El reto de Gustavo Bou: completar casilleros para el formulario de ídolo moderno

Gustavo Bou y una nueva etapa en Racing
Gustavo Bou y una nueva etapa en Racing Fuente: LA NACION - Crédito: JamMedia
Nicolás Zuberman
(0)
7 de agosto de 2018  • 23:59

Gustavo Bou es, para muchos, el jugador más determinante que tuvo Racing en el siglo XXI. Leído así puede parecer exagerado, aunque la afirmación tiene sustento: la Pantera jugó 100 partidos con la Academia y marcó 45 goles. Fue el goleador de la Copa Libertadores 2015, con ocho tantos, y el máximo artillero del equipo que fue campeón del torneo local en 2014. Además, Bou entró en el corazón académico porque fue determinante para construir victorias en los lugares donde el hincha más disfruta ganar: el estadio Libertadores de América y en la Bombonera.

El entrerriano, que también festejó ante San Lorenzo , sólo tiene un casillero vacío en el formulario ante los grandes: el de River , a quien enfrentó apenas dos veces y nunca le convirtió: no marcó en el 1-0 del torneo Transición 2014 ni tampoco cuando ingresó como suplente en el empate 0-0 del torneo siguiente. Justamente River, el rival de los 8os de final en la Libertadores 2018, fue la casa de Bou durante ocho años, entre los 14 y los 22.

La primera vez que llegó a Núñez fue por una prueba que duró tres días. Hubo ejercicios reducidos y algunas prácticas de fútbol. Bou, recuerda, hizo goles en todas. Se volvió a Concordia con una promesa liviana: después te avisamos. "Cuando en el barrio te dicen después te avisamos, es que no te llaman más: al menos zafé de tres días de escuela", recuerda que pensó. A los pocos meses, sin embargo, llegó una carta a su casa para que se instalara en la pensión del club. En el viaje lo acompañaron su papá José Wenceslao y su mamá María Amelia. En cuanto ellos se fueron, se largó a llorar. Se quería ir, pero no tenía teléfono ni plata. La depresión le duró doce horas: al otro día desayunó en la confitería del club y al entrar al vestuario le dieron la ropa para entrenarse. Ahí descubrió que ese era su sueño.

Para Bou, River fue su adolescencia y su juventud. Aunque no pudo ser su madurez: apenas convirtió tres goles en 32 partidos. Vivió alegrías como la vuelta olímpica con Diego Simeone como DT y también el descenso en 2011. "Nunca lo viví como una frustración. Cuando estaba en la pensión, muchos compañeros pensaban que si no se nos daba ahí, no se nos daba en ningún lado. Personalmente, yo traté de pensar que podía jugar en otro lado", dice la Pantera. A tal punto lo marcó el Millonario que vivía en la pensión cuando se enteró que su madre había fallecido. Viajó a Concordia por unos meses, pero regresó porque ese había sido el pedido de María. Con 15 años, confió en los psicólogos de River para poder cumplir con su mamá. Hoy, la recuerda en cada festejo y en un tatuaje: "Aunque mis ojos no te puedan ver, te puedo sentir, sé que estás aquí".

Pero el club de Núñez no sólo lo formó en lo afectivo. También en lo futbolístico. Matías Abelairas fue quien le puso Pantera, cuando recién lo promovieron para entrenarse con la primera y aún no había debutado. "Yo ya tenía 25 años, pero andaba mucho con los más chicos.Tenía buena relación. Lo veía a Gustavo con ese tranco, esa zancada larga. Y como es medio morochito un día le dije que era una pantera. Y a partir de ahí le quedó", cuenta el ex volante zurdo.

El goleador se apropió del apodo y le sirvió para crecer. "Él es un pibe muy humilde, pero también es canchero en el buen sentido. Y lo de Pantera le gusta, se agranda con eso", cuenta quienes lo conocen bien. El ídolo del goleador de Racing fue Javier Saviola . "Siempre usé el N°7 por él. Yo lo veía correr y sentía que si usaba ese número iba a correr más rápido", contó alguna vez. Sin embargo, cuando subió a primera no lo comparaban con él sino con Lucho González. "Es que tenía el corte del pelo con un flequillito y largo atrás. Era parecido a él. Como el Cholo Simeone lo ponía por derecha en el 4-2-3-1, los periodistas empezaron a decir que era como Lucho", recuerda Abelairas.

Desde que salió de Núñez en 2012 nunca volvió a usar la camiseta de River: peregrinó por Olimpo, Liga de Quito y Gimnasia y Esgrima La Plata hasta recalar en Racing. A partir de ahí, su historia es más conocida y alegre: su paso por la Academia fue a puro gol. Tras un año en Tijuana, de México, regresó a Avellaneda como el refuerzo estrella para este 2018 en el que el objetivo es la Copa Libertadores. A Bou le tocará reaparecer ante el club que lo formó. ¿Gritaría un gol?

"En este momento no puedo contestar eso. Estaría mintiendo. No se qué haría. Lo que más quiero es hacer un gol, pero soy un chico muy agradecido. River me formó y me dio la posibilidad de cumplir mi sueño", contó la semana pasada en un Facebook live ante la pregunta de un hincha. Si bien no convirtió en ninguno de los amistosos de pretemporada, la Pantera es la carta goleadora que tiene la Academia para esta llave de octavos de final que arrancará mañana. "Está más fino [físicamente]. Tiene tres kilos menos que cuando yo lo tuve en México. Tiene la ventaja de que se pone la camiseta y juega. Va a ser determinante", contó el técnico Eduardo Coudet . Con la N°7 en la espalda y una pantera tatuada, dispondrá de una buena oportunidad para llenar otro casillero en el formulario de ídolo.

Bou, Cristaldo y Arias, inscriptos en la lista de la Copa

Cinco modificaciones pueden realizar los equipos en la lista de buena fe de la Copa Libertadores en los 8os de final. Racing ya confirmó tres de esas plazas: Gustavo Bou, el arquero Gabriel Arias y el atacante Jonatan Cristaldo tienen un espacio en la nómina de 25 jugadores de la que dispondrá el Chacho Coudet. Las dos restantes serían para el chileno Marcelo Díaz, que se sumó procedente de Pumas, de México, y Guillermo Pol Fernández, que deslumbró en la campaña de Godoy Cruz en la Superliga. La Academia tiene tiempo hasta 14 horas antes de comenzar el partido con River (mañana, a las 19.30, en Avellaneda) para presentar la documentación para que los dos volantes que fueron anotados de manera provisoria sean habilitados por la Conmebol para la llave con los millonarios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?