Carla Peterson se sumó a la movida que impulsa el aborto legal con pañuelos verdes en sus balcones

Crédito: Twitter
Ana André
(0)
7 de agosto de 2018  • 02:27

Nuevos, desteñidos o rotos; escritos o lisos. No importa muy bien la forma o el estado de la tela, sino el color: verde. Esta fue la manera en que, desde el comienzo del debate por la despenalización del aborto en la Argentina , se hermanaron las personas que adhieren al proyecto que tiene media sanción en Diputados y que se tratará este miércoles en el Senado.

Los pañuelos se ven por la calle en mochilas, carteras, brazos y cuellos. Pero en este último tiempo, y a días de la histórica sesión, vecinos de Buenos Aires también los sumaron a sus balcones y ventanas, como a menudo pasa con banderas de distintos clubes de fútbol locales, o incluso la de Argentina para alentar al país.

La actriz Carla Peterson, que es parte del colectivo Actrices Argentinas desde donde luchan por la ley de interrupción voluntaria del embarazo, propuso en Twitter poner banderas verdes en los balcones y enseguida sus seguidores le respondieron con decenas de fotos de edificios con ese detalle verde tan emblemático.

Natalia, de 33 años, por ejemplo, vive en Barrio Norte y puso su pañuelo en el balcón el día que comenzaron las primeras exposiciones en la Cámara de Diputados. "Lo compré en la marcha del 8M . Después, por un tema de horarios, no pude ir a los distintos encuentros en el Congreso y decidí colgarlo en las rejas del balcón. Siento que es necesario remarcar este apoyo", dice. Y no es la única.

En diálogo con LA NACION, Peterson cuenta que hace muchos años piensa que el aborto es "un gran problema" y que no dudó en unirse al colectivo de actrices porque "hay que dejar realmente de lado la comodidad" y pensar en "dejarles algo a los que siguen, en este caso a las mujeres" de las próximas generaciones. "Daba un poco de miedo hablar, pero más miedo me daba que no se resolviera, que nadie dijera nada y que lo siguiéramos ocultando. Lo más importante de que seamos muchas las mujeres conocidas es que, tal vez, no nos cuestionamos qué se pierde, sino que es más grande lo que se puede ganar. Juntas fue mucho más fácil. No sabíamos que éramos tantas las que queríamos hablar", dice. Algunas voces son conocidas, otras no.

Agostina vive en Barracas, sigue a Peterson y a muchas otras artistas en las redes y se sintió interpelada por ella con la idea de colgar su pañuelo en el balcón. "Cuando ví su publicación me pregunté: '¿Y por qué no?'. Si durante el Mundial hubo muchos departamentos que colgaron su bandera, tranquilamente podía poner mi pañuelo verde para apoyar la despenalización del aborto", reflexiona.

Como ellas, a Sofía, de 29 años, también le parece importante marcar postura desde su casa y decidió atarlo en la baranda de su balcón: "Mostrar que uno banca esta ley desde su propio lugar también es significativo", dice. Y agrega: "Así como mi vecino tiene la bandera de Boca colgada para apoyar al equipo, yo apoyo esta lucha. Quizás si un legislador pasa por esta cuadra se entera de que adhiero. Y que somos muchos, aunque no vayamos al Congreso".

Los edificios se suman a una "marea verde" que se percibe en distintas partes de la ciudad y del país. Transportes públicos, instituciones educativas, entre otros, son espacios que hoy cuentan con personas que hacen visible su adhesión a la ley.

"Voy por la calle y siento espíritu de lucha. Veo que el país tiene personas revolucionarias o que no se conforman con el sistema establecido. Cuando puse el pañuelo en el balcón me sentí orgullosa. Me da alegría poder compartir esto con otras mujeres independientemente de edades y clases sociales", cuenta Sofía, que vive en Palermo.

Victoria, de 28 años, desde que empezó el debate sintió "la necesidad" de llevar su pañuelo a todas partes. "Ponerlo en mi balcón fue una acción más para seguir mostrando que somos muchas las que queremos que esto salga", dice.

Crédito: Twitter

Este 8 de agosto es el día clave. El Senado tratará por primera vez el proyecto de ley que propone la despenalización y legalización del derecho al aborto en la Argentina. "Mi deseo y el de las millones de mujeres que van a hacer que rebasen las calles es que la ley salga", dice Peterson. Y agrega: "Es recién el primer paso. Después tenemos que ver si se cumple o no, cómo se cumple; siempre ayudando y colaborando. Los representantes que elegimos han quedado muy expuestos todo este tiempo, aunque también quedó expuesto el buen trabajo que se hace cuando se juntan por un bien común y no por un objetivo de poder o partidario. Hay mejores ideas que poner pañuelos verdes en balcones. Lo más importante no es si lo colgás o no, sino cuánto hacés para ayudar", concluye la actriz. Y aclara que, desde que lo consiguió, no se lo pudo desatar más.

Por: Ana André
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios