La Plata: cayó una banda narco por un video del "capo" bailando bajo una lluvia de billetes

Crédito: Policía Bonaerense
(0)
9 de agosto de 2018  • 13:42

Un video de 2.25 minutos, que comenzó a circular por grupos de WhatsApp, en los que se a un hombre bailando reggaeton sin remera y bajo una lluvia de billetes, derivó en el desbaratamiento de la banda .

Según informaron desde el Ministerio de Seguridad bonaerense a LA NACIÓN, la pesquisa demandó más de un año y estuvo a cargo de la Delegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de La Plata .

Entre el lunes a la noche y el martes a la madrugada se realizaron cinco allanamientos, dispuestos por la Justicia. Primero, en tres viviendas y un comercio del barrio "Palihue", en inmediaciones de las calles 99 y 122, en el sur de la capital bonaerense. El quinto procedimiento fue realizado en una casaquinta situada en calle 641 y ruta 11, a la que su propietario, el jefe narco que todavía está prófugo, llamó "La Hermosura". Allí, se presume, se grabó el video.

Los imputados serían los encargados de proveer diferentes lugares de venta al menudeo de cocaína y marihuana en La Plata, Berisso y Ensenada, según detallaron los investigadores.

Una pelea por la distribución

Además del video, la investigación avanzó gracias a una denuncia telefónica recibida por el 911. Tras las investigaciones preliminares se llegó a la conclusión de que había una disputa por la distribución ilegal de drogas entre Mauro Núñez (el protagonista del video viral) y quien en un principio fue su socio, Matías Biscay, conocido con los apodos de "Pincho" o "El jefe", que es delegado de la Uocra y ya fue detenido.

Aparentemente, la disputa entre ambos por el comando del negocio quebró la sociedad. No se descarta, incluso, la posibilidad de que el llamado al 911 hubiese sido realizado por alguno de los dos para quitar al otro del medio. Del mismo modo, tampoco se descarta que la viralización del video de Núñez en la casaquinta, bajo la lluvia de billetes, haya sido una venganza proveniente de los allegados de su antiguo socio.

Para mantener su negocio, los narcos contaban con "soldados" (jóvenes que hacen de "campana" a cambio de dinero o droga) en las esquinas del vecindario; ellos daban inmediato aviso sobre la presencia de cualquier persona desconocida que entrara en el barrio, tanto a pie como en un vehículo, y que resultara "sospechosa" de ser policía. Tanto es así que cuando veían un patrullero recorriendo la zona echaban a los compradores hasta que el móvil continuaba su recorrido y se perdía de vista.

Los investigadores dijeron que, como fachada, Núñez había montado un autoservicio que era atendido por su hija, Maura Lucila Ariana Núñez, que también fue detenida. Los "soldados" custodiaban la venta de drogas en el lugar, en tanto que "Pincho" tenía su centro de distribución a escasos metros del lugar. La tensión entre ambos bandos era origen de múltiples disputas y grescas callejeras entre ellos.

Para evitar los cruces directos con su exsocio, Núñez se había mudado a la casaquinta allanada, de donde los detectives policiales secuestraron varios autos último modelo, computadoras, discos rígidos, memorias y teléfonos celulares.

Del operativo policial para desarticular a la organización criminal participaron más de 150 efectivos de los grupos Halcón y GAD, y de la jefatura Departamental, la Caballería y la Infantería de La Plata. A la hora del procedimiento, "soldados" de la banda y familiares de los sospechosos intentaron ahuyentar al personal policial arrojándoles piedras y palos, al tiempo que intentaban, infructuosamente, evitar la detención de "Pincho"; también se escucharon detonaciones de eventuales disparos con objetivo intimidatorio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.