"Hay que eliminar el auto particular", dice el CEO de Uber en la Argentina

El CEO de Uber está satisfecho con la ley que legalizó el servicio en Mendoza
El CEO de Uber está satisfecho con la ley que legalizó el servicio en Mendoza
Pablo Mannino
(0)
3 de agosto de 2018  • 12:40

Tras ser legalizada en Mendoza, Uber respira más tranquilo. Más allá de las complicaciones en Buenos Aires, donde, paradójicamente, se registra un crecimiento sostenido de la plataforma virtual, los objetivos están puestos ahora en lograr "marcos de colaboración" en otras provincias clave del país.

La resistencia de los taxistas parece no detener a los dueños de la compañía estadounidense, quienes aseguran que "con reglas claras no habrá conflictos". Además, ponen sus fichas en las mujeres al volante, como una rápida salida laboral, y desestiman los cuestionamientos de recientes estudios de especialistas en transporte que indican que el sistema virtual está generando más congestión en el tránsito de las principales ciudades de Estados Unidos, como Nueva York.

"Hay que eliminar el auto particular", desafío Mariano Otero, CEO de la firma en el Cono Sur, en diálogo con LA NACION, al referirse al reciente cuestionamiento de unos de los reconocidos especialistas en la materia, el estadounidense Bruce Schaller. En un informe en inglés publicado en los últimos días por medios especializados, entre ellos Business Insider o el propio Washington Post, el consultor asegura: "El crecimiento explosivo de Uber y Lyft han creado un nuevo problema de tráfico para las principales ciudades de Estados Unidos. Y las opciones de viaje compartido como UberPool y LyftLine están exacerbando el problema".

"Son visiones subjetivas. Es más barato ir a trabajar en Uber que en auto propio. Todos compramos un auto porque tenemos ese mandato, pero el transporte no es un bien, es un servicio al que uno llama. Para nosotros la congestión de la ciudad es más por el auto particular. Por eso, creemos que los reguladores tienen que plantearse cómo hacer para eliminarlo. Yo no creo que quien toma Uber querría hacerlo caminando o en bicicleta", planteó Otero.

"El balance de lo que pasó en Mendoza -explicó- es extremadamente positivo. Vimos interés en establecer reglas claras. Había intenciones de reformar el sistema urbano. Por eso rescatamos el consenso logrado, con apoyo multipartidario". Ahora los ojos no sólo están puestos en conseguir el respaldo legal en Buenos Aires, sino en Córdoba, Rosario, Neuquén y Misiones, donde la informalidad del sector parece seducir a los futuros choferes de la plataforma, ya que según Otero, podrán estar registrados y bancarizados.

Cifras

En Mendoza ya son más de 8.000 los interesados en subir a sus coches y ponerlos en "modo virtual". Es más, para el gerente regional de la firma, hay taxistas que también están interesados en sumarse a la compañía y cree que no habrá que lamentar episodios de violencia una vez que Uber desembarque en las calles cuyanas, que podría ser en setiembre.

"El apoyo de la empresa es absoluto para quienes se sumen. En cuanto a las protestas, creemos que cuando las reglas son claras no hay conflictos. No podemos hacer futurología, pero para nosotros la realidad es la historia positiva que se va a crear. Hay choferes profesionales de taxis y remises que quieren también tener Uber", indicó Otero, quien confirmó que en Mendoza abrirán en los próximos días una oficina física, no sólo para personal de la compañía, sino abierta al usuario para que pueda hacer reclamos.

La firma está convencida de que la llegada a Mendoza producirá un cambio en la forma en que los trabajadores del volante y los ciudadanos en general entienden el transporte. "Queremos llegar a aportar, creando nuevas oportunidades, con ingresos flexibles, para personas que quizás tienen tiempo libre en la tarde, o para mucha gente que estaba fuera del mercado laboral", agregó el responsable de la firma.

Mujeres al volante

De ahí que uno de los focos principales de la compañía está puestos en el desarrollo laboral de las mujeres. "Vemos que Uber es una muy buena fuente de ingresos para mujeres. La industria del transporte las relegó mucho en el manejo de camiones, taxis y remises. Hoy en Uber ya tenemos un 12% de mujeres y nos vamos a enfocar fuertemente en alianzas con grupos que defienden los derechos de las mujeres", indicó el CEO de la firma, para quien la plataforma brinda más seguridad porque detrás hay un proceso de validación, un seguimiento con GPS así como flexibilidad.

Para la compañía, en Buenos Aires, a pesar de las trabas legales, el crecimiento es sostenido, con un importante feedback de los más de 30.000 choferes inscriptos. "Más del 90% de los conductores está contento, nos cuentan que les cambió la vida", indicó. "En Buenos Aires vemos zonas relegadas donde llegan pocos colectivos, además las estaciones de trenes están espaciadas y no hay taxis y remises. Con Uber, apretando un botón en el celular tenés un auto en 10 minutos", grafica Otero, quien también se refirió a la importancia de tener acceso inmediato al sistema en las zonas urbanas, donde suele comenzar a operar, para luego expandirse hacia el interior.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?