Mientras dirige en L'Alcúdia, Scaloni quiere escuchar a todos, pero ya asoma Sergio Romero en la selección

Cristian Grosso
(0)
5 de agosto de 2018  • 18:15

Desactivada laboralmente la sociedad Sampaoli-Beccacece durante el mismo Mundial de Rusia por diferencias indisimulables, fue Lionel Scaloni el que ocupó una posición protagónica en aquellos días de la Copa. Muy cercano de los futbolistas históricos, de la bautizada mesa chica, se convirtió en una especie de enlace entre el plantel y el entrenador en días de tensión. Su aporte trascendió la función original de analista de videos. Confirmado por la AFA como técnico interino de la mayor hasta fin de año, inquieto, inconformista, Scaloni quema las horas en el hotel de la pequeña localidad valenciana de Almusafes con una prioridad: darles toda la atención a estos chicos Sub 20 que este lunes, desde las 18, jugarán la semifinal del torneo de L'Alcúdia contra Uruguay. Pero espía el futuro, claro.

Salió de Buenos Aires como una solución de emergencia para asumir el compromiso juvenil en España, y de repente creció la responsabilidad. Scaloni todavía no habló con ninguno de los futbolistas que estuvieron en Rusia. En realidad, no habló con nadie, pero quiere hacerlo con todos. Escucharlos, saber qué lugar piensan darle a la selección en sus carreras. No tiene condicionamientos ni habrá excluidos. Enseguida aparece un apellido que probablemente reaparezca en la Argentina: Sergio Romero. Y a Sergio Agüero y a Ángel Di María, goleadores en sus clubes este fin de semana, que habían anunciado que estarían a disposición del nuevo técnico, los escuchará. Y luego tomará decisiones. ¿Llamará a Messi? También conversará con el capitán, desde luego.

Si la Argentina supera a Uruguay -con suplentes, perdió 2 a 1 con India en el cierre del grupo-, el miércoles disputará la final contra el vencedor de Rusia-Venezuela. A más tardar, el próximo viernes Scaloni estará en Ezeiza. Y el 19 de este mes anunciará su primera lista como técnico de la selección para los amistosos del 7 de septiembre ante Guatemala, en Los Ángeles, y el 11, frente a Colombia, en Nueva Jersey.

¿Por qué siguió Scaloni en la selección si se marchó Sampaoli, en definitiva quién lo había llevado tras trabajar juntos en Sevilla? Porque Tapia le tiene mucha consideración al ex jugador de La Coruña. Y porque Scaloni habló con Sampaoli, le explicó su situación, su deseo de permanecer en la AFA y el DT de Casilda lo liberó para resolver sus próximos pasos sin sentirse condicionado.

Scaloni se siente desafiado, naturalmente. Fuentes cercanas al ex Newell's y Estudiantes le cuentan a LA NACION que está tranquilo y siente que se ciclo precisamente debe aportar calma, previsibilidad. Actor cercano de la intimidad de la selección en Rusia. En una entrevista con Infobae confesó: "Noté mucho nerviosismo, más la necesidad de ganar. Estos pibes jugaron tres finales y estuvieron a punto de ganar todo. Es algo que, quieras o no, pesa. Y eso fue lo que noté". Y amplió: "Yo viví momentos muy tensos. Complicados".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?