"Siento que todo el trabajo de sostener la pareja lo hago yo sola"

Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
6 de agosto de 2018  • 18:47

Buenas tardes Consuelo. Leí tu columna en el diario, me resulta muy interesante y por eso me decidí a escribirte. Mi historia es la siguiente, me tiene como protagonista a mí y al papá de mi hijo. Hace mucho tiempo estamos juntos, desde la adolescencia y nuestro hijo tiene cuatro años. Le perdoné varias infidelidades, mensajes y fotos comprometedoras que le encontraba. Él siempre me decía que iba a hacer las cosas bien, y bueno, yo apostaba a sostener la familia y además lo quería. Pero esta última vez fue diferente, empezó a mostrar mucho desinterés en mi, no tomaba la iniciativa de hacer nada como familia (los dos trabajamos todo el día y solo nos vemos para cenar) y sólo pensaba en irse con los amigos el fin de semana. Llegó un punto en que ya necesitaba planteárselo pero cuando se lo decía él decía que no quería que yo lo molestara, y que quería que lo dejara en paz. Así estuve unos meses planteándole lo mismo porque tampoco le interesaba qué sentía yo, que me pasaba a mí. Y un día de estos le dije que se fuera, que no quería saber más nada. Que la única que sostenía esta relación era yo y que del otro lado había un total desinterés. ¿Hice bien en plantarme y terminar la relación? La verdad siento que merezco alguien que me valore. ¡Muchas gracias!

La Decidida Pero No Tanto (31)

Estimada Decidida:

La respuesta corta es que sí, hiciste bien.

Tal como explicás muy bien, mantener una pareja en el siglo XXI requiere esfuerzo: todos trabajamos mucho, todos estamos cansados, todos tenemos mil cosas en la cabeza, y tampoco es que la monogamia (y mucho más cuando hay hijos) es una fiesta del deseo constante. Hay que hacerse un espacio en la cabeza y en el cuerpo para sostener el afecto, el compañerismo y el deseo, y eso no es nada fácil cuando llegás a casa del trabajo, tu hijo quiere jugar y vos solo querés dormir. Esto ya sería suficientemente difícil si este esfuerzo que requiere la pareja fuera compartido y simétrico, pero una amplísima mayoría de los casos, encima, no lo es: este trabajo emocional es una de las muchas tareas que, se espera, resolvamos las mujeres. Que una se ocupe de preparar algo rico, de organizarse para ir al cine, de estar pendiente de que no pase demasiado tiempo sin hacer algo juntos: si encima tu pareja se molestaba con tus esfuerzos, bien abandonado está.

Lo que te recomiendo: no flaquees en tu convicción y tené todo esto en mente a la hora de, si querés, volver a formar una nueva pareja. No es necesario que te apures: todo ese espacio mental que requiere estar con alguien es a veces un poco agotador y vos llevás mucho tiempo remando sola. Tu hijo, por suerte, ya no es un bebé, así que quizás podés relajarte un poco. Aprovechá para reencontrarte con vos misma, con lo que te gusta hacer (leer, tejer, cocinar, hacer deporte, aprender un idioma, tocar un instrumento, ¡lo que quieras!), con tus amigas. Y cuando sea el momento, si realmente tenés ganas (porque no es obligatorio estar de novia con nadie) aprovechá esta lección sobre el trabajo del amor que es valiosísima y no todo el mundo tiene tan clara para construir un amor desde otro lugar.

Felicitaciones por encontrarte con tu deseo. Te va a ir bien con eso.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?