Los arqueros tienen el poder: por qué dejaron de ser actores de reparto y pasaron a ser esenciales

Esteban Andrada, que llegó de Lanús a Boca a cambio de US$ 5 millones y la cesión de Guillermo Sara
Esteban Andrada, que llegó de Lanús a Boca a cambio de US$ 5 millones y la cesión de Guillermo Sara Crédito: Prensa Boca
Ariel Ruya
(0)
3 de agosto de 2018  • 23:59

Paris Saint-Germain tiene un sueño: ser el rey de Europa. Multimillonario y ganador de cinco de las últimas seis ligas francesas, no le basta tener a Neymar , Edinson Cavani y Kylian Mbappé : precisa otro nombre de fama mundial. Una figura en el arco. El 9 de julio, Gianluigi Buffon , de 40 años, legendario en 17 temporadas en Juventus , se puso los guantes capitalinos. "Tengo el entusiasmo de un niño. El carnet de identidad dice una cosa; lo importante es cómo uno se siente", describió el campeón del mundo por Italia en 2006. El emblema cobrará esta temporada unos 410.000 euros por mes, casi 5.000.000 por año. Tres veces finalista de la Champions (2003, 2015 y 2017), su aura es indispensable para el asalto final.

Liverpool fue subcampeón europeo en Kiev un puñado de semanas atrás. ¿Quién no recuerda el 3-1 de Real Madrid , sobre todo, por dos enormes despistes del alemán Loris Karius ? El gigante británico, que disfruta de un triángulo ofensivo colosal (Mané-Mo Salah-Firmino), vació la tesorería: el brasileño Allison Becker abandonó Roma y se presentó en la ciudad de The Beatles a cambio de ? 75.000.000 de euros, el pase más oneroso de un arquero en la historia. El récord pertenecía al propio Buffon, que en 2001 cambió Parma por Turín con 52 millones de euros en movimiento.

Thibaut Courtois, el belga que busca Real Madrid y que fue figura en Rusia 2018
Thibaut Courtois, el belga que busca Real Madrid y que fue figura en Rusia 2018 Crédito: Bruno Fahy/ DPA

Real Madrid tiene una obsesión detrás de cada Mundial: comprar al mejor de cada puesto. Y eso ocurre con Thibaut Courtois . Bélgica, la revelación que alcanzó el podio en Rusia, brilló no solamente con sus intérpretes en los metros finales; el hombre de Chelsea fue crucial: sin sus manos, Brasil habría superado al equipo rojo. El pintoresco club de Stamford Bridge se resiste a despedirlo, luego de siete temporadas, mientras analiza precios por Jordan Pickford , de Everton, y Kasper Schmeichel, de Leicester, ambos, de estupendos pasos por Rusia, guardianes de los tres palos de Inglaterra y Dinamarca. Real está dispuesto a pagar por el belga unos 35 millones, además de mantener a Keylor Navas . Más allá del dinero, los gigantes de Europa saben que precisan un arquero de excelencia para los grandes acontecimientos.

Acá, a la vuelta de la esquina, en Boca, Guillermo Barros Schelotto al fin se decidió. Agustín Rossi era un arquero regular. No solía ser el héroe y, de vez en cuando, se tropezaba como un principiante. En el torneo local le bastaron dos títulos, con Guillermo Sara (hoy, en Lanús), Axel Werner (actualmente, en España) en un tiempo breve y el cuestionado Rossi como titulares. La explosión ofensiva xeneize suele tapar los deslices del fondo, que incluyen a los defensores. Pero en la Copa Libertadores -como en la Champions League-, un error puede implicar el despido. Todos los arcos enormes suelen ser custodiados por la garantía de un buen nombre. En La Boca esa aspiración, de pronto, corresponde a Esteban Andrada.

"Llegar a Boca es un sueño. Desde hace dos días no puedo dormir", asume el nuevo personaje de la portada, de 27 años, que ayer se entrenó por primera vez en el complejo Pedro Pompilio, sellado el vínculo por cuatro temporadas. Es una incorporación de peso: por sus manos, Lanús alcanzó la final de la Copa Libertadores en 2017, antes de inclinarse frente a Grêmio.

Gianluigi Buffon, con 40 años, pasó de Juventus a PSG
Gianluigi Buffon, con 40 años, pasó de Juventus a PSG Fuente: Reuters - Crédito: Bobby Yip

"Tal vez la pretemporada fue muy larga y junto al cansancio y demás, se acumulan varias cosas", analizó Rossi, postergado y víctima de errores en partidos de pretemporada en Estados Unidos. "No hay de qué preocuparse. Siempre dije que uno tiene que entrenarse día tras día para poder jugar y que el técnico decida. Hay que esforzarse. Se rinde examen siempre y hay que tener fría la cabeza. Estoy contento con mi rendimiento, con el lugar que ocupo", insistió, días atrás. Hoy no sabe -se intuye que no tanto- si Barros Schelotto, que tanto lo protegió, sigue viéndolo seguro. "Creemos que Agustín es un gran arquero, de mucho futuro. Día por día irá mejorando. Con 22 años se puso la camiseta de Boca, fue campeón. Nos da confianza, tranquilidad. Lo noto fuerte anímicamente. Rossi tranquilamente puede ser un arquero de selección... También criticaban a Pavón, así que estoy curado de espanto", destacaba el DT.

La comparación con River , a veces, lo desacomodaba. Después de los deslices de Augusto Batalla y Germán Lux, Marcelo Gallardo golpeó la mesa. Se presentó Franco Armani , indispensable en la final por la Supercopa Argentina contra Boca. Y figura en la mayoría de los encuentros; por eso viajó a Rusia. "Desde hace mucho Armani viene mostrando un gran nivel. Cada vez que lo ponen a prueba está presente. Es cada vez más evidente: cuando lo necesitamos, está, y se hace más grande la imagen de él. Cada vez que lo someten, tiene que responder", lo sostiene el Muñeco.

Ubaldo Fillol los observa en un espejo. "En su momento, Gallardo bancó a Batalla y Lux, pero después sacó la conclusión de que no daban la talla. Con el arco de Boca, Guillermo está pasando por lo mismo por lo que pasó Gallardo, por eso debió tomar una decisión", entiende. ¿Hay otros de la estirpe de Armani en el fútbol argentino? Entre los grandes, solo Martín Campaña, el uruguayo de Independiente. Nicolás Navarro, de San Lorenzo, cumple. Y Racing es una incógnita: Juan Musso partió a Udinese por unos 4.500.000 dólares. Lo reemplazará Gabriel Arias, nacionalizado chileno, de Unión La Calera. ¿Estará a la altura?

A Barros Schelotto lo agradaban Agustín Marchesín, Nahuel Guzmán y Sergio Romero. La Libertadores exige una enorme espalda. En el medio local, sin embargo, no hay mucho: el citado Andrada y Marcos Díaz, bandera de Huracán. "Me quedo", avisó el santafecino. Un alivio en el Palacio Ducó, donde también habrá partidos continentales.

No hay que viajar demasiado en el tiempo. La Copa exige arqueros que tengan roce internacional. El furcio de Rossi en el 2-0 de Palmeiras en la Bombonera aún se recuerda; comprometió la clasificación para los octavos de final. Gremio, el último campeón, dispuso de Marcelo Grohe como una de las figuras. Nacional, de Medellín, se consagró en 2016 con Franco Armani, el héroe que cuando voló a Núñez fue despedido por el Atanasio Girardot repleto de cariño y nostalgia. Un año antes, River volvió a la cúspide sudamericana con un brillante Marcelo Barovero, más allá de la serie con Boca. San Lorenzo consiguió por primera vez la Libertadores con Sebastián Torrico como estrella, sobre todo, en los compromisos en Brasil, contra Gremio y Cruzeiro.

El Mundial también se exhibe como prueba irrefutable. No solamente por Courtois: Hugo Lloris, campeón por Francia, fue pieza indispensable, más allá del despiste que permitió el descuento de Croacia en la final. ¿Cómo olvidar la atajada al cabezazo de Martín Cáceres y cómo evitó la caída ante la arremetida de Diego Godín? Los cuatro mejores tuvieron arqueros de jerarquía, como el croata Danijel Subasic -más allá de los penales- y el inglés Pickford, una suerte de revelación.

¿Otros casos? Atlético de Madrid se siente cómodo con el esloveno Jan Oblak, una de las figuras en la rocosa formación. Las luces de Barcelona tienen un prólogo en el arte de jugar con los pies: el alemán Marc-André Ter Stegen. David de Gea, de confuso Rusia 2018 -como toda España-, es la primera garantía de Manchester United. Bernd Leno, exguardián de Leverkusen, se convirtió en el arquero de la nueva era de Arsenal, sin Arsène Wenger, con Unai Emery al mando. Ederson es el custodio del City de Guardiola: ataja y juega como líbero.

Los arqueros al poder: ya hace tiempo dejaron de ser actores de reparto.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?