Crusaders, dueños del Super Rugby: vencieron a Lions y son campeones por segundo año consecutivo

Crusaders, campeón del Super Rugby 2018
Crusaders, campeón del Super Rugby 2018 Fuente: Archivo
Alejo Miranda
(0)
4 de agosto de 2018  • 10:44

Crusaders replicó en un partido el dominio avasallante que ejerció a lo largo de toda la temporada y conquistó el Super Rugby 2018 al derrotar 37-18 a Lions. Se trata del noveno título en los 22 de historia de la competencia hemisférica para el equipo de Christchurch, la ciudad más importante de la isla sur de Nueva Zelanda, y el segundo consecutivo.

Se trató de una revancha de la final disputada el año último, aquella vez en Johannesburgo (25-17). Esta vez, el dominio de los neocelandeses fue total en todas las facetas del juego. Cuatro tries contra dos más la efectividad del apertura Richie Mo'unga llevaron al marcador la diferencia que existió en la cancha.

Crusaders llegaba como campeón defensor y ratificó ese rótulo a lo largo de toda la temporada. Perdió sólo dos partidos (contra Hurricanes y Highlanders) y cerró con 14 triunfos consecutivos. De local no pierde desde la temporada 2016.

El AMI Stadium estuvo repleto el sábado con más de 13.000 espectadores (su cancha original de Lancaster Park con capacidad para 38.000 quedó inhabilitada tras el terremoto de 2011) que vibraron con la actuación de su equipo y celebraron al ritmo de breakdance con el histriónico entrenador Scott Robertson, que volvió a llevar al equipo a lo más alto en su segunda temporada al comando.

"Esto es grandioso para nosotros en muchas formas. Haber conseguido dos títulos consecutivos de la manera en que lo conseguimos es grandioso", dijo Robertson, que con los All Blacks apoyó el try sobre el final ante los Pumas en la cancha de River en 2001. "Creo que fue el partido que más tackles hicimos en todo el año, lo que demuestra la calidad con la que jugamos. Haber ganado un título aquí por primera vez en 10 años es algo especial".

Lions tuvo mayor posesión (56%) y jugó más tiempo en territorio rival (66%), pero Crusaders construyó la victoria a partir de su defensa agresiva y hermética. Los primeros 15 minutos fueron todo del equipo sudafricano, pero el local frustró cada uno de sus tres ataques profundos y sólo pudo sumar tres puntos con el pie. Además, lo neutralizó en sus armas más poderosas como el maul y el scrum. En la primera que tuvo, Crusaders elaboró una jugada letal, con varias fases, rápido movimiento de la pelota y penetraciones profundas hasta que llegó el try del wing Seta Tamanivalu. Esta lógica se repitió a lo largo del partido.

Liderados por el capitán Sam Whitelock y Kieran Read, Crusaders es el equipo que más jugadores aporta a los All Blacks. El apertura Richie Mo'unga tuvo un gran partido, la primera línea (Moody, Taylor, Francks) es de nivel mundial y tiene un buen mix de veteranos y jóvenes.

Ganó la final con amplitud, dominó la temporada regular y es el máximo ganador. Crusaders, el mejor del Super Rugby.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.