Atlético Tucumán-Atlético Nacional: el Decano sorprendió de nuevo y se acerca a los cuartos de final

9 de agosto de 2018  • 21:40
Leandro Díaz marcó el primer gol, tras el error de Monetti Fuente: LA NACION Crédito: Fernando Font

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN - Atlético Tucumán dio un gran paso en busca de conseguir por primera vez el pase a cuartos de final. El equipo del "Jardín de la República" logró un gran triunfo por 2 a 0 sobre Atlético Nacional de Medellín, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Empujado por su gente, Atlético Tucumán salió con todo en busca del triunfo. Los primeros minutos jugó en campo contrario y a los 2' casi llega el primer gol, luego de un cabezazo cruzado de Guillermo Acosta que se fue muy cerca del palo. Cinco minutos más tarde, el Monumental "José Fierro" explotó cuando el arquero Fernando Monetti intentó salir jugando desde el borde del área, entregó mal un pase y le dejó la pelota servida a Leandro Díaz. El delantero no perdonó y marcó el 1 a 0.

El "Decano" no se conformó con estar arriba por la mínima diferencia y siguió buscando el arco rival. A los 22', el arquero de Atlético Nacional se reivindicó y le ahogó el grito de gol a Leandro Díaz. De a poco, los colombianos comenzaron a emparejar el juego, aunque nunca llegaron con peligro al área local, gracias al buen trabajo de la última línea de Atlético Tucumán.

En el complemento cambió el trámite del partido. El equipo "paisa" se adueñó del balón y fue en un busca del empate, aunque el "Deca" se cerró muy bien atrás. Agazapado, el conjunto de Ricardo Zielinski esperó el momento justo, que llegó a los 27'. San Román recuperó una pelota, inició el contragolpe y le puso un pase perfecto para Leandro Díaz. El remate del delantero pegó en el travesaño y el "Bebe" Acosta aprovechó el rebote para marcar, de cabeza, el 2 a 0. Sobre el final, Cristian Lucchetti le ahogó el grito de gol a Helibelton Palacios, para mantener su arco en cero y viajar con más chances a la revancha.

Atlético consiguió un gran triunfo y las 30.000 personas que colmaron el "José Fierro" armaron una verdadera fiesta. Está claro que estar entre los 16 mejores de Sudamérica ya es un orgullo, aunque ahora se ilusionan con que el equipo de sus amores escriba otra página gloriosa y de un pasito más hacia adelante el martes 28 de agosto en Medellín, cuando se juegue el desquite.