Maravilla Martínez, la eventual revancha con Chávez Jr. y una ficción equivocada e innecesaria

Una postal del archivo: Maravilla Martínez y aquel inolvidable combate ante Chávez Jr., hace seis años
Una postal del archivo: Maravilla Martínez y aquel inolvidable combate ante Chávez Jr., hace seis años Fuente: Archivo
Osvaldo Príncipi
(0)
7 de agosto de 2018  • 23:59

El quilmeño Sergio "Maravilla" Martínez , ex bicampeón mundial de boxeo, de 43 años, incorporó en el repertorio de su ficcionada vuelta al ring a su "hijo deportivo pródigo": el mexicano Julio César Chávez Jr , a quién venció por puntos en el inolvidable combate de 2012, en la ciudad de Las Vegas, desafiándolo, a través de su cuenta de la red social Twitter, para volver a enfrentarse en cualquier cuadrilátero del universo, en noviembre próximo.

Martínez está inmerso en diversas actividades comerciales y a punto de comenzar un rodaje cinematográfico en España, ligado a su vida social y deportiva. No necesita dimensionar con rumores absurdos y misiones reservadas para atletas en bancarrota -hecho ajeno a su presente- el potencial interés que pueda alcanzar su futura película, con este tipo de piezas de su inventiva.

No hay dudas de que fue la mejor imagen del boxeo argentino, arriba y abajo del ring, en las últimas décadas. Y siendo un campeón acabado, con rodillas averiadas, más propias de un hombre de 80 años, dejó su alma en el cuadrilátero del mítico Madison Square Garden, inmolándose ante el puertorriqueño Miguel Cotto, que lo castigó a voluntad al cabo de 27 minutos. "Maravilla" esperó casi un año y como un líder absoluto se despidió del boxeo en el International Boxing Hall of Fame de Nueva York, que le estaría reservando un lugar en su sala de notables para 2020.

El argentino retoza con su "vuelta al gran escenario", un sitio que enalteció y con el que ahora juega. Como juega con una prensa de lapicera fácil y lengua veloz, que no vivió las sensaciones de esperar en la puerta de un hospital neoyorquino un parte médico sobre su salud después de la derrota. Y la suma de todo esto llevaría a analizar tal argumento con más humor que profundidad.

La ley del retorno

Reaparecer en el boxeo después de los 40 años implica querer salir del "derrumbe en pleno derrumbe". Y esta petición fue formulada también por Jorge Rodrigo "La Hiena" Barrios, un colega de su tiempo, socialmente condenado, pese haber cumplido con la condena que lo llevó a prisión por la muerte de una mujer embarazada tras un accidente automovilístico. Barrios, de 42 años, necesita volver al boxeo por rabia, furia, dinero y porque quizás la vida ya no le importe tanto. Sabe que no le quedan reflejos y que su talento se esfumó, pero quiere una última chance deportiva porque no le queda nada para perder. Con roles y circunstancias totalmente opuestas a estas, "Maravilla" Martínez se mete en el mismo juego. Casi en el mismo lugar. En la ley del retorno. Nos preguntamos si le hace falta inmiscuirse en todo esto y quedar expuesto a críticas y objeciones como estas, que jamás existieron en su período de campeón, entre 2008 y 2014.

Martínez es un producto limpio e intacto. Tirar como carnada al divague general una noticia que lo ligue al boxeo tiene un tinte indolente difícil de digerir. Al menos para aquellos que siempre tomamos en serio su carrera deportiva.

Estos son otros tiempos para él. Los disfruta a pleno. Se lo ve rozagante, con muchos desayunos de pan y manteca y bastantes postres con dulce y crema. Lejos de los períodos de los espárragos insípidos y agua mineral que adornaban su heladera de campeón del mundo. Quizás esta vida de actor lo llevó a crear un argumento pugilístico: "La reaparición como medio pesado", para alimentar su próximo film. Y este fundamento es tan burdo que urge el cambio de guionista en modo inmediato.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.