con su mesa chica judicial en la que se acordó evitar que Freddy Lijo sea citado a declarar ante el Consejo por la investigación del camarista Freiler, con quien compartía un balneario en Necochea.

"Yo lo conozco, tengo muy buena relación. Siempre jugó bien", afirmó en ese encuentro Daniel Angelici, apenas se mencionó el nombre del operador Freddy Lijo, según reconstruyó LA NACION de cinco fuentes oficiales. Lo escuchaban atentos Macri, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, y el ministro de Justicia, Germán Garavano.

El juez Lijo instruye la causa judicial más sensible para el Gobierno: está a cargo de la investigación por la deuda del Correo con el Estado que involucra al presidente Macri y al ministro Oscar Aguad. El expediente está en pausa desde hace más de un año.

A pesar de la fortuna que supo construir su hermano desde que Cristina Kirchner asumió como presidenta, Lijo es uno de los jueces federales más austeros, según se desprende de la información oficial que presentó en su declaración jurada. Pero el ascenso de su hermano le permitió, entre otras cosas, manejar como si fuera propio (con cédula azul) un Mercedes Benz E350 blanco cuyo propietario es una empresa de Freddy.

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?