Los cruces más calientes en un debate aplacado y sin sorpresas

Michetti se enojó con Naidenoff y lo insultó; generó una fuerte controversia una referencia del senador Urtubey a la violación Fuente: LA NACION Crédito: Fabián Marelli
9 de agosto de 2018  • 00:12

Hasta la recta final, la discusión sobre la legalización del aborto tuvo unos pocos chispazos de intensidad, en un debate aplacado por una votación definida incluso antes del inicio de la sesión. El cruce más fuerte lo protagonizaron la vicepresidenta Gabriela Michetti y el jefe de los senadores de Cambiemos , el radical Luis Naidenoff .

Fue después de varias horas de discursos con pocas bancas ocupadas. A diferencia de lo que pasó en la Cámara de Diputados , solo tres senadores acudieron con pañuelos verdes, símbolo de la lucha a favor de la reforma: la entrerriana Sigrid Kunath (Bloque Justicialista), la pampeana Norma Durango (PJ) y Fernando "Pino" Solanas . El bando celeste optó por referencias menos directas: una bufanda por acá, una blusa por allá.

Aborto: los insultos de Gabriela Michetti con el micrófono abierto

1:20

Con el objetivo de acortar el debate, la vicepresidenta Gabriela Michetti , firme detractora de la legalización, pidió que se respetara el tiempo máximo de 10 minutos por orador, acordado en la reunión de Labor Parlamentaria. Pasadas las 20, hizo una advertencia a los senadores: dijo que el Ministerio de Seguridad había solicitado votar antes de las 22. Detalló que después de esa hora habría menos efectivos para custodiar las manifestaciones que rodeaban el Congreso.

La vicepresidenta se puso firme ante la intervención, de más de 16 minutos, de la mendocina Pamela Verasay, una de las pocas radicales que apoyan la reforma. Naidenoff salió en defensa de la senadora. "Creo que con todos los senadores hubo flexibilidad para el cierre", argumentó.

Pino Solanas y el reclamo a Michetti por prohibirle la entrada a Nora Cortiñas - Fuente: Senado TV

2:37

"Ya lo cumplimos al tiempo, senador. Me toca conducir a mí no a usted", lo cruzó Michetti, enojada. "¡Usted conduzca, pero deje cerrar!", cantó retruco Naidenoff. "Usted no tiene que conducir la sesión. No tiene que decir cuando termina alguien y cuando sigue alguien. Lo tengo que decir yo", insistió la vicepresidenta, y optó por darle la palabra a la senadora Cristina Fiore. Fuera de micrófono, se quejó de la intervención de Naidenoff: "¡Es un pelotudo! ¡No rompa las pelotas!". El senador optó por no responder.

El otro cruce se generó a partir de una frase del senador Rodolfo Urtubey (BJ-Salta) sobre los abortos en casos de violación. "Hay algunos casos en los que la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que a veces es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador, donde no se puede hablar de violencia pero tampoco de consentimiento", dijo.

La reacción fue inmediata entre los promotores de la legalización. "Este ya no es siquiera senador percha. Es senador perverso", lo castigó la escritora Claudia Piñeiro , vía Twitter. El rechazo pronto se convirtió en escándalo, pese a los intentos del senador por explicar sus palabras.

Aborto: Esteban Bullrich se queja por el poco tiempo que se le dio a su exposición

0:38

"No podemos dejar pasar que haya la mínima duda. Todos los presentes estimamos que si es una violación, es violenta. Es algo que se cae de maduro", lo cruzó Anabel Fernández Sagasti (FPV). "Nos estamos retrasando tanto en el tiempo sin pensar en las consecuencias que pueden tener estas palabras", agregó.

Como el senador por Salta no estaba presente salió en su defensa Federico Pinedo . "El senador dijo exactamente lo contrario de lo que se le quiere hacer decir", expresó. No fue suficiente. Más tarde, Urtubey volvió al recinto para hacer un descargo. "Afirmé que toda forma de violación debe ser considerada aborto no punible. Incluso los casos en que no hubiera forzamiento. De ningún modo quise acotar el concepto de violación", dijo.

Federico Pinedo: "No se le puede decir a alguien que vive que no tiene vida"

1:51

Otra intervención que quebró la monotonía fue la de la presidenta de la Banca de la Mujer, la catamarqueña Inés Blas, en contra de la legalización. "Desde mi condición de militante siempre trabajé en defensa de los derechos de la mujer, y lo seguiré haciendo. Sin embargo, y a efectos de despojarme de las presiones que intentan ejercer para que cambie el sentido mi voto, pongo a disposición mi renuncia a la comisión", dijo.