El BCRA dejó la tasa al 40% tras admitir que la inflación no "desaceleró como esperaba" en julio

El Comité de Política Monetaria del BCRA definió que la tasa de Leliq será la nueva tasa de política monetaria
El Comité de Política Monetaria del BCRA definió que la tasa de Leliq será la nueva tasa de política monetaria Fuente: Archivo - Crédito: Maria Amasanti
Javier Blanco
(0)
7 de agosto de 2018  • 17:51

El Banco Central (BCRA) mantuvo sin cambios en el 40% nominal anual la tasa de referencia para la economía, aunque pasó a usar como tal el interés que paga a los bancos por comprarles Letras de Liquidez (Leliq) a 7 días, y dejó de lado la tasa del "corredor de pases" que utilizaba hasta ahora, tras la primera reunión mensual del Comité de Política Monetaria (Copom), el que pasó a ser "resolutivo".

Esto, en los hechos, implica una suba de tasas, ya que hasta ahora "remuneraba el pase pasivo de 7 días al 37% y ahora resolvió que les pagará a los bancos 40% por la Leliq a igual plazo", explicó el economista Miguel Zielonka, de la consultora EconViews.

El Copom, que también se ocupará en adelante de definir la tasa de las Lebac, resolvió dejarla donde estaba tras reconocer que "la inflación en junio se aceleró más de lo que tenía previsto" por la devaluación del peso, y admitir incluso que la de julio desaceleró menos de lo que esperaba. "Los indicadores de alta frecuencia muestran una desaceleración en julio, aunque menor a la prevista en la última decisión de política monetaria", señaló el comunicado del BCRA.

Por esta razón, dicho cuerpo, conformado por el presidente, Luis Caputo ; su vicepresidente, Gustavo Cañonero; el director Enrique Szewach (designado por el directorio a tal efecto), y el subgerente general de Investigaciones Económicas (cargo vacante, por lo que temporalmente lo suplió el gerente de Estrategia y Comunicación de la Política Monetaria, Mauro Alessandro), resolvió por unanimidad dejar la tasa en el nivel que tiene desde comienzos de mayo. aunque al modificar el instrumento la subió en casi 3 puntos.

Incluso reconoció que no se confía del clima de calma cambiaria que se impuso en los últimos 40 días, al explicar que necesita asegurar "un período más prolongado de estabilidad financiera para alejar los riesgos de un traspaso mayor al previsto del tipo de cambio a los precios". "Sigue priorizando el objetivo de estabilizar el mercado de cambios, entendiendo que no puede bajar la guardia", tradujo el economista Martín Vauthier, del Estudio Eco/Go.

La tasa de política monetaria había llegado al 40% a inicios de mayo, luego de tres alzas consecutivas, que la llevaron del 27,75% hasta allí, con las que la gestión Sturzenegger intentó (en vano) frenar la corrida.

Ayer el BCRA decidió mantenerla, aunque ampliando sus alcances, porque si bien su "escenario base" indica que "la inflación núcleo de agosto, septiembre y octubre se ubicará por debajo de los registros de julio", como "se esperan aumentos de precios regulados para agosto y octubre, la inflación nivel general de dichos meses registraría descensos menores frente a julio", reconoció.

Para tratar de evitar más sorpresas, dado que si la inflación supera el 32% habrá que justificar el desvió ante el FMI , el BCRA se comprometió a asegurar un sesgo monetario contractivo. Incluso detalló que los medios de pago privados (M2) al estar creciendo al 21,1% interanual, ya lo hacen a un ritmo "significativamente inferior a la inflación de los últimos 12 meses". Y aclaró que si la base monetaria presenta un ritmo de crecimiento de 30,6% interanual, "debe tenerse en cuenta que este crecimiento se ve exacerbado por los cambios en los encajes" bancarios.

Dudas que flotan

Las definiciones que dejó el Copom tras su primera reunión resolutiva dejó al mercado debatiendo.En general, los analistas avalan el cambio de instrumento, dada la profundidad de uno y otro canal. "Es entendible por el diferencial de volumen: hay $1150 millones en pases y $115.000 millones en Leliq", observó el economista Amílcar Collante, de CeSur.

Pero plantean dudas sobre si el cambio de instrumento podría dar lugar a litigios, dado que hay en circulación un par de Bonos del Tesoro en pesos emitidos a la tasa de política monetaria, lo que llevaba anoche a varios en el mercado a revisar sus condiciones de emisión.

Además, se abrieron dudas respecto del criterio que se usará para definir la tasa de las Lebac, que hasta ahora replicaba los rendimientos en el mercado secundario. "Hay un giro que podría evidenciar que prima más el nivel de liquidez que su precio", dijo el economista del Estudio Ledesma, Gabriel Caamaño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.