El fútbol, la última frontera donde resiste la alianza Macri-Moyano

La escalada del enfrentamiento pone en riesgo el acuerdoque sellaron en 2015 para impedir que Tinelli llegue a la AFA La relación ya no tiene retorno tras la reconciliación del jefe camionero con Cristina Kirchner y la multa millonaria que el Gobierno le impusoa su gremio por incumplir una conciliac
La escalada del enfrentamiento pone en riesgo el acuerdoque sellaron en 2015 para impedir que Tinelli llegue a la AFA La relación ya no tiene retorno tras la reconciliación del jefe camionero con Cristina Kirchner y la multa millonaria que el Gobierno le impusoa su gremio por incumplir una conciliac Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Filipuzzi
Nicolás Balinotti
Alejandro Casar González
(0)
5 de agosto de 2018  

El mismo día de la escandalosa elección en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que salió empatada 38-38 a pesar de que debían votar 75 asambleístas, Mauricio Macri consagró a Hugo Moyano como su interlocutor privilegiado con el sector gremial. Lo selló con una foto intimista durante un almuerzo con el jefe camionero y dejó a un lado al corporativismo sindical que se anida bajo las siglas de la CGT . El respaldo de Moyano al macrismo antes del ballottage, cuando la mayoría de los sindicatos se había volcado hacia Daniel Scioli , comenzaba entonces a dar sus frutos. Fue el 3 de diciembre de 2015, una semana antes de asumir como Presidente.

La reunión dio una pista de por dónde vendrían los vínculos: el negocio de la recolección de basura, el transporte y el fútbol. Por el Gobierno asistieron Macri, Guillermo Dietrich , Marcos Peña , Jorge Triaca y Diego Santilli . No fue casual entonces que Moyano hubiera ido con Jorge Mancini, Omar Pérez y Claudio "Chiqui" Tapia , su yerno. Esa tarde, al salir de las oficinas que el gobierno porteño levantó en Parque Patricios, el camionero fantaseó con nacionalizar el modelo del Ceamse, donde tallan Mancini y Tapia, y hasta pensó en nombres propios para ubicar en el gabinete, algo que finalmente no prosperó.

La que sí redituó fue la alianza futbolera, la última frontera donde hoy resiste el pacto después de paros, del resurgir de causas judiciales, de una millonaria multa por un incumplir una conciliación y hasta la reconciliación del camionero con Cristina Kirchner tras siete años de desencuentros. Aquel 3 de diciembre de 2015, el canciller de Macri en el fútbol, Daniel Angelici , concretó en las urnas su apoyo a Luis Segura, el hombre que había sucedido a Grondona y buscaba su propia presidencia de la AFA. Angelici, que era Macri, votó a Segura. Tapia, que era Moyano, instruyó a todo el ascenso para que hiciera lo mismo. Enfrente estaba el pez gordo que el flamante gobierno no quería sentado en el sillón de Grondona : Marcelo Tinelli . Los nuevos inquilinos de la Casa Rosada veían en el conductor televisivo a un potencial candidato a la presidencia que acababan de ganar. Y con un agravante: les iba a copiar el método: usar el fútbol como plataforma política para intentar llegar al cargo más poderoso. Además, no le perdonaban que hubiese elegido a Daniel Scioli, el candidato del kirchnerismo, para la última emisión de "Bailando por un sueño" antes de las presidenciales. "Vamos a trabajar en conjunto para que seas el mejor presidente de la AFA", le prometió al aire el exmotonauta al animador televisivo. Fue suficiente para que Tapia y Angelici (o, lo que es lo mismo, Macri y Moyano) votaran en su contra.

Aunque uno sea camionero y peronista, y el otro, empresario y radical, eso no significa que los vasos comunicantes entre Moyano y Angelici sean escasos. Por el contrario, abundan más allá de la superficie. El matrimonio por conveniencia consagrado para la AFA tuvo réplicas en el submundo. Rafael Di Zeo y Mauro Martín, los referentes de la barra brava de Boca, toman a veces clases de boxeo con Gonzalo "Patón" Basile, uno de los custodios de los Moyano y que se hizo popular por su cuerpo tatuado. Los lazos, incluso, vienen de antes: Maximiliano Mazzaro, que tuvo el control de la hinchada xeneize antes de Di Zeo, ofició como delegado del gremio de Camioneros en una empresa de transporte que supo conchabar a muchos otros barras más.

El escandaloso 38 a 38 y el posterior ingreso del comité de regularización en la AFA solo contribuyeron a retrasar la llegada de Tapia al poder. Además de ser el yerno de Hugo Moyano, Tapia era "Ascenso Unido", una unión de los clubes de las divisiones bajas. Y si el ascenso transformaba ese eslogan en votos, podía ungirlo presidente. Si, además, Angelici traccionaba apoyos para Tapia entre la primera división, no había manera de que Tapia perdiera. Bastó una muestra de poder del ascenso para que Angelici (y Macri) se convencieran de que Tapia era parte de la solución. A mediados de 2016, la B Nacional inició un paro de actividades en reclamo de más dinero. Argumentaban que no podían jugar con los $700 mil mensuales que recibían. Bastó una foto de Carlos Tevez con el hashtag #NoMatenAlAscenso para que el reclamo se hiciera tendencia. El Apache, ídolo de Boca, había ido a ver a su hermano... a la cancha de Barracas Central. Otra vez, Boca y Barracas Central. Angelici y Tapia.

El paro escaló hasta los torneos federales. A ningún gobierno le conviene un país sin fútbol. Esa medida de fuerza terminó de fraguar la unión con el yerno de Moyano. En un asado en Barracas Central, que preside Tapia, el canciller de Macri en el fútbol (más acostumbrado a los banquetes en hoteles cinco estrellas que a las sillas de plástico y las mesas de madera del bar barraqueño) elogió al líder de "Ascenso Unido". Hugo y Facundo Moyano aplaudieron como focas. Otros cincuenta dirigentes del ascenso sintieron que habían llegado a su Olimpo: iban a ser gobierno. Unas cuantas botellas vacías del mejor malbec argentino eran testigos mudos de aquel momento.

El pacto se escenificó luego en el hotel 15 de Diciembre del gremio de los camioneros, en Mar del Plata. Los Moyano (Hugo y Facundo) con Angelici. Todos contentos. La alianza no tenía ni siquiera rival para las elecciones de la AFA. El 29 de marzo de 2017, en Ezeiza, Tapia alcanzó el sueño de su vida. Angelici quedó como número dos. Y Moyano padre, tres.

La gestión, sin embargo, provoca chisporroteos. A Hugo no le gustó ni medio que Macri nombrara a Fernando Marín como regente del Fútbol Para Todos . O que la AFIP anunciara las deudas impositivas de los clubes.

Con el tiempo, Moyano se alejó cada vez más de la Casa Rosada, y viceversa: hubo tres paros generales de la CGT contra la gestión de Macri, el camionero acusó al Gobierno de orquestar las causas judiciales en su contra y el Presidente, a través del Ministerio de Trabajo , sancionó a camioneros con $1000 millones por incumplir una conciliación un día después de la Navidad de 2017.

A pesar de la escalada, Tapia no movió un dedo para romper la alianza con Angelici. Sí puso a toda la cúpula en alerta en febrero, cuando el rumor de que el líder camionero caía preso en el marco de una de las cuatro causas que tiene abiertas. Tapia dejó el fútbol -estaba viendo a su querido Barracas- y puso a todos los suyos en alerta. Al final, se trató de una falsa alarma y ningún funcionario fue a buscar a Hugo a su casa. Cerca de Tapia le echaron la culpa a la Casa Rosada por haber echado a correr la versión. Moyano respondió con una foto: reunió a una multitud en la avenida 9 de Julio, casi como una advertencia.

"Había que blindarse en todo el mundo. Tener al Tano cerca implica que a la larga o a la corta vas a recibir presiones políticas. Y ya sabemos lo que pasa cuando eso ocurre: tenés que pedir permiso para tomar decisiones", asegura uno de los integrantes del círculo áulico del presidente de la AFA, que conoce a Angelici desde que militaba en el radicalismo de la mano del Coty Nosiglia. En busca de blindaje político, la AFA trascendió las fronteras y buscó apoyo en la corporación del fútbol. Los operadores de Tapia volaron a Asunción, donde está la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y a Zürich, Suiza, donde está emplazada la Casa de la FIFA. El poder de persuasión fue instantáneo: a poco de cumplir un año de mandato, Tapia consiguió una vicepresidencia en el fútbol sudamericano. Y Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, visitó dos veces el país. Como bonus track, Tapia es uno de los candidatos a integrar el Consejo de la FIFA. "El Gobierno lo va a pensar dos veces antes de tocar (o siquiera presionar) a Tapia", se vanaglorian los ejecutores de este blindaje. Es que una intromisión directa de la política en los asuntos de la AFA equivale a la eliminación automática de los torneos sudamericanos y mundiales.

Hace unos meses, Moyano jugó fuerte para que el 25 de junio la CGT activara su tercera huelga contra la gestión de Macri. La protesta coincidió, además, con un paro de los camioneros que amenazó con eternizarse como sucedió en Brasil, ocasionando desabastecimientos y problemas con la recolección de residuos. Ese contexto obligó a Pablo Moyano, el número dos de los camioneros, a revisar sus planes de viajar al Mundial de Rusia. Pablo Moyano se quedó en Buenos Aires y fue el rostro del conflicto callejero. A Moscú, sin embargo, envió a uno de sus hijos en compañía de Pablo Campoamor, su mano derecha en el Club Deportivo y Social Camioneros. El parentesco con Tapia le permitió al hijo de Pablo Moyano visitar el entrenamiento de la selección y fotografiarse con Messi. Todo eran sonrisas. Fue antes de caer con Francia, en los octavos de final. Y también antes de que comience a crujir la sintonía entre Tapia y Angelici por el fracaso de Sampaoli.

El miércoles, Tapia y Angelici desayunaron juntos. "Yo pagué las mediaslunas", dice el presidente de la AFA, entre risas. En esa reunión, aseguran las fuentes, sirvió para hablar de fútbol y no de política. La selección hizo que llegaran a un entendimiento: Sampaoli no tendrá sucesor definido hasta 2019.

"Con Moyano tenemos una buena relación, pero tratamos de no hablar de política", dice Angelici a LA NACION. Cerca de Tapia opinan similar: "La relación de Tapia con Moyano y con Angelici es excelente. En temas políticos vinculados a la AFA hay chispazos. Pero nunca la sangre llegará al río: el acuerdo Angelici-Tapia no se rompe", asegura Daniel Ferreiro, vocero del presidente de la AFA.

Antes de fin de año, la unión Tapia-Angelici tendrá que sortear una prueba de fuego. El Gobierno promoverá el ingreso de los capitales privados en los clubes. O, lo que es lo mismo, la aceptación de la figura de las sociedades anónimas deportivas. Hay dos caminos: impulsar un proyecto de ley, que hoy no existiría, o reformar el estatuto de la AFA.

Macri cuenta con los votos que pueda aglutinar Angelici para conseguir la apertura. El ascenso, que le responde a Tapia, ya dejó en claro que quiere seguir con el modelo actual. Será la madre de todas las batallas para la alianza que gobierna la AFA, el único lugar donde Moyano y Macri se llevan bien y mantienen a flote sus pactos. Hasta ahora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.