Una causa en la que hablar y confesar vale la libertad

Diego Cabot
Diego Cabot LA NACION
(0)
7 de agosto de 2018  

La libertad tiene precio en el caso de los cuadernos de la corrupción . Los que hablan y confiesan haber pagado coimas se van a su casa; los remisos quedan detenidos.

Así empezó una semana fulminante para la causa: en menos de 24 horas, se sumó el testimonio del arrepentido primo del Presidente y fue detenido un exejecutivo de Techint. Impensado hace apenas una semana.

Ángelo Calcaterra, exdueño de Iecsa, la empresa que le compró a Franco Macri y le vendió a Marcelo Mindlin, decodificó a la perfección la estrategia judicial. Entendió que el juez Claudio Bonadio no parece conformarse con los número dos de una empresa detenidos.

Javier Sánchez Caballero, inmediatamente debajo de Calcaterra en aquella constructora, no podía jamás bajar a un subsuelo, esperar el famoso remise de los millones y entregar un bolso lleno de dinero sin que el dueño se enterara de lo que sucedía unos metros debajo de su despacho en Puerto Madero.

Exclusivo: nuevo video del chofer Centeno

2:53
Video

Eran épocas de cepo cambiario y los dólares no salían jamás del banco sin autorizaciones de la AFIP , al mando de Ricardo Echegaray . Los ciudadanos compraban apenas un puñado de dólares mientras las empresas cargaban kilos de moneda para darles a Roberto Baratta y sus amigos. Aquella operatoria requería alguna sofisticación, que tornaba aún más imposible la teoría del empleado díscolo que actuaba solo.

Lo que venía era el pedido de detención de Calcaterra. Y el hombre prefirió esa foto. La figura del arrepentido no funciona solo por estar incluida en una ley; necesita que quien está implicado en una causa se imagine qué le puede pasar si se mantiene en esa negativa. Nadie revela nada si no existe una amenaza de que el futuro será peor.

Jamás en la historia un empresario acusado de ser corrupto se miró en el espejo que revela el mañana y vio una imagen peor que la actual. Eso fue lo que cambió estos días: lo que venía era peor.

Jorge Bacigalupo cuenta por qué Centeno decidió darle los cuadernos

1:45
Video

La "doctrina Calcaterra" es un tremendo antecedente para los otros número dos de empresas que están detenidos. La pregunta más importante es qué hará Héctor Alberto Zavaleta, exdirectivo de Techint que también hizo el camino hasta la cochera para alegrar las finanzas kirchneristas. Hoy declara, y en su cabeza seguramente esté la oferta que tiene en la góndola el fiscal Stornelli : confesar y volver a la libertad o negar todo y permanecer en las sombras.

Algo de eso le sucedió a Rodolfo Poblette, director de relaciones institucionales del Grupo Emepa, dueño de la hidrovía y de la concesión del ferrocarril Belgrano Norte. A diferencia de Calcaterra y su control de daños, Poblette, un empleado jerárquico, pero sin capacidad de decisión para resolver pagos de esos montos, fue con la estrategia equivocada. Negó todo y caminó derecho a la detención. Amaneció entonces la "doctrina Poblette".

Los tres empresarios que le siguieron, Raimundo Peduto, Alejandro Pedro Ivanissevich y Manuel Santos Uribelarrea, parecían un coro estable de una ópera.

Gerardo Ferreyra, uno de los socios de Electroingeniería, se cansó de aclarar cada vez que se lo preguntaban que él era minoritario en la sociedad que tenía junto a Osvaldo Acosta, un santiagueño de perfil mucho más bajo que el del empresario detenido.

Jorge Bacigalupo revela por qué le entregó los cuadernos al periodista Diego Cabot

1:01
Video

Nadie cree que él hablará, por lo que seguramente quedará detenido. Además, si se aplicara la "doctrina Calcaterra", en pocos días podría tener la compañía de su socio en la empresa cordobesa.

En Mendoza están convulsionados. El histórico número dos de la empresa, Luis Valenti, era el encarga, según los cuadernos, de pagar las coimas. Lo hacía en un hotel de Esmeralda casi Libertador, donde residía cuando estaba en Buenos Aires. Para Bonadio, según la "doctrina Calcaterra", no hay un número dos pagador sin un número uno cómplice.

Enrique Pescarmona, uno de los mismísimos capitanes de la industria desde los 80, uno de los compañeros de ruta de Franco Macri, padre del Presidente, podría tener problemas para ir al free shop del aeropuerto cuando llegue de Malasia. O, en su caso, Valenti, quien ahora era el único director que la familia fundadora pudo poner en el directorio después de que la compañía quedó en manos de sus acreedores. Ir por la "doctrina Poblette", negar la ocurrencia de los hechos y, casi con seguridad, mantenerse detenido.

Donde la cofradía no se ha roto es en el lado de la línea de exfuncionarios que comandaban Baratta y, más arriba, Julio De Vido y Cristina Kirchner . Ahí la cerrazón es total. Varios de los detenidos, pese a una gran cantidad de pruebas, optaron por el silencio. Ahora será la Cámara la que decida si siguen detenidos o en libertad; Bonadio ya decidió que se queden donde están.

Se rompió la cofradía de silencio que operó durante años en torno a los contratistas del Estado. Y ahora todos irán por salvarse solos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.