Suscriptor digital

"No se va a parar ninguna obra pública", prometieron los ministros

Frigerio, Dietrich y Sica dijeron que el escándalo "no va a afectar el programa de obras"; "hay que darle tranquilidad a la gente que trabaja en esas empresas", agregaron
Frigerio, Dietrich y Sica dijeron que el escándalo "no va a afectar el programa de obras"; "hay que darle tranquilidad a la gente que trabaja en esas empresas", agregaron Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACION
Francisco Jueguen
(0)
8 de agosto de 2018  

"Bombazo, ¿no?". En los pasillos del Palacio de Hacienda, donde anida el equipo económico de Cambiemos , el escándalo de los cuadernos de las coimas no sorprendió a nadie, pero sí asombró a más de uno. "Por lo burdo", describió un hombre que suele transitar esos despachos oficiales. ¿Cuál será el impacto económico del escándalo que pega en el corazón de la obra pública, en momentos en que la economía se encuentra en un ciclo de enfriamiento?, consultó ayer LA NACION a los hombres del equipo económico, con el recuerdo fresco de la peor recesión en Brasil tras la explosión del Lava Jato. Antes del mediodía nadie respondió.

Pero el escenario fue cambiando con el transcurrir del día, sobre todo, tras los dichos que comenzaban a trascender de un encuentro en Córdoba, en el que el presidente de la UIA pronosticó un impacto del escándalo en la obra pública y en la economía. Tras esas palabras, las respuestas llegaron en cascada. "No se va a parar ninguna obra pública y esto no va a afectar los PPP [participación público-privada]", afirmó a LA NACION el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich . "No creo que necesariamente la investigación traiga una caída del nivel de la actividad o de las inversiones. Al contrario", dijo, por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio . "No creo que pueda afectar nuestro programa de obras, que ya está lanzado y adecuado a todos los requerimientos de la ley", sentenció en tanto el ministro de Producción, Dante Sica , desde Córdoba.

Si durante la cuestionada gestión del exministro de Planificación, Julio De Vido , la obra pública estaba concentrada en sus manos, en la gestión de Cambiemos la inversión estatal en infraestructura se divide entre Transporte, Energía e Interior. Los funcionarios aseguraron que sus planes se mantendrán intactos pese al vendaval político en el que ingresó el país. El Gobierno afirmó además que diferenciará empresarios de empresas y que esperará las decisiones de la Justicia para tomar medidas en casos puntuales.

"Esto es positivo para el país, para los inversores extranjeros, para los empresarios argentinos que hacen las cosas bien", señaló Dietrich. "Crea reglas claras para adelante. No hay más impunidad. Es otra señal de un cambio profundo", afirmó el ministro. "Hay que separar a los ejecutivos o empresarios de una empresa en la que trabajan miles de personas, administrativos, operarios, ingenieros. Hay que darle tranquilidad a esa gente. No se va a parar ninguna obra pública", sentenció el ministro de Transporte, que recordó además que hay garantías por US$600 millones en los PPP ya adjudicados.

"Las personas físicas responderán con su libertad o con multas lo que defina la Justicia. Hay que separar una cosa de la otra", estimó Dietrich, y agregó que "hay un proceso judicial que se va a respetar" y remarcó los cambios que impulsó Cambiemos en las licitaciones y los sistemas de pagos desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri. "No vamos a correr una empresa, salvo que la Justicia lo pida", agregó. "Los casos puntuales se estudiarán. Veremos los contratos, y si hay incumplimiento se tomará una definición. Ya lo hicimos antes con Isolux, con Lázaro Báez y con Cristóbal López ", agregó Dietrich.

Frigerio también exigió ser respetuosos de la ley. "Será la Justicia la que determine las responsabilidades", dijo a LA NACION. "Nosotros vamos a sostener el nivel de inversión y de empleo en obra pública. Hay 430.000 trabajadores de la construcción que están preocupados. Hay que separarlos de las responsabilidades de los empresarios".

A diferencia de lo que sucedió en Brasil, señaló que "no hay nada que indique que la mayor transparencia devengue en menor inversión". El ministro del Interior afirmó, en cambio, que esto generará en la Argentina un "círculo virtuoso" en el sector.

La defensa oficial

Rogelio Frigerio, ministro del Interior

"Vamos a sostener el nivel de inversión y de empleo en obra pública. Hay 430.000 trabajadores de la construcción preocupados"

Guillermo Dietrich, ministro de Transporte

"Esto es positivo para el país, para los inversores extranjeros, para los empresarios argentinos que hacen las cosas bien"

Dante Sica, ministro de Producción

"No creo que pueda afectar nuestro programa de obras, que ya está lanzado y adecuado a todos los requerimientos de la ley"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?