La crisis y los cuadernos de las coimas amenazan a la política: ¿hay lugar para un outsider en 2019?

Según los encuestadores, hay un creciente desencanto con la dirigencia política; caen las expectativas económicas y prevén una mayor paridad electoral en 2019
Según los encuestadores, hay un creciente desencanto con la dirigencia política; caen las expectativas económicas y prevén una mayor paridad electoral en 2019 Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli / LA NACION
Matías Moreno
(0)
10 de agosto de 2018  • 09:40

La crisis económica y el estallido de los casos vinculados a la corrupción sacudieron durante las últimas semanas el tablero electoral de 2019. A la turbulencia cambiaria, la inflación y la recesión se sumaron las revelaciones de los cuadernos de las coimas , la histórica condena a Amado Boudou en el caso Ciccone o las irregularidades en el financiamiento de la campaña de Cambiemos en Buenos Aires. El cóctel, coinciden los especialistas, refuerza el "desencanto" con los políticos y dispara interrogantes a un año de la batalla por la presidencia.

¿Se avecina un terremoto político como ocurrió en EE.UU., México o Italia? ¿Quién se beneficiaría con el nuevo escenario? ¿Hay un contexto proclive para que irrumpa un outsider?

Las esquirlas del escándalo de los cuadernos de las coimas, la investigación judicial que involucra a exfuncionarios y empresarios poderosos, no solo pueden dañar al kirchnerismo. "Cualquier elemento de cercanía a la corrupción que sea tangible (los bolsos de José López, la plata de 'la Rosadita', los cuadernos) acelera el incremento de la visión de la política asociada a la corrupción", sostiene Pablo Knopoff, de Isonomía Consultores. "Indudablemente, esto afecta la potencialidad de crecimiento del kirchnerismo, pero también a la política en su conjunto", añade.

Los cuadernos de las coimas podrían impactar en la imagen de la expresidenta, pero también en el resto de la dirigencia
Los cuadernos de las coimas podrían impactar en la imagen de la expresidenta, pero también en el resto de la dirigencia Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Los especialistas consultados aún no midieron el efecto del caso de los cuadernos, que volvió a poner al kirchnerismo como protagonista de un escándalo de corrupción. "No necesariamente aumente la imagen negativa de Cristina Kirchner", opina Raúl Aragón, de Raúl Aragón & Asociados, que coincide en que el caso "alimenta" el descontento con los políticos.

Según Federico González, de González y Valladares, es probable que las revelaciones del chofer de Roberto Baratta dañen la imagen de la expresidenta entre sus seguidores menos fundamentalistas. Pero, al igual que Knopoff y Aragón, supone que la causa perjudica a la dirigencia política en general. "El Gobierno no acierta el rumbo y, además, Ángelo Calcaterra, primo de Macri, y otros implicados lo salpican en el caso", analiza.

Ricardo Rouvier aporta otra visión sobre las consecuencias que tendrían las anotaciones de Oscar Centeno, que detalló el circuito de pago de coimas durante los gobiernos kirchneristas. Si bien cree "hay que dejar pasar el tiempo para determinar con más precisión" el efecto de la causa en la dirigencia, el consultor advierte que el escándalo podría lastimar a la administración de Mauricio Macri si "no se observara" una reacción efectiva de la Justicia. "El caso tiene una fuerte connotación política", argumenta.

Su consultora ya midió el efecto de una causa que golpea directamente a Cambiemos: la denuncia sobre los aportantes falsos en la campaña de 2017 del oficialismo en la provincia de Buenos Aires. Según la encuesta nacional de julio de Rouvier & Asociados, casi la mitad de los consultados cree que la gobernadora María Eugenia Vidal sabía de la maniobra, mientras que 38,5 piensa que no. En tanto, la imagen positiva de la gobernadora cayó casi 3 puntos respecto de junio.

Caída de expectativas y desencanto

A doce meses de las primarias presidenciales, los especialistas coinciden en el diagnóstico: hay una mayor paridad entre el oficialismo y la oposición -algunos prevén un ballottage- y un creciente malestar con la clase dirigente.

La variable económica deteriora la imagen de Cambiemos desde diciembre pasado, cuando la Casa Rosada avanzó con la reforma previsional. Luego hubo más aumentos de tarifas, la inflación siguió indomable y llegó la "tormenta" cambiaria. Según el "índice de optimismo" que elabora Managment & Fit, las expectativas sobre el futuro de la economía "superaban" en más de 12 puntos a la percepción sobre la situación económica actual cuando Macri comenzó su mandato. Esa diferencia se acortó a 4.45 puntos en la medición de junio.

Afectado por la crisis económica, Macri busca capitalizar el escándalo de los cuadernos
Afectado por la crisis económica, Macri busca capitalizar el escándalo de los cuadernos Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi

"La gente sintió que el Gobierno podía dar respuestas y encaminar el país, pero no está tan claro que esas expectativas se cumplan. Frente a eso hay un descontento generalizado", sostiene Mariel Fornoni, de Managment & Fit.

La última encuesta de D'Alessio Irol refleja el alto nivel de pesimismo sobre el futuro de la economía. El 59% de los consultados considera que la situación empeorará el año próximo, mientras que un 39% aventura que mejorará. La evaluación negativa de la gestión del Gobierno crece desde noviembre pasado.

Otro sondeo que muestra resultados alarmantes para la Casa Rosada es el índice de Confianza en el Gobierno (ICG), que elabora la Universidad Torcuato Di Tella en base a una encuesta nacional. El ICG fue de 2,01 en julio, lo que representa una caída de 1,4 por ciento respecto del mes pasado. Se trata del "segundo valor" más bajo registrado durante la gestión de Macri.

Todos están bajando. La gente está enojada con la clase dirigente en general
Mariel Fornoni

"Cambiemos llegó con la promesa de la renovación y del progreso económico. La mitad del padrón electoral creyó en esa propuesta y hoy una parte importante está decepcionada", señala Rouvier.

Fornoni subraya que si bien el Gobierno cayó porque las expectativas que había generado no se cumplieron, ningún dirigente de la oposición logró capitalizar el mal momento de Macri. "Todos están bajando. La gente está enojada con la clase dirigente en general porque siente que está muy alejada de responder a sus necesidades", afirma.

El deterioro del nivel de aprobación de los principales líderes políticos se puede observar en el monitoreo mensual de Isonomía Consultores. El promedio de "diferenciales" (imagen positiva menos la negativa) de los dirigentes era del 24% en febrero de 2016, tres meses después de que Macri asumiera la presidencia. El mes pasado cayó hasta el -2%. "Si bien hay movimientos diversos, las caídas son mucho más fuertes que las recuperaciones o crecimientos", explica Knopoff.

¿Outsider?

Fornoni señala que el malestar "generalizado" con los políticos está lejos de los niveles de la crisis de 2001 y del "que se vayan todos", un escenario proclive para que los outsiders de la política se tienten con probarse el traje de candidatos.

Desde hace varias semanas Marcelo Tinelli coquetea con una eventual candidatura. No oculta sus ganas, pero esquiva una definición. Mientras tanto, charló con Macri, se reunió con legisladores del peronismo y analizó encuestas.

Fornoni afirma que hasta el momento no se percibe una "necesidad" en el electorado de buscar dirigentes fuera del ámbito político. "Lo cual no quiere decir que [Tinelli] puesto en un contexto determinado pueda funcionar mejor o peor. Este país es particular y volátil. Él tiene a favor el nivel de conocimiento", analiza.

¿Puede irrumpir un tapado en 2019? "En teoría sí, pero el descontento general -que habría que particularizar y dimensionar- suele ser ambiguo o impreciso. El hecho de que mucha gente critique la gestión actual no significa que vaya a aceptar algo nuevo", indica González. Para el consultor, el desencanto con Macri y el kirchnerismo podría beneficiar a candidatos del riñón de la política, pero que no están identificados con ninguna de las dos opciones.

Marcelo Tinelli amaga con un eventual candidatura en 2019
Marcelo Tinelli amaga con un eventual candidatura en 2019

Como el kirchnerismo no capitaliza la erosión del oficialismo, Knopoff dice que "es posible" que se quiebre la "lógica" de la grieta que imperó en las últimas dos elecciones. Y marca que la eventual aparición de un outsider tiene un factor "limitante": "Es difícil que los argentinos avancen hacia alguna opción que no tenga una 'muestra gratis'".

Según Aragón, la irrupción de un outsider es "posible". Pero resalta que también podría surgir una "nueva fuerza política" integrada por referentes más jóvenes provenientes del PJ, la UCR y el Pro. "Hay en proceso una transformación generacional que está dando lugar al surgimiento de un nuevo sujeto social (nuevo elector) y un agotamiento de la vieja dirigencia", acota.

A un año de las primarias presidenciales, la crisis económica y los escándalos de corrupción generan incertidumbre. Un exfuncionario de Cambiemos que aún frecuenta los despachos de la Casa Rosada plantea un interrogante que sobrevuela en el mundo de la política desde que Tinelli amaga con una eventual postulación: "Vamos a llegar bien, pero ¿qué pasaría si apareciera un outsider?", suelta y repasa los últimos batacazos electorales en el exterior: Donald Trump en EE.UU., Andrés Manuel López Obrador en México o el triunfo del movimiento antisistema en las legislativas de Italia. "El mundo está raro...", reflexiona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.