Glenn Close reveló cómo fue crecer en una secta

La actriz de Atracción fatal habló sobre una etapa desconocida de su vida Fuente: LA NACION Crédito: Grosby Group
8 de agosto de 2018  • 19:31

En una entrevista con el editor de People, Jess Cagle, Glenn Close recordó los años más dolorosos de su vida, mucho antes de convertirse en la actriz consagrada que es hoy, quien nos ha brindado papeles memorables en películas como Atracción fatal y Relaciones peligrosas. La intérprete aludió a cómo, de los 7 a los 22 años, formó parte de una secta obligada por su padre William, un médico que se mudó a Suiza para criar a sus hijos en un hotel que funcionaba como sede de un grupo religioso radical denominado MRA (Moral Re-Armament), un culto fundado en la década del 30 por el Reverendo Frank Buchman, cuyos cuatro principios eran la honestidad, la generosidad, la pureza y el amor.

Sin embargo, con el correr del tiempo, el grupo comenzó a mostrar otra cara, mucho más rígida y controladora, al punto de prohibirles a sus miembros realizar actividades normales y de decirles cómo debían vivir. "Entiendo que mi mamá permitía todo eso, pero porque con mi papá se sentían vulnerables y no sabían el daño que le iban a ocasionar a sus hijos", explicó la actriz. Cuando Buchman murió en 1961, la secta comenzó a extinguirse. "No fue fácil para mis padres hablar de eso, especialmente para mi papá, pero creo que construí mi carrera intentando comprender el comportamiento de la gente, y que hice lo mismo con ellos", contó Close, quien confesó que pasó mucho tiempo experimentando resentimiento hacia su padre.

"Me enojé mucho con él y le escribí una carta en la que fui muy honesta. Le dije que no merecía ser considerado nuestro padre. Fui muy dura. Se la leí a mi mamá y a mis hermanos y les dije que se la iba a enviar porque él era un narcisista. Al mismo tiempo era una persona brillante, pero tenía esa cuota de narcisismo (...) todos en la familia tuvimos que pasar por un proceso de perdón", concluyó la actriz de Damages.

TEMAS EN ESTA NOTA