Suscriptor digital

Marcela Kloosterboer: "Las mujeres merecemos respeto y un lugar de igualdad que aún no tenemos"

"Es un momento de ebullición hermoso. Es un cambio de todos, tanto de hombres como de mujeres, desaprender algunas cuestiones, desacostumbrarse a otras, desnaturalizar pequeños y grandes maltratos"
"Es un momento de ebullición hermoso. Es un cambio de todos, tanto de hombres como de mujeres, desaprender algunas cuestiones, desacostumbrarse a otras, desnaturalizar pequeños y grandes maltratos" Crédito: gentileza Pantene
Malen Lesser
(0)
7 de agosto de 2018  • 12:22

Su belleza impacta a donde va. Los ojos color ámbar de Marcela Kloosterboer nunca pasan inadvertidos así como tampoco su look simple, pero distinguido. A sus 35 años, esta actriz y empresaria ya tiene algunas cuestiones claras, tanto para su vida como para la de su pequeña de casi dos años, Juana. "La mujeres somos pulpos, podemos un montón de cosas, criar hijos, trabajar, estar en mil cosas y merecemos respeto y un lugar de igualdad que aún no tenemos", asegura a LA NACION.

Kloosterboer, invitada a un evento de Pantene donde participó como jurado de una competencia de cabellos, no dudó en hablar de todo: la legalización del aborto, el cambio en el rol de las mujeres, la maternidad, su matrimonio - ya lleva 11 años en pareja con el exrugbier y empresario Fernando Sieling (35) -, la fama y las redes sociales. Además, anticipó que pronto estará en Otros Pecados, el nuevo unitario de Pol-Ka.

-¿Qué hacés cuando no estás trabajando?

-Soy muy inquieta. No paro un minuto. Cuando no estoy trabajando de actriz, tengo mi marca de carteras y zapatos cruelty free y me dedico mucho a eso o a los compromisos para marcas de las que soy imagen. Aparte ahora soy madre, así que me ocupo de mi hija. Siempre estoy haciendo algo, suelo estar muy activa, aunque también este año disfruto de estar en casa, dormir una siesta con Juana o jugar con ella a otro ritmo. El año pasado lo padecí bastante [estuvo trabajando en la tira diaria Las Estrellas], así que este año elegí otra cosa.

-Pero ya andás en mil proyectos seguro...

-La semana que viene voy a grabar un unitario de Pol-ka. Se llama Otros Pecados y son todos capítulos independientes. Celeste Cid hizo uno, hay varias figuras y la trama es bastante fuerte. Luego, en dos semanas, viajo a hacer la próxima campaña de la marca, somos junto con mi socia María Pomarada un equipo de mujeres con mucho empuje. Encontré en esto del diseño de zapatos y carteras otra pasión. Siempre decía entro a un estudio a grabar y soy feliz, no importa si estoy diez horas ahí metida, lo disfruto como nada, me voy contenta y con esto me pasa igual. Elegir los materiales, perfeccionar los productos, podría pasarme horas y me llena profundamente, despliego lo creativo, estoy metida en cada proceso y me apasiona.

-Decías equipo de mujeres, ¿sentís que es el momento de las mujeres?

-Sí, totalmente, es un momento de ebullición hermoso, me encanta. Siento un poco más de respeto por parte de todos también. Si bien en lo personal siempre fui segura y plantada, siento que el hombre está recibiendo esto que pasa de forma positiva y contundente. Es un cambio de todos, tanto de hombres como de mujeres, desaprender algunas cuestiones, desacostumbrarse a otras, desnaturalizar pequeños y grandes maltratos. La mujeres somos pulpos, podemos un montón de cosas, criar hijos, trabajar, estar en mil cosas y merecemos respeto y un lugar de igualdad que aún no tenemos.

-Además hay un colectivo de actrices que está trabajando fuerte por la votación de mañana en el Senado por la legalización del aborto , ¿cuál es tu postura?

-Estoy a favor de la legalización, de proteger a la mujer, de proteger su vida, pero por momentos sentí que no era una causa como las que me convocan desde la raíz, en las que participé y también eran fuertes o con temas polémicos como el uso de pieles y otras cuestiones del medio ambiente, entonces elegí mantenerme un poco al margen, no salir a opinar tanto. Tampoco tengo la obligación de hacerlo con todos los temas, pero estoy 100% a favor de que no sea ilegal el aborto.

-Hace 23 años que trabajás en el medio, ¿te pasó alguna vez sentirte discriminada por ser mujer?

-Sí, pero estaba todo muy naturalizado. Por ahí vuelvo atrás y digo "esto no estaba bien", pero en el momento era lo normal. Si hoy una no lo quiere permitir, del otro lado creo que hay una mejor receptividad y sino una sociedad que te apoya. Creo que eso está buenísimo aunque no me gusta el feminismo militante que va al choque todo el tiempo. Creo que no hay que chocar contra nada, sostengo que hay florecer como mujeres, es un gran momento para nosotras. De unión entre nosotras. Está bueno repensar ciertas cosas, las críticas entre mujeres, como ir cambiando eso por un poco más de empatía, apoyo, compañerismo, sororidad como le dicen. Es el momento.

"Es un gran momento para nosotras [las mujeres], de unión. Está bueno repensar ciertas cosas"
"Es un gran momento para nosotras [las mujeres], de unión. Está bueno repensar ciertas cosas" Crédito: gentileza Pantene

-Lo que decís se refleja mucho en las redes sociales, ¿cómo te llevás con ellas?

-Bueno, tengo mi cuenta personal, privada y la pública. En la mía, antes ponía fotos, viajes, a mi marido. Ahora es de mi hija 100%. A veces la miro y pienso qué pesada, re monotemática, pero es así, estoy babosa y quiero que vean a mi bebé. En la pública no la expongo, creo que es un derecho de ella no ser conocida hasta que ella quiera, a mí me costó y me cuesta ser famosa. No me interesa que vaya al jardín y le digan 'ayer comiste puré e hiciste tal cosa' porque lo vieron en las redes. No me parece bueno que sea conocida sin tener consciencia de eso. No critico a nadie, sólo para mi hija me parece mejor esto.

-¿Es chiquita, pero la ves con veta artística?

-Sí. (Risas). Muy. Mi marido también es super artista, él toca la guitarra, la mandolina, el chelo, siempre hay música en mi casa. Ella ve al padre y entonces agarra su guitarra, que le regaló la madrina, y lo acompaña, tiene muy incorporada la música sobre todo.

-¿Cómo vivís la maternidad?

-Soy bastante culposa cuando la dejo para ir a trabajar, controladora. No sé manejarlo bien aún, si bien confío en la persona que la cuida y la adora y ella también, yo tengo que tener todo bajo control, a qué hora se durmió, qué comió... Me cuesta desprenderme. Es algo para mejorar, pero no es fácil.

-¿Cómo manejas en casa ser vegetariana?

-Igual que mi madre que hace 27 años su hija le dijo "no quiero comer más animales" y cocinaba para tres una cosa y para una, otra. Creo que pasa por respetar lo que quiere cada uno. Hasta el año Juana no comía carne, pero el padre le dio a probar porque ama hacer asados y a ella le encantó, pide, entonces dije bueno, que haga lo que necesite, ya decidirá cuando sea más grande. Trato de darle lo mejor, que sea orgánico, de campo, pero no prohibirle nada. La respeto como me respetaron a mí. El día de mañana, veremos.

Siento que mi pareja está consolidada después de pasar por mil etapas

-¿Cuál es la fórmula para encontrar momentos románticos con tu marido con una hija tan chiquita?

-Fórmula no hay. Inventar momentos, que haya salidas no sólo de noche sino también en otros momentos, encontrarnos a almorzar, quedarnos hablando hasta la madrugada, el diálogo es clave, siempre que nos colgamos hablando hasta las mil de la noche al día siguiente me levanto feliz, conectar entre nosotros, con nuestra hija, confirmar un rumbo, deseos, sueños en común, sentirse acompañado. Siento que mi pareja está consolidada después de pasar por mil etapas, atravesar distintos momentos, un hijo, ya si sobreviviste a eso, estás fuerte para lo que sea. (Risas). Somos muy compañeros, a él también le gusta el deporte, salimos a correr juntos, compartimos el amor por la cocina, nos encanta recibir amigos, somos felices y después de 11 años hay cimientos fuertes.

-¿Sueños por cumplir?

-Tengo ganas de hacer cine, pero siento que voy en un camino que me hace sentir plena, obvio tengo mis momentos, dudas e inseguridades, pero vivo una vida que disfruto.

-Decías que no la pasabas bien siendo famosa...

-Es algo que siempre me cuesta porque tengo un mundo privado fuerte entonces cuando se mezcla estar comiendo con mis amigas y que me pidan una selfie chocan los planetas. Mis amigas son del colegio, de los 4 años, nada que ver con la fama y el ambiente, pero de a poco lo tenés que aprender a manejar.

-Vos también serás fanática de algo...

-¡De la serie de Luis Miguel! La vi toda y aluciné. Bueno, ves, ahí me di cuenta de que no tengo mucho tiempo de estar sola. Esas cosas con la maternidad cambian completamente: el tiempo ¿qué era eso? (Risas). Logré ver la serie, pero costó. No es frecuente que me quede sola, tranquila en casa, que alguien se lleve a Juana y cuando pasa quiero hacer 30 cosas a la vez: quiero dormir, me quiero bañar, quiero cocinar, quiero ordenar todo... ¡todo! Aprendés a revalorizar el tiempo cuando sos madre.

-Pero habías dicho que querías una familia numerosa, ¿pensás en un hermanito para Juana?

-Sí, sí claro que lo pienso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?