Polémica en Brasil por el bloqueo en la frontera a los venezolanos que huyen de la crisis

La frontera de Venezuela con el estado brasileño de Roraima es una de las más activas
La frontera de Venezuela con el estado brasileño de Roraima es una de las más activas Fuente: Reuters
Alberto Armendáriz
(0)
7 de agosto de 2018  • 11:13

RÍO DE JANEIRO.- En las últimas horas, la frontera entre Brasil y Venezuela se volvió escenario de una dura pulseada judicial que desde anteayer bloqueó el ingreso de inmigrantes venezolanos y suscitó la intervención de la Corte Suprema.

Más de un centenar de venezolanos que buscan salir de su país por la crisis política, económica y social ocasionada por el gobierno de Nicolás Maduro pasaron la madrugada varados en el límite entre ambos países. Por orden del juez Hélder Girão Barreto, de la 1» Corte Federal en Boa Vista, agentes de la policía federal, la fuerza nacional de seguridad y la policía federal caminera se desplazaron hacia el puesto fronterizo de Pacaraima -215 kilómetros al norte de la capital estatal- para garantizar que no ingresen más venezolanos que no tengan sus documentos en regla.

Sin suficientes recursos para hacer frente a la masiva llegada de venezolanos en los últimos tiempos y ante el temor de que la crisis humanitaria se desborde, la gobernadora de Roraima, Suely Campos, firmó un decreto que limita los servicios públicos estatales a los extranjeros que presenten un pasaporte válido.

Según datos del gobierno federal, tan solo entre 2017 y lo que va de 2018 ingresaron a Brasil 127.778 venezolanos por la frontera terrestre norte, que une la brasileña Pacaraima con la venezolana Santa Elena de Uairén. Además, el número de pedidos de refugio saltó de 17.865 a 35.540 en el primer semestre de este año.

Según Campos, el éxodo masivo de venezolanos está colapsando los servicios públicos en Roraima, uno de los estados menos poblados y más pobres de Brasil.

Colas en la frontera
Colas en la frontera Fuente: AFP

Horas después de la orden del magistrado local Girão Barreto, anteanoche, la jueza del Supremo Tribunal Federal (STF) Rosa Weber, en Brasilia, prohibió el cierre de la frontera, que declaró inconstitucional. "No se justifica, en razón de las dificultades que el recibimiento de refugiados naturalmente trae, recurrir a la solución más fácil de cerrar las puertas; equivale a cerrar los ojos, cruzar los brazos", señaló, y aclaró que sólo el presidente de la república tiene atribuciones para ordenar el cierre de una frontera.

La intervención de Weber llegó luego de que la abogada general de la Unión, el Ministerio Público Federal y la Defensoría Pública de la Unión presentaron una acción civil para suspender el decreto de la gobernadora Campos.

A través de un comunicado del Ministerio de Derechos Humanos, la administración del presidente Michel Temer también se manifestó en contra del bloqueo. "Va en contra de la posición del gobierno, que prioriza la garantía de los derechos humanos y el mantenimiento de la dignidad", señaló la nota.

A pesar de la actuación de una representante de la Corte Suprema, ayer por la mañana la indefinición continuó en el puesto fronterizo de Pacaraima y los agentes no permitían el ingreso de venezolanos sin pasaporte.

"En estos momentos hay una deliberación judicial para determinar los pasos a seguir", señaló a LA NACION la policía federal, a través de su oficina de prensa.

Espera

Mientras tanto, cientos de venezolanos, entre ellos varias familias con chicos, aguardaban en la frontera una resolución al conflicto judicial.

"Vinimos porque en Venezuela estábamos pasando hambre. De nada sirve trabajar porque no alcanza para comprar nada. No sabíamos que la frontera estaba cerrada", comentó al portal G1 Victoria Garizabalo, de 19 años, que pasó la noche allí, a la intemperie, con su hermana Génesis, de 21, y los cuatro hijos de ambas, de entre uno y cinco años.

Solo a media mañana de ayer los agentes federales permitieron a los venezolanos pasar, una vez que el Tribunal Regional Federal de la 1» región revocó la orden del juez Girão Barreto e hizo cumplir las disposiciones de la Corte Suprema.

"El cierre de la frontera significa no reconocer al inmigrante como igual al brasileño. Vale decir que es una violencia al ejercicio de los derechos asegurados en la ley moderna y, por lo tanto, al espíritu desburocratizante de aquella norma", señaló el juez de apelaciones Kassio Marques, del Tribunal Regional Federal de la 1» región.

Rechazo opositor a las "vías violentas"

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, rechazó ayer "las vías violentas" para reemplazar al gobierno de Nicolás Maduro, a quien exigieron una investigación imparcial sobre un supuesto atentado en su contra, el sábado pasado. Tres días después de que Maduro acusó a la oposición de estar detrás de un "intento de magnicidio" con dos drones cargados de explosivos, el Parlamento reiteró su "compromiso con un cambio político urgente que permita atender la grave crisis económica y social" de Venezuela. Sin embargo, los legisladores opositores aclararon que rechazan "las vías, violentas o no, que se apartan de los lineamientos establecidos en la Constitución", según un comunicado leído en el hemiciclo, en Caracas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.