Un incendio "bíblico" devora varias zonas de California

Fuente: LA NACION
Más de 14.000 bomberos intentan combatir el fuego de 16 focos que se expanden por el estado, azotado por una sequía
Rafael Mathus Ruiz
(0)
8 de agosto de 2018  

WASHINGTON.- Nunca antes California ardió como ahora. Los incendios forestales, un tradicional flagelo de verano en el estado más poblado del país, engendraron la peor catástrofe en llamas de la historia, en el norte, con un incendio bautizado "Mendocino Complex", que se propagó hasta convertirse en el más grande de todos tras devorar más de 117.000 hectáreas, un tamaño similar al de Los Ángeles.

El calor extremo que se ha registrado este verano, junto a una persistente sequía, transformó a California en terreno ideal para el avance de las llamas. El avance de los incendios salvajes ha empeorado a la par del calentamiento global: de los cinco incendios forestales más grandes en la historia del estado, cuatro han ocurrido desde 2012, y el anterior más grande, llamado "Thomas", ocurrió el año anterior.

Más de 14.000 bomberos, incluidos refuerzos de países que llegaron desde Australia y Nueva Zelanda, combaten sin parar los 16 focos que recorren el estado en el inicio de la "temporada", que apenas recién comienza. El año anterior, el raid de incendios se estiró hasta diciembre y llegó a rozar el invierno.

"Es surrealista. Es agotador", dijo un vocero del Departamento Forestal y de Protección de Incendios, Steve Kaufman, según la prensa local. "Muchos bomberos llevan más de 30 días luchando contra incendios sin poder volver a sus casas", remarcó.

El incendio Mendocino Complex nació a partir de dos focos separados que crecieron hasta unirse, empujados por la escasa humedad, las altas temperaturas y los vientos, que crearon un terreno fértil, junto a la frondosa vegetación estatal, para el avance de las llamas.

A fines de julio, el gobernador de California, Gerry Brown, declaró el estado de emergencia en tres condados, Napa, Mendocino y Lake. Y el fin de semana último, la Casa Blanca aprobó una declaración de desastre para el condado Sasha y habilitó fondos para que los residentes pudieran solicitar asistencia del gobierno federal.

El presidente Donald Trump culpó a las leyes ambientales estatales por las dificultades para combatir los incendios.

Trump ha puesto en duda el consenso científico sobre el cambio climático, del que ha dicho en más de una ocasión que es una "farsa", o incluso un invento de China para quitarle competitividad a la industria y socavar a la economía de Estados Unidos.

"Los incendios forestales de California se están magnificando y empeorando por las malas leyes ambientales, que no permiten que se utilicen cantidades masivas de agua fácilmente disponible. Está siendo desviada al océano Pacífico. ¡También se deben limpiar árboles para evitar que el fuego se propague!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

El reparto del agua en el estado y su distribución para consumo de los residentes o para riego agrícola han sido temas de debate en California, sobre todo en el último tiempo, debido a la sequía que ha azotado al estado.

Pero el tuit de Trump causó cierta perplejidad entre expertos y ambientalistas, quienes señalaron que no existe ninguna ley o regulación estatal para desviar el agua disponible al Pacífico. Un vocero de Brown dijo al sitio Politico que el tuit no ameritaba siquiera una respuesta.

La propagación de los incendios forestales en California ocurre en medio de una fuerte ola de calor que ha azotado al hemisferio norte, sembrando muerte y preocupación acerca del avance del cambio climático.

Europa ha vivido un verano particularmente caluroso, con temperaturas récord en varios rincones del continente. En Grecia, los incendios ya han dejado 91 muertos, mucho más que las siete víctimas que, hasta el momento, han perecido por las llamas en California.

El semanario inglés The Economist le dedicó su última portada al flagelo de los incendios y la ola de calor, bajo el título: "Perdiendo la guerra contra el cambio climático".

El último domingo, en tanto, la revista del diario The New York Times publicó un solo artículo que abarcó toda la edición, también sobre el mismo tema, y con un título bastante menos alentador: "Treinta años atrás, pudimos haber salvado el planeta".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.