Suscriptor digital

Gran Bar Danzón cumple 20 años escribiendo la nueva coctelería argentina

Gran Bar Danzón está de festejo por sus veinte años de vida
Gran Bar Danzón está de festejo por sus veinte años de vida Crédito: Diego Spivacow
Rodolfo Reich
(0)
7 de agosto de 2018  • 14:40

Un breve viaje en el tiempo: hace 20 años ninguno de los bares que hoy hacen tanto ruido en la escena porteña estaba ahí. Beber un buen cóctel en Buenos Aires por fuera de un hotel cinco estrellas era tarea imposible. El bartender todavía no llevaba barbita ni tatuajes, Internet era para muy, muy pocos y el Dry Martini no era más que algo visto con curiosidad en una peli de James Bond. Fue ahí, en ese 1998 de dólares baratos y crisis a la vuelta de la esquina, que la dupla comandada por Luis Morandi y Patricia Scheuer abrió Gran Bar Danzón. Un lugar que, sin lugar a dudas, marcó y protagonizó el cambio en la gastronomía argentina. Y lo hizo con su barra de 12 metros iluminada con fibra óptica, con sus vodkas macerados con frutas, con su wine bar de vinos por copa de muchas de las mejores bodegas argentinas de ese momento, con una propuesta de happy hour y after office muy convocante y con una mirada puesta en la calidad, la innovación y el servicio que hasta ese entonces pocos se animaban a encarar.

Pasaron 20 largos años: hoy la ciudad porteña ofrece más de cincuenta bares de coctelería, también crecen los wine bars y los buenos restaurantes. Por eso, lo extraño no es tal vez que Danzón siga abierto, sino que siga tan moderno como siempre. Al entrar en este bar, se tiene la sensación de estar en un lugar que podría haber abierto hace apenas un par de meses. "No hay recetas de éxito", dice Luis Morandi. "Yo venía de Soul Café y sentía que faltaba un buen bar en Buenos Aires, así nació Danzón. Estoy seguro de que si no hubiésemos sido nosotros, algún otro hubiese en algún momento hecho algo similar. Es algo que se palpaba en el aire. Pero lo que puedo decir es que no copiamos a nadie. Luego algunos me decían que parecía un bar neoyorquino, y la verdad es que yo nunca había estado en Nueva York. Simplemente sentíamos que era lo que la gente estaba pidiendo".

Tato Giovannoni e Inés de los Santos el jueves último en la barra del Gran Bar Danzón
Tato Giovannoni e Inés de los Santos el jueves último en la barra del Gran Bar Danzón Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV

Un año de festejos

Durante 2018 Gran Bar Danzón festeja su vigésimo aniversario a lo largo de todo el año, con distintos invitados que estarán a cargo de noches únicas (por ejemplo, el martes 28 y miércoles 29 de agosto cocinará allí nada menos que Dolli Irigoyen). Pero sin dudas tal vez el festejo más emotivo sucedió el jueves pasado, y volverá a repetirse este viernes 10 de agosto. Por primera vez en muchos años se juntan los dos bartenders más reconocidos de Argentina, Inés de los Santos y Tato Giovannoni en esa barra emblemática. Inés trabajó siete años en Danzón; Tato también pasó por ese lugar, para luego irse a Sucre, restaurante de los mismos dueños. "Danzón es mi casa. Es mi lugar de referencia, mi nido, el lugar que me vio crecer en la profesión que amo. Y respeto y admiro profundamente esa búsqueda de Luis y Pato de seguir mejorando siempre. Este jueves, cuando me paré detrás de la barra, sentí que más allá de las mejoras seguía siendo el mismo espacio donde trabajé tantas largas e inolvidables noches. Como si no hubiera pasado el tiempo", cuenta Inés.

Fue una noche para recordar, con una carta de cócteles de mirada vintage, reproduciendo en versión contemporánea los tragos que más supieron venderse en los primeros años de Danzón. Allí estaba el Cosmo 98 (ese Cosmopolitan tan fogoneado por Sex and the city) y un delicioso daiquiri frozen con vinagre de frambuesas. Se sumó una versión de un Martini Extra Dry, un Old Fashion de mi corazón e, ideal para el brindis, botellitas pre mixeadas con el cóctel 20 años todo el año (refrescante mezcla de gin Príncipe de los Apóstoles, prosecco Martini Rosado, almíbar de eucaliptus y jugo de pomelo). El bar vivió así una de sus grandes noches, con cientos de personas ocupando cada intersticio del salón.

"Llegué 18:30, toqué el timbre y ya me agarró un cosquilleo de la emoción. Subir esas escaleras, sentir el perfume del Danzón y ver cómo a partir de las19:30 comenzó a caer gente y a las 20 ya estaba lleno como en aquellos años... fue único. Para todos nosotros, el Danzón es el lugar que comenzó lo que estamos viendo hoy. Sin este lugar, el desarrollo de la coctelería argentina hubiese sido mucho más lento".

Ningún bar nace "clásico", este adjetivo se gana a lo largo del tiempo con constancia y una renovación permanente que no traicione sus raíces. De eso se trata el éxito de Gran Bar Danzón. Un espacio que supo ser semillero de quienes hoy son protagonistas de la gastronomía nacional, como los propios Inés y Tato, como Aldo Graziani, Andrés Rosberg, Ludovico De Biaggi, Martín Arrieta, Aldo Benegas, Roberto Romano y muchos otros. Por eso, es hora de festejar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?