Los cuadernos de las coimas: los empresarios detenidos ya están en el penal de Marcos Paz

Siete de los detenidos son trasladados
Siete de los detenidos son trasladados Fuente: Archivo
Sol Amaya
(0)
6 de agosto de 2018  • 23:57

Siete empresarios detenidos por la causa de los cuadernos de las coimas ya están alojados en el Complejo Penitenciario Federal II, conocido como la cárcel de Marcos Paz, según pudo saber LA NACION.

Jorge Guillermo Neira, Armando Roberto Loson, Claudio Javier Glazman, Gerardo Luis Ferreyra, Carlos Andrés Wagner, Carlos Mundín y Rodolfo Poblete están detenidos bajo el sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), un sistema especial para presos por corrupción, el mismo régimen que siguen, por ejemplo, Lázaro Báez, José López y Ricardo Jaime en la cárcel de Ezeiza.

Diego Cabot cuenta cómo empezó la investigación de los cuadernos de las coimas

8:16
Video

Los exfuncionarios kirchneristas detenidos también fueron trasladados al IRIC del penal Ezeiza durante el fin de semana.

El exvicepresidente de la empresa metalúrgica Impsa, del grupo Pescarmona, Francisco Rubén Valenti -detenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza- permanece en la Unidad 29, alcaldía de Comodoro Py.

La normativa penitenciaria considera internos admisibles bajo este sistema a "aquellos que reúnan dos o más de las siguientes características":

  • Alto poder económico o adquisitivo
  • Vinculación destacada con grupos de criminalidad organizada nacional o trasnacional
  • Internos procesados o condenados por delitos de corrupción, de criminalidad económica o de crimen organizado y crimen organizado trasnacional (lavado de activos, cohecho, tráfico de influencia, entre otros)
  • Capacidad fundada de influir o infiltrarse en las altas esferas gubernamentales o de poder político
  • Capacidad de corromper o de influir, a través de dinero o recurso a la intimidación o violencia, en el desempeño del personal
  • Personas privadas de su libertad que fueran funcionarios públicos al momento de su detención o que lo hayan sido con anterioridad, siempre que hayan tenido acceso a altos niveles de gobierno

La cárcel de Marcos Paz, por dentro

Vista aérea del penal de Marcos Paz
Vista aérea del penal de Marcos Paz Fuente: Archivo - Crédito: Servicio Penitenciario

El lugar cuenta con 120 hectáreas y fue habilitado en 1999. Tiene capacidad para 1766 internos.

Está dividido en cinco módulos de alojamiento independientes que poseen celdas individuales, salón de usos múltiples, área de deportes, aulas de estudio, biblioteca y naves para talleres industriales de aprendizaje de oficios.

Así se distribuyen los diferentes sectores del penal:

Unidad residencial I

Tiene 6 pabellones con celdas individuales, 2 pabellones de alojamiento común, 1 pabellón transitorio, con capacidad para 388 plazas

Unidad residencial II

Tiene 6 pabellones con celdas individuales, 3 pabellones de alojamiento común, 1 pabellón de alojamiento transitorio con celda individual, con capacidad para 464 plazas

Unidad residencial de ingresos

Tiene 7 pabellones con celdas individuales, 1 pabellon de alojamiento transitorio con celdas individuales, 4 pabellones de alojamiento común, con capacidad de 490 plazas

Unidad residencial IV

Tiene 8 pabellones de celdas individuales, 2 pabellones de alojamiento común, 2 salas de alojamientos transitorios: sala de alojamiento transitorio con 05 plazas y sala de observación médica con 6 plazas. Total de 417 capacidad en plazas. Aloja internos de fuerzas de seguridad y/o fuerzas armadas, e internos con delitos caratulados de Lesa Humanidad.

Por: Sol Amaya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.