La banda que estafaba a jubilados había comprado un departamento

Fue detenido otro sospechoso y recuperaron parte del dinero robado; incautaron más de US$130.000
Fue detenido otro sospechoso y recuperaron parte del dinero robado; incautaron más de US$130.000 Crédito: Policía Bonaerense
(0)
8 de agosto de 2018  

Cientos de miles de pesos y dólares, incluido el monto completo de un departamento que acababa de ser adquirido, un iPhone X y dos autos cero kilómetro supuestamente adquiridos con "plata sucia" fueron secuestrados al cabo de varios allanamientos en la causa contra los Cara de Nene, la banda de la zona norte del conurbano dedicada a estafar a jubilados con el "cuento del tío" que empezó a ser desbaratada la semana pasada por la policía bonaerense.

Según informaron voceros del Ministerio de Seguridad provincial, personal de la Jefatura Departamental Conurbano Norte, con la colaboración de personal de la SubDDI Tigre y del Comando de Patrullas, allanó un domicilio ubicado en Curupayti al 3100, de Tigre, donde vive un familiar de uno de los líderes de banda, alias Cuty. En el lugar fueron encontrados y secuestrados $340.000 y US$10.000 que el delincuente había escondido, además de un iPhone X utilizado por el acusado.

Durante la pesquisa se corroboró que Cuty había adquirido recientemente un departamento en avenida Perón al 1100; ante la presunción de que el origen del dinero eran las estafas reiteradas a adultos mayores, el vendedor anuló la operación y entregó a la policía los US$120.000 que le había dado el presunto líder de los Cara de Nene como pago del inmueble.

Precisaron los voceros que, a partir de las averiguaciones realizadas, los investigadores constataron que el padre de Cuty, de 57 años, era el encargado de darle un destino legal al dinero obtenido mediante las estafas a jubilados, que principalmente "blanqueaba" a través de la compra de autos 0 kilómetro. Los últimos vehículos adquiridos fueron un Toyota Corolla y un Ford Fiesta Kinetic.

Con la colaboración de personal de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), los detectives policiales llevaron adelante un trabajo de rastreo satelital y detuvieron al padre de Cuty cuando salía de una agencia de autos a bordo del Corolla.

Finalmente, la policía fue a Chingolo al 100, en el municipio bonaerense de Tigre, donde estaba guardado el Kinetic blanco. Ese es el domicilio del productor de seguros del padre de Cuty, quien dijo que solo le guardaba el automóvil a su cliente como un favor.

Según se explicó, el dinero recuperado quedó a disposición de la Justicia (interviene en el caso el fiscal de San Isidro Patricio Ferrari), que con el avance de la investigación procederá a devolver esos valores a las víctimas de las estafas, que afectaron principalmente a jubilados de la zona norte del conurbano.

La semana pasada, tras dos meses de investigación, brigadas de la policía bonaerense detuvieron a los dos presuntos líderes de la banda, identificados como Lucas R. y Franco T., de 19 y 26 años, respectivamente. Se presume que, al cabo de al menos 20 golpes, habían amasado un botín de varios millones de dólares que utilizaban para comprar vehículos, algunos de alta gama.

Una maniobra repetida

Los sospechosos se acercaban a los ancianos haciéndose pasar por amigos de sus nietos y diciéndoles que era necesario cambiar los billetes porque estos sería retirados de circulación en un breve plazo. Con esa estrategia, y gracias a sus buenos modales, se ganaban la confianza de sus víctimas y las acompañaban hasta las sucursales bancarias, les hacían sacar el dinero que atesoraban y se lo llevaban para concretar la estafa.

Con esta operatoria lograron, por ejemplo, robarle unos US$300.000 a un jubilado de Olivos.

Con el dinero, los delincuentes compraron un Mercedes-Benz Clase A, dos VW Amarok, dos Toyota Hilux, un Volkswagen Golf, un VW Up!, otra camioneta Toyota, un Peugeot 208, un Chevrolet Onix, un Toyota Etios y un cuatriciclo. También adquirieron al menos una propiedad en Tigre. El resto del dinero lo guardaron en una caja de seguridad de la sucursal Victoria del Banco Río, donde trabajaba uno de los cómplices de la banda, que también fue detenido.

Los sospechosos dejaron incluso pruebas de sus actos criminales en sus propios celulares, donde se encontraron imágenes de los detenidos mientras exhibían una gran cantidad de fajos de dólares y euros que habían sido robados a personas mayores que fueron sorprendidas por los estafadores.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.