Cuadernos de las coimas: Carlos Wagner declara mañana como arrepentido y buscará llegar a un acuerdo

Carlos Wagner, estuvo prófugo un día y hace una semana está detenido
Carlos Wagner, estuvo prófugo un día y hace una semana está detenido Fuente: Archivo
(0)
9 de agosto de 2018  • 13:41

La investigación de los cuadernos de las coimas continúa y mañana otro de los imputados podrá convertirse en arrepentido. El empresario Carlos Wagner declarará el viernes en la Justicia y buscará llegar a un acuerdo para quedar en libertad.

Wagner intentará seguir el camino de Héctor Alberto Zabaleta, el exdirectivo de Techint mencionado por el chofer Oscar Centeno en sus cuadernos, que acordó el último miercoles colaborar con la Justicia en la causa que investiga la trama de coimas a exfuncionarios del kirchnerismo, se convirtió así en el cuarto empresario arrepentido y quedó en libertad.

El mandamás de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), de 76 años, fue detenido la semana pasada, luego de ser buscado por la Justicia. El empresario no se encontraba en Buenos Aires cuando se libró la orden de detención.

La policía irrumpió en su departamento de Juana Manso 451, en Puerto Madero, con la ayuda de los bomberos. La puerta blindada estaba cerrada y nadie respondía en el interior. Según publicó este medio, el inmueble estaba casi vacío y solo se encontraron obras de arte de gran valor. Primero, su defensa pidió una eximición de prisión, pero después el empresario decidió entregarse.

En un comienzo, se había negado a declarar. Argumentó que no tuvo tiempo para conocer la causa y su abogado pidió su excarcelación. Pero ahora busca colaborar con la Justicia y mañana se decidirá si lo que aporta sirve para la causa y se le concede la libertad.

Empresario "favorito" de Cristina Kirchner , Wagner ganó obras millonarias con la constructora Esuco. Es investigado en la causa de las obras de AySA en el marco del Lava Jato, donde se lo señaló como facilitador de negocios entre la constructora Odebrecht y el equipo del exministro Julio De Vido .

Una de sus apariciones en los cuadernos

Una de las páginas en las que se habla de Wagner
Una de las páginas en las que se habla de Wagner Fuente: LA NACION

22 DE SEPTIEMBRE DE 2010. Carlos Wagner entregó más de 3 millones de dólares, según escribió Oscar Centeno , el chofer de Roberto Baratta . El conductor del Toyota Corolla detalló que, tras retirar en diferentes lugares un bolso con US$800.000 y otro con US$ 1,5 millones, fueron hasta el departamento de su jefe para repartir la "comisión" que le correspondía a Baratta, Hernán Gómez, Walter Fagyas, Ezequiel García y el propio Julio De Vido. Pero faltaba un bolso más que el propio extitular de la Cámara Argentina de la Construcción llevó.

"Llegó a las 18.05 en un Honda Accord con otras dos personas. Nelson le indicó la dirección. Llevaban también un bolso con dinero, aproximadamente, 1.000.000 [un millón de dólares]. Al término de media hora, Wagner se fue", escribió Centeno. No sería la única vez que el nombre de Wagner, uno de los últimos detenidos, aparecería en los registros y siempre con bolsos con dinero en moneda norteamericana. Su presidencia al frente de las constructoras (entre 2004 y 2012) le permitió a su empresa, Esuco, conseguir suntuosos contratos de obra pública que sumaban más de 6900 millones de dólares. Esuco fue rankeada como la séptima más beneficiada por la adjudicación de contratos de obra pública en el año 2015, según datos del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido.

A Wagner, la detención no lo tomó por sorpresa. Ya había estado en la mira de la Justicia por otros casos resonantes, como la ruta del dinero K, Odebrecht y los Panama Papers. A través de Esuco, formó parte de la reconstrucción del Centro Cultural Kirchner y la base china en Neuquén. Además, creó uniones transitorias con Iecsa, del primo de Mauricio Macri, y Austral Construcciones, de Lázaro Báez, para participar de la construcción de las represas Kirchner y Cepernic en Santa Cruz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.