Se enrareció el clima financiero y ayudó al dólar a retomar impulso

La divisa se encareció 1%, en una rueda en la que el riesgo país trepó a 620 puntos y llegó a niveles máximos en tres años
La divisa se encareció 1%, en una rueda en la que el riesgo país trepó a 620 puntos y llegó a niveles máximos en tres años Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Javier Blanco
(0)
9 de agosto de 2018  

El clima financiero volvió a enrarecerse ayer, algo que quedó reflejado en otra generalizada caída de los bonos (de la que deriva una suba del 3% en el riesgo país, que lo hizo subir hasta los 610 puntos y regresar a niveles de 2015); un nuevo derrape de la Bolsa, que perdió otro 4%, y un rebrote de la demanda de dólares que hizo devaluar 1% el peso frente a esa divisa pese a que las tasas de interés para tratar de convencer a los inversores de que mantengan posiciones en moneda local se mantienen elevadas.

Los operadores y analistas juzgan este renovado castigo al "riesgo argentino" en general como una derivación de los cuadernos de las coimas y del avance que tienen causas judiciales desnudando la telaraña de corrupción que mezcla a exfuncionarios y empresas privadas, dada las implicancias que podrían tener.

Pero recuerdan, a la vez, que se parte de una creciente desconfianza "respecto de la capacidad que tendrá el Gobierno para ir refinanciando la deuda que le va venciendo, en momentos en que tiene los mercados externos cerrados y el peso de la deuda y la carga de intereses se hacen sentir", observa Santiago López Alfaro, analista de Delphos Investment, ahora que se tiene plena conciencia de que lo aportado por el FMI "ayuda mucho, pero no alcanza".

En ese sentido se teme que el bajo nivel de renovación que logró el Gobierno ayer de una deuda asumida en Letes (ver aparte) incremente la aversión toda vez que no se desconoce que el plan financiero contenido en el acuerdo con el FMI considera esta deuda como totalmente refinanciable o, en el peor de los casos, 75% renovable "y ayer apenas lograron un roll-over del 51,5%", insistió.

"Fue un día horrible para todo lo argentino en el mercado, por las implicancias que los casos de corrupción y sus posibles derivaciones en acciones de clase contra las cotizantes", observó en su reporte INTL FCStone en alusión a una versión que indicaba que se estaría por presentar una demanda contra el Banco Macro en tribunales de Nueva York, que hizo caer 8,2% su papel en Wall Street.

El balance de la jornada no hizo más que agravar la inquietud que se había generado en los últimos días, al volver a deteriorarse algunas variables financieras. Es que al golpe que reciben las valuaciones de las empresas cuyos ejecutivos o planes de inversión y negocios se ven afectados por las causas judiciales (energéticas, constructoras y algunos bancos) y la renovada aversión al riesgo local, que hace que el rendimiento de los títulos de la deuda ya supere el 9,6% en algunos casos, se agregó la escalada del dólar.

"Lo que se ve es que muchos inversores optaron por esperar a ver cómo se desarrolla la causa de los cuadernos fuera de los activos argentinos. No fue un buen día para los bonos, las acciones y las monedas emergentes en general por la renovada escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China; pero aquí encuentran un incentivo extra para bajar exposición ya que no se conoce qué empresas o funcionarios pueden terminar involucrados", evaluó Nery Persichini, gerente de inversiones de GMA Capital.

Pero el dato distintivo de la rueda de ayer fue el impulso que retomó la demanda de dólares, que venía adormecida y al no encontrar respuesta similar de la oferta derivó en un salto de 29 centavos en el precio del dólar al público (trepó de $28,03 a 28,32) y de 26 centavos en el tipo de cambio comercial, que pasó de $27,39 a 27,65. "En una rueda con mayor volumen negociado, la divisa mostró una importante reacción que la llevó al nivel de precio más alto desde el 20 de julio pasado", indicó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

"La sensación es que los inversores tomaron nota de que la política económica no puede darse espacio para volver a otra etapa de atraso cambiario por el elevado desequilibrio externo y el cierre de fuentes de financiamiento", interpretó el analista Gustavo Ber, que relacionó los renovados ruidos con el aumento del 27% que mostró el volumen operado al crecer de US$491,7 millones a 628,9 millones.

Trepó al 5% la tasa de las Letes

El Gobierno tomó US$430 millones del mercado local con la reapertura de una letra del Tesoro (LETE) a vencer en 182 días, aunque para lograrlo debió convalidar una tasa del 4,99%, 124 puntos superior a la del 3,75% que había pactado hace 15 días. Hacienda informó que recibió órdenes de compra por US$532 millones, de los que se adjudicó US$430 millones "a un precio de corte de US$975,70 por cada US$1000 nominales", del que surge la tasa antes mencionada. Y destacó que emitió "el monto máximo autorizado para la licitación", aclaración con la que buscó desalentar interpretaciones inquietantes, dado que el vencimiento que enfrentaba era de US$800 millones. Aun así, la subasta dejó nervios en el mercado, que conoce que el acuerdo con el FMI parte de considerar esta deuda como totalmente refinanciable y, desde hace algunos meses, eso no se logra. "El resultado es inquietante considerando que hubo fuerte incentivo para suscribir en pesos ya que el cambio para hacerlo se fijó en $27,27", indico el economista Alejandro Bonavita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?