La residencia de verano del Papa abrirá sus puertas para un congreso contra el ciberbullying

El palacio papal de Castel Gandolfo
El palacio papal de Castel Gandolfo Fuente: Archivo
Silvia Pisani
(0)
9 de agosto de 2018  • 08:40

MADRID.- Decidido en su cruzada personal contra el ciberbullying, el papa Francisco decidió convertir a la residencia veraniega de Castel Gandolfo -un palacio del siglo XVII- en trinchera internacional contra esa práctica de acoso a través de las redes sociales.

"Ya está todo en marcha. Ponen el palacio entero a nuestra disposición", confirmó a LA NACION José María del Corral, director de Scholas Ocurrentes, la organización internacional para la educación creada por Jorge Bergoglio hace más de dos décadas.

Como un brazo de su tarea pastoral, la entidad asumió la tarea de organizar el Primer Congreso Internacional contra el Ciberbullying que, por decisión del pontífice, será hospedado por el Vaticano .

Entre el 8 y el 10 de noviembre, los mismos pasillos que durante siglos acogieron el descanso y la oración de quienes ocupaban el Trono de Pedro serán utilizados ahora por adolescentes, profesores, padres de familia y expertos en un llamado internacional contra el acoso cibernético.

Será así un nuevo e impensado destino para el castillo donde primero buscó refugio Benedicto XVI luego de su renuncia al papado, en 2013 y donde, hace ahora 40 años, falleció Pablo VI.

El palacio papal de Castel Gandolfo
El palacio papal de Castel Gandolfo Fuente: Archivo

Nuevo destino

A diferencia de sus predecesores, Bergoglio no usó jamás esa residencia ni sus famosos jardines para beneficio personal. Él pasa el verano en la calurosa Roma, en la habitación que ocupa en la residencia hotel Santa Marta.

Hace un par de años decidió convertir a Castel Gandolfo en una suerte de museo. A cambio de una entrada de 16 euros, el público puede recorrer los jardines y unas cuantas dependencias del palacio, incluidos uno de sus dormitorios.

Ahora, lo vuelve a ceder como sede de este inédito encuentro internacional contra el acoso a través de las redes sociales.

"El Papa sabe muy bien que esa práctica es una tortura para muchos adolescentes. Un drama que ha terminado en suicidio en muchos casos y por eso lo último que hace es ignorarlo", dijo Del Corral.

Habrá jóvenes argentinos entre los asistentes y también de España, donde el directivo recogió el respaldo del episcopado local. "El Papa estará presente a través de un mensaje por videoconferencia", dijo.

"Con su capacidad para entender los problemas a futuro y el testimonio que escuchó de numerosas victimas, él sabe muy bien lo que puede llegar a sufrir un adolescente por ese maltrato. Por eso está tan comprometido en su campaña para que los jóvenes se aparten de esa práctica", añadió.

Entre los testimonios que se escucharán figura el de padres de familia que perdieron a sus hijos, empujados al suicidio por el acostó cibernético; o el de adolescentes que lo sufrieron al extremo de pasar años en aislamiento, sin un solo amigo.

A poco más de 25 kilómetros de Roma, con 9000 habitantes y varios puestos para el acceso libre de internet en sus plazas centenarias, Castel Gandolfo se convertirá así en enclave contra uno de los peligros mas flagrantes de la red.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.