Los cuadernos de las coimas: quién es Javier Sánchez Caballero, el segundo empresario arrepentido

El exCEO de IECSA fue el segundo empresario arrepentido de la causa
El exCEO de IECSA fue el segundo empresario arrepentido de la causa Fuente: Archivo
José María Costa
(0)
6 de agosto de 2018  • 08:14

A diferencia de cuando fue mencionado por empresarios brasileños en la mega causa Lava Jato, por el pago de sobornos para la construcción del soterramiento del tren Sarmiento, ayer Javier Sánchez Caballero sí reconoció que pagó coimas al gobierno de los Kirchner, tal como fue revelado en los cuadernos en los que el exchofer, Oscar Centeno , detalló la ruta de los dólares que recibían los funcionarios de manos de contratistas del estado.

Sánchez Caballero fue el CEO de IECSA y mano derecha de Angelo Calcaterra, dueño de la constructora y primo del presidente Mauricio Macri . Tras quedar envuelto en la investigación de Odebrecht , por sus ramificaciones en la Argentina, la empresa fue adquirida en 2017 por el grupo empresario que comanda Marcelo Mindlin, dueño de Edenor, que lo desplazó y ubicó en ese lugar a su hermano Damián.

Sánchez Caballero fue el CEO de IECSA y mano derecha de Angelo Calcaterra, dueño de la constructora y primo del presidente Mauricio Macri. Tras quedar envuelto en la investigación de Odebrecht la empresa fue adquirida en 2017 por el grupo empresario que comanda Marcelo Mindlin, dueño de Edenor

El hombre de 63 años es conocido en el mundo de la construcción por su gran capacidad de generar buenos vínculos con los gobiernos de turno. Esto le valió suntuosos contratos a la firma que estuvo en el ojo de la tormenta en más de una oportunidad. Había desarrollado su perfil ejecutivo en Sideco.

Desde hoy, tras la validación del juez Claudio Bonadio del acuerdo que firmó el empresario con el fiscal Carlos Stornelli , el futuro judicial de Sánchez Caballero es incierto.

En qué consiste la figura del arrepentido

8:58
Video

Entre los relatos del chofer de Roberto Baratta , que recaudaba dinero que era entregado a Julio De Vido y el matrimonio Kirchner, el nombre de IECSA y Sánchez Caballero se repitieron, al menos, una decena de veces.

Una de las últimas fue del 4 de agosto de 2015. Era el martes previo a las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que comenzarían a mostrar el fin del gobierno kirchnerista. Sánchez Caballero no sabía que el primo del dueño de la firma sería presidente cuatro meses después.

Entre los relatos del chofer de Roberto Baratta , que recaudaba dinero que era entregado a Julio De Vido y el matrimonio Kirchner, el nombre de IECSA y Sánchez Caballero se repitieron, al menos, una decena de veces.

Por eso, el empresario preparó una bolsa con más de un millón de dólares que le entregaría a uno de los recaudadores de Baratta. "15.50. Lo llevo a Nelson Lazarte, secretario de Baratta al subsuelo del Hotel Hilton, que comparte estacionamiento con el edificio contiguo, donde nos esperaba el señor Sánchez Caballero y le entrega una bolsa que contenía 1.250.000 US$ (un millón doscientos cincuenta mil dólares) y regresamos al Ministerio", escribió Centeno en el cuaderno ocho, el único que no llegó a completar.

Hace un año, exactamente el 3 de agosto de 2017, el exCEO le había concedido una entrevista a Hugo Alconada Mon. Allí dijo que no podía creer el "pantano" en que se encontraba. Explicó que toda su vida siguió reglas éticas férreas, pero que ahora exejecutivos de Odebrecht devenidos "delatores premiados" en Brasil pretenden enchastrarlo en el supuesto pago de coimas por el proyecto para el soterramiento del tren Sarmiento e insistía en que él no había participado ni sabía nada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.