Gastón Bigio: "En momentos difíciles como estos es cuando se necesita más audacia"

Después de comandar David, el publicista argentino lanzó su propia agencia, Gut, con oficinas en Buenos Aires y Miami
Después de comandar David, el publicista argentino lanzó su propia agencia, Gut, con oficinas en Buenos Aires y Miami
José Del Rio
(0)
8 de agosto de 2018  

Después de dejar David, la agencia del grupo multinacional WPP, Gastón Bigio ya tiene un nuevo emprendimiento. Asociado con el brasileño Anselmo Ramos -con el que había fundado David en 2012-, el creativo argentino presentó su agencia Gut (agallas en inglés).

Bigio, que el año pasado registró uno de los mayores hits de la publicidad argentina con la campaña para Noblex que prometía regalar los televisores si la Argentina finalmente no clasificaba al Mundial de Rusia, asegura que el desafío para el negocio pasa por arriesgarse un poco más, aun en tiempos de crisis y presupuestos acotados.

-¿Es un buen momento para un nuevo emprendimiento? ¿Por qué ahora?

-Primero porque lo siento. Y de ahí viene el nombre de la agencia. En lo personal, creo que con mi socio, Anselmo Ramos, estamos en el mejor momento de nuestras carreras. Estoy convencido de que nos quedan diez años muy buenos desde el punto de vista profesional y queremos aprovecharlos.

-¿Por qué eligieron Miami para abrir una oficina?

-Mi socio vive ahí, y es mitad americano, mitad brasileño. Además, en los últimos cinco o seis años creo que con David hicimos un trabajo muy bueno en Estados Unidos. La idea es seguir con la misma fórmula.

-¿Es difícil dejar un grupo tan poderoso como WPP para comenzar un proyecto independiente?

-Cuesta. Emprender algo solo te genera siempre un poco de miedo, y más aún en un país como la Argentina. Pero estamos muy felices. Además, tener un socio brasileño ayuda, porque siempre es mucho más optimista que nosotros.

-¿Cómo fue el trabajo con Noblex?

-Creamos un personaje de ficción, que era el gerente de Noblex, que tomaba una decisión importante en un momento complicado para la selección argentina. En cierta medida, fue un punto de inflexión y de poner todo a la parrilla. Después, al equipo le fue peor y duplicamos la apuesta. Si la Argentina no pasaba con Ecuador se complicaba mucho, porque teníamos que dar los televisores gratis. En el balance, fue una idea muy fuerte a nivel disrupción y que ganó muchos premios durante todo el año. Los resultados fueron muy buenos y se convirtió en la idea más hablada, sin pasar por televisión. Además, fue importante para Noblex para asentarse como una marca muy pegada a la selección. En general, creo que las mejores ideas surgen de los problemas más graves que tiene un cliente y de la necesidad de encontrar una solución. Si no entendés el problema del negocio del cliente, no lo vas a poder ayudar.

-¿Cómo evaluás el momento de la creatividad argentina?

-La creatividad la veo tibia. En los 90 la publicidad argentina tenía más disrupción. Nos dejamos enredar por los nuevos medios y no los terminamos de usar para generar más impacto.

-¿Se puede recuperar el lugar privilegiado que tenía la publicidad argentina en otros tiempos?

-La Argentina tiene todo a nivel cerebros para hacerlo, hay que animarse un poco más. Y momentos como estos, difíciles, son buenos, porque cuando te aprietan el bolsillo se necesita más audacia, más agallas. Si tenés buena información, la audacia compensa el momento difícil que puede estar viviendo el cliente que no cuenta con mucho presupuesto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.