La Ciudad se endeuda por US$105 millones para modernizar la línea D del subte

Con esta medida, el gobierno porteño buscará mejorar la frecuencia de ese servicio en horario pico, disminuir los accidentes y brindar mayor accesibilidad a las estaciones Fuente: Archivo Crédito: Fernando Massobrio
8 de agosto de 2018  

Como parte de su plan para de modernizar la red de subterráneos, la Ciudad envió a la Legislatura porteña una iniciativa para tomar deuda por US$105 millones que invertirá en la línea D, con el objetivo de mejorar la frecuencia, garantizar una mayor accesibilidad a las estaciones y disminuir accidentes y daños.

El proyecto busca avanzar con la primera etapa de la modernización del ramal, que une Plaza de Mayo con Belgrano a lo largo de 10,5 kilómetros, y tiene como objetivos centrales el cambio de las formaciones y la renovación del sistema de señalización que se utiliza actualmente por otro más moderno para permitir enviar los trenes más seguido.

El ministro de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, Franco Moccia, explicó a LA NACION: "Nuestra prioridad es que el transporte público sea la mejor opción para moverse en Buenos Aires. El subte tiene un rol fundamental. Falta, pero vamos en la dirección correcta. Estamos haciendo la mayor inversión de la historia de la red. Cuando tomamos el servicio, en 2013, no teníamos ni una línea con aire y vagones de 100 años. Hoy ya tenemos dos líneas 100% con aire acondicionado y con coches nuevos".

Uno de los principales reclamos de los pasajeros de la línea D es que la frecuencia sigue siendo escasa para transportar a los 390.000 usuarios diarios. Claudio Scelza, pasajero habitual del ramal, relató: "Si bien es la línea con mayor frecuencia, la misma es insuficiente en hora pico; se viaja extremadamente apretado. Hace algunos días vi cómo se peleaban a trompadas los pasajeros porque el tren ya estaba lleno y los que estaban en la estación Callao querían subir".

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte afirmó que, con el endeudamiento solicitado, incorporará el sistema de señalamiento Communication Based Train Control (CBTC): mediante la comunicación entre formaciones permite el máximo acercamiento de los coches de forma segura, paso fundamental para lograr cumplir con los estándares de frecuencia.

Por este sistema -que ya funciona en la línea H y se está instalando en la C-, el coche transmite en tiempo real su posición y velocidad, brindando automáticamente el margen de seguridad necesario para despachar la siguiente formación. De este modo, se consigue reducir el intervalo de tiempo entre formaciones: se prevé alcanzar los 2,15 minutos de frecuencia para junio de 2021.

Asimismo, la financiación se destinará a tener toda la flota de trenes de la línea D con aire acondicionado, tal como ocurrió con las líneas A y H.

El calor y la falta de ventilación también derivan en quejas entre los pasajeros. Uno de ellos, Victoria De La Fuente, sostuvo: "Hay trenes más nuevos que tienen aire, pero otros no. A veces se hace imposible viajar porque a uno le falta el aire. En verano se vuelve una situación insoportable, es mucha gente en un espacio muy pequeño y con falta de ventilación".

Para incorporar nuevos trenes con aire acondicionado, resulta necesario renovar la infraestructura eléctrica (potencia) que les permita circular; los fondos que se tomarán también se invertirán en modernizar ese sistema.

Por otra parte, los reclamos de los usuarios alcanzan a la falta de accesibilidad a las estaciones, ya sea por escaleras mecánicas rotas, pocos ascensores o escaleras fijas angostas. "No hay escaleras mecánicas en todas las estaciones. Ascensores, solamente en las nuevas. Pero faltan en la mayoría de la red. Queda mucho por hacer. Por ejemplo, en la estación 9 de Julio de la línea D, combinación con las líneas C y B, no hay ascensores o escaleras mecánicas para combinar", recordó el pasajero frecuente Miguel Tasinazzo.

Específicamente en este núcleo de conexiones, el plan oficial de Accesibilidad, Circulación y Evacuación en el Nodo Obelisco prevé mejorar la circulación y combinación de la línea D con el resto del sistema, mejorando tiempos.

Además, la Ciudad trabaja en un proyecto para adecuar, a lo largo de 10 años, todas las estaciones de la red de subtes para que cumplan con la ley de accesibilidad. Consiste en la adecuación de unas cinco estaciones por año, dando prioridad a las cabeceras y a los nodos de conexión entre diferentes líneas, por la cantidad de pasajeros que circulan diariamente.

Por eso, Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) impulsa un plan de modernización y reemplazo de escaleras obsoletas, que comprende 29 equipos de las líneas C, D y E. Ya se cambiaron 11 dispositivos y se continúa con el reemplazo de otros 18: se invertirán $82 millones.

La diputada de Vamos Juntos y presidenta de la Comisión de Presupuesto, Paula Villalba, defendió la propuesta del Ejecutivo porteño: "Las obras que se generaran a raíz de esta toma de deuda reportarán mayores beneficios en términos de pasajeros adicionales transportados. Se prevé que 187.000 se sumarán a los actuales diarios, alcanzando un total de 577.000".

La legisladora, además, confirmó que pasado mañana la comisión firmará el dictamen del proyecto, que será debatido en el recinto el jueves de la próxima semana.

TEMAS EN ESTA NOTA