Arte en expansión

Fuente: LA NACION
7 de agosto de 2018  

Para el artista brasileño Hélio Oiticica, como para otros tantos artistas indómitos, la obra debía saltar fuera de los museos y las galerías y, sobre todo, de la tela y el caballete. El arte debía desmarcarse, expandirse, volverse colectivo, ser en el hacer. "A mi entender, la ruptura del rectángulo del cuadro o de cualquier forma rectangular (triángulo, círculo, etc.) es la voluntad de dar una dimensión ilimitada a la obra, una dimensión infinita", escribió en su diario el 4 de septiembre de 1960. El grafiti, a su manera, abonó este programa, ahora con estatus de arte callejero e incluso festival, por ejemplo, en Inglaterra, donde el paseante de la foto disfruta del Upfest. Gracias a estos artistas de los márgenes, nuestra más prosaica cotidianidad recibe ese "soplo de plenitud cósmica" que es la expresión creativa de una obra, según Hélio, que se extiende sobre superficies impensadas.

TEMAS EN ESTA NOTA