El empresario Loson confesó y es el quinto arrepentido, pero ahora el fiscal exige más precisiones

Armando Loson
Armando Loson Fuente: Archivo - Crédito: Ignacio Sánchez
El presidente de la generadora Albanesi se sumó a los que admiten pagos ilegales; en el Grupo Roggio analizan una estrategia para presentarse
Diego Cabot
(0)
9 de agosto de 2018  

Los pasillos de Comodoro Py son un torbellino. Hoy hubo varios movimientos en torno a la causa de los cuadernos . Por un lado, siguieron las negociaciones con algunos imputados para lograr el acuerdo y confesar haber pagado coimas. Por el otro, se sumaron varios pedidos al juez Claudio Bonadio para ir por una segunda etapa de medidas probatorias.

Armando Loson, presidente de la generadora Albanesi, esperó al fiscal Carlos Stornelli en la fiscalía hasta tarde. Y finalmente acordó declarar que efectivamente pagó coimas a exfuncionarios kirchneristas. Se convirtió así en el quinto ejecutivo arrepentido entre los imputados en el caso de los cuadernos. Y podría conseguir así la libertad mientras continúa el proceso.

Pero la mayor novedad por estas horas es que al fiscal ya no le alcanza con cualquier confesión. Ahora, para ganar el ticket que asegura el proceso en libertad deberán contar algo más, algún dato nuevo que ayude a la Justicia a desentrañar la cadena de procesos que terminaban en el pago final.

El empresario Loson es el quinto arrepentido

6:01
Video

La figura del arrepentido requiere aportar datos nuevos. Los primeros eslabones de la cadena ya están relatados, por lo tanto, el esfuerzo debe ser mayor.

En las últimas horas, Stornelli rechazó algunas ofertas de empresarios que le propusieron contar lo que ya sabe. El fiscal subió el precio: ahora quiere más. Un emisario de Emepa, la empresa de Gabriel Romero que tiene detenido a Rodolfo Poblete, su director de relaciones institucionales, volvió con la cabeza gacha de los tribunales de Retiro. No llegó al mínimo que ahora pide el fiscal.

Durante toda la tarde, además, cerca de Comodoro Py, en las oficinas que tiene el Grupo Roggio en la zona de Catalinas, también se trazó la estrategia para evitar males mayores. La causa involucra directamente a Aldo Roggio, el número uno de la histórica familia de constructores. Un grupo de abogados y varios integrantes del directorio también buscaron darle forma a una estrategia. Según lo que trascendió, emisarios de la Justicia le hicieron saber que la única forma de aceptarlo como imputado colaborador, la figura que no lo exculpa de la pena, pero que le asegura el proceso en libertad, es que describa toda la operatoria de la obra pública.

Para Roggio, no es una decisión fácil. Sucede que, desde hace muchos años, el constructor es uno de los hombres fuertes de la Cámara Argentina de la Construcción. Señalar cómo era la adjudicación y el retorno probablemente termine por involucrar a viejos compañeros de ruta. Hoy, además, el fiscal le acercó algunos pedidos más al juez Claudio Bonadio. Varios allanamientos podrían iniciarse en las próximas horas, además de que también se podría conocer otra detención.

Electroingeniería

Gerardo Ferreyra es socio de Electroingeniería. La firma fue creada por Osvaldo Acosta, un santiagueño nacido en Añatuya. Este empresario fue el que le dio paso a su viejo amigo Ferreyra, se habían conocido en la Facultad de Ingeniería de Córdoba, cuando este fue liberado en 1984, tras ocho años de cárcel.

Varias veces, Osvaldo Acosta aclaró que Ferreyra tiene un porcentaje menor de la compañía y que la mayoría accionaria está en poder del santiagueño.

La Justicia tomó nota de esas declaraciones públicas y probablemente haya novedades. No son pocos los allegados a la causa que no descartan que aquellos viejos amigos vuelvan a encontrarse, pero esta vez, detenidos.

Además, Jorge Neira, el gerente comercial de la empresa, también está en prisión.

La detención de dos de los tres ejecutivos de la compañía de origen cordobés plantea un enorme dilema para el Gobierno.

La firma tiene a su cargo uno de los contratos más importantes de obra pública que están en ejecución. Junto con la china Gezhouba, tienen a su cargo la construcción de las dos represas patagónicas sobre el río Santa Cruz, Cóndor Cliff y La Barrancosa.

Hubo, además, alguna gestión de Ferreyra para tantear a la fiscalía. Por ahora, todo quedó ahí.

Habrá alguna consulta con Ricardo Gil Lavedra, el abogado de la empresa china, como para revisar la estrategia, y sobre todo las consecuencias de cada una de las posturas que se tomen.

El directivo del Grupo Pescarmona Francisco Valenti también sigue detenido. El hombre reconoció que se hospedaba en el hotel de Esmeralda casi Libertador.

Pero negó que haya pagado coimas en los encuentros que el remisero detalla en los cuadernos.

El juez prefirió que siga preso y ahora será la cámara la que decidirá.Justamente, el tribunal de alzada es uno de los lugares que los abogados defensores miran con cuidado. Nadie dice nada, pero en Comodoro Py sobrevuela la idea de que los jueces están muy conformes con la investigación, al menos por ahora.

Pocos confían que habrá una postura distinta cuando las apelaciones lleguen a la cámara. De ahí que quienes no confiesan sus pecados imaginan varios meses presos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.