Reducen las apariciones públicas de Juan Carlos por los escándalos

Sospechado de fraude, el exmonarca no se tomará una tradicional foto con el rey
Sospechado de fraude, el exmonarca no se tomará una tradicional foto con el rey Fuente: LA NACION
Silvia Pisani
(0)
6 de agosto de 2018  

MADRID.- Así como dar discursos y cortar cintas, posar para las cámaras es una de las tareas que se espera de un rey. Pero no habrá este verano foto del rey Felipe VI junto a su padre, el exrey Juan Carlos, pendiente de una posible investigación fiscal luego de las revelaciones de fraude y amenazas de una examante.

Súbitos "motivos de salud" un problema en la muñeca derecha fue la causa con la que se explicó la cancelación del plato fuerte que paladeaba el marketing de la corona: la foto del exrey compitiendo junto a su hijo y heredero en las ya famosas regatas en Mallorca.

La repentina cancelación coincidió con la estela que dejaron las grabaciones de Corinna Larsen, de casada Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Una examante del rey emérito de cuya existencia supieron los españoles cuando ambos fueron sorprendidos en una cacería de elefantes en África.

Las ya famosas cintas son potencialmente explosivas. En ellas, Corinna dijo que el exrey la había "utilizado como testaferro" para ocultar bienes y patrimonio y que lo mismo había hecho con uno de sus familiares, Álvaro de Orleans-Borbón. También, que había sido "amenazada" por los servicios de inteligencia españoles, que pretendieron "hacerse" de documentación en su poder. Después de eso, pocos se sorprendieron de que, sobre la hora, se dejara sin efecto la presencia del exrey junto a su hijo.

Nadie en España cree que la razón haya sido un "problema de salud", y más se inclinan por el impacto negativo que esa foto podría tener en los esfuerzos por restaurar la imagen de la corona, dañada por un sinfín de escándalos. Sobre todo a partir de 2011, cuando salió a la luz la maniobra financiera por la que hoy guarda cárcel el cuñado del rey Iñaki Urdangarin.

El escepticismo tiene sus razones. Apenas dos días antes del súbito problema de salud que lo privó de posar junto a su heredero, Juan Carlos fue visto en una cena con amigos, seguida de larga sobremesa y tragos, en un restaurante de las afueras de esta ciudad. Estaba en aparente buena forma. Lo único peculiar que notaron algunos comensales fue que, al hablar, por momentos parecía ocultar la boca con la mano, en un gesto similar al que hacen los futbolistas cuando no quieren que les adivinen la jugada.

Otro ambiente político se respira hacia la corona en este país luego de "las grabaciones de Corinna".

Por caso, de paraíso de la sonrisa y el posado fotográfico, el palacio de Marivent, la residencia de verano de la familia real, se ha convertido no solo en epicentro de suspicacia, sino también de posible "desalojo real". "Queremos que salgan de allí y que lo devuelvan", clamaron diputados baleares al presentar un proyecto en el Parlamento regional para la restitución de esa residencia mediterránea a la diputación.

Con su valor simbólico, el futuro del palacio de Marivent una cesión del gobierno balear a la familia real es uno de los frentes que se abrieron para la otrora ejemplar imagen de la monarquía española.

El presidente Pedro Sánchez salió en su defensa. "Tenemos una monarquía renovada y ejemplar", dijo del joven rey Felipe, al esquivar en rueda de prensa si, ahora que está en el poder, impulsará el final de la "inviolabilidad" judicial de sus actos. "¿El anterior rey también era ejemplar?", insistió el periodista. "Sí", dijo, monosilábico, el político socialista.

De 80 años y celebrado como el "padre de la transición" democrática, Juan Carlos abdicó en junio de 2014 en favor de su hijo, en un intento de relanzar la imagen de una monarquía salpicada de escándalo. Pero la cadena de golpes no se detuvo y sumó otro a partir de las "revelaciones" de Corinna.

Tiene ahora cuatro frentes abiertos. Uno, el familiar. No lo quieren cerca. Otro, institucional, en el Congreso: piden investigarlo, algo que debería contar con un apoyo político tal vez más difícil de construir.

Más amenazador parece ser el tercer frente, el administrativo: técnicos de Hacienda presionan para comprobar si no incurrió en delito fiscal.

Cuarto, el daño a la corona. Parece paradójico que al rey que dijo que la reina Letizia "se cargaría a la monarquía" se le pida que se aparte de la casa real mientras su nuera es la nueva reina de España.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.