Suscriptor digital

Séptimo Día: el regreso de un gigante al ritmo de Soda Stereo

Validación del nuevo espacio, en Mar del Plata, ciudad a la que el Cirque du Soleil y Séptimo Día arribaron por primera vez
Validación del nuevo espacio, en Mar del Plata, ciudad a la que el Cirque du Soleil y Séptimo Día arribaron por primera vez Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Darío Palavecino
(0)
17 de agosto de 2018  

MAR DEL PLATA. Una batería de pinceles, polvos y pinturas se reparten y repiten sobre las mesas en línea, a disposición de cada uno de los que se alinean sentados y enfrentados a espejos individuales, bien iluminados y cada cual con foto de frente y ambos perfiles como para que no haya margen de error del diseño de maquillaje que, casi un año y medio después del debut, podrían lograr de memoria y casi a ojos cerrados.

Backstage de Cirque du Solei, Séptimo día

00:35
Video

En ese vestuario de estadio , convertido ahora en camarín de hombres, es tiempo de silencio y concentración. Uno, ruso y acróbata, escucha música y ya casi termina con esa base color piel que se reparte a brocha sobre el pecho. Otro, francés y de sonrisa fácil, se da últimos toques de blanco en los pómulos mientras de reojo sigue una serie desde una tablet.

Falta media hora para dar pista y por los pasillos del polideportivo Islas Malvinas los técnicos apresuran el paso mientras en el comedor, de catering variado y abundante, van por un último bocado los artistas que ya están con vestuario de show. El público empieza a colmar las tribunas y tres protagonistas, con sus pelucas y vestuarios, listos para salir a escena, sonríen, dan notas y se prestan a fotos sobre la alfombra roja que acompaña este debut marplatense.

Kilian Mongey, acróbata francés durante su preparación tomando mate. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Kilian Mongey, acróbata francés durante su preparación tomando mate. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Puntual, cuando los primeros aplausos de la platea dejaban escapar ansiedad, las luces se apagan, la voz oficial da la bienvenida y hasta sugiere a espectadores prescindir de teléfonos celulares. "Grábalo con tus ojos, con tus oídos y guárdalo en tu corazón", recomienda.

Entonces arranca una función más de "Sép7imo Día- No descansaré", producto de un trabajo que se gestó por octubre de 2016 y se coronó más de cinco meses después con el estreno en el Luna Park, al que en pocos días más volverá esta aplaudida propuesta de Cirque du Solei l para cerrar una gira que ya paseó su éxito por Latinoamérica y Estados Unidos. Y que redondea con un recorrido de cabotaje con paso cumplido por Córdoba y próxima parada en Rosario, escala previa al broche capitalino.

Acróbata preparándose para la validación del espacio. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Acróbata preparándose para la validación del espacio. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Una espectacular puesta que, más allá de las casi 200 presentaciones acumuladas, requiere detrás de escena y cada día un volumen de disciplina y profesionalismo con tanto despliegue y margen mínimo de error como los que dominan ese programa repleto de música, destreza, saltos mortales y creatividad.

Son 36 artistas de 14 nacionalidades distintas repartidos en esa hora y media que, como eje, tiene este homenaje a la banda Soda Stéreo. El staff original se duplica cuando hay preparativos. Para el armado en cada destino son hasta 150 personas las que andan bajo un mismo techo. En este caso un estadio instalado; pero en otros -como ocurrirá en Rosario- con una estructura tipo hangar que Cirque Du Soleil lleva consigo, a medida de su espectáculo.

Acróbata preparándose para la validación del espacio. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Acróbata preparándose para la validación del espacio. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

"A Mar del Plata se trajeron 23 contenedores con 60 toneladas de equipos", cuenta a La Nación la publicista del show, Agostina Obbeid, guía también en esta recorrida especial por el backstage de "Sép7imo Día- No descansaré".

El esfuerzo de montaje vale la pena. La programación del espectáculo, acercado por la local NA Producciones, sacó a la venta entradas para viernes a domingo. El sold out no tardó en asomar. Por eso se agregaron funciones y fechas. En total pasarán unos 30000 espectadores en seis días. "Triplica en inversión cualquier otra propuesta", confirma a La Nación el productor marplatense Pablo Baldini. ¿El costo de su apuesta? Casi un millón de dólares.

Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata.Polideportivo de Mar del Plata
Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata.Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

La compañía, compuesta por 85 personas, tiene trabajo redoblado cada inicio en nueva sede. Armar primero, ajustar luego. El sonido es prioridad y también un desafío en el polideportivo marplatense, muy complejo en acústica. Tanto como para que Adrián Taverna, coproductor musical, venga en persona para chequear máxima calidad. Y, como pocas veces o tal vez como nunca, el Islas Malvinas suena de maravillas.

La previa en pista es un popurrí. Un lado B del show que combina concentración y buen humor. Sobre la semi esfera que es parte del escenario se ensaya banquine, disciplina dominada por mayoría de rusos y ucranianos. Mucha fuerza de piernas y manos. Saltos y coordinación. Minutos después es turno de más destreza desde el eje de la rueda acrobática, que tiene casi seis metros de diámetro. Los rodean nuevos "Ángeles eléctricos", incorporados en cada ciudad. Iluminados por leds orientarán al público del Zoom Zone, a nivel de campo y casi entre los artistas.

Pelucas que son peinadas todos los días. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Pelucas que son peinadas todos los días. Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Luego el escenario toma forma de guitarra para que por lo que sería su mástil corran, piquen, giren y multipliquen mortales a velocidad notable los mejores cultores de tumbling. "Es increíble ser parte de Cirque du Soleil, ya lo soñaba cuando competía en gimnasia artística", reconoce Nico Busso, uno de los argentinos seleccionados vía casting.

En un rincón, dentro de una suerte de gran pecera, primero va de aquí para allá un pequeño robot limpiafondos y enseguida llama la atención un par de piernas suspendidas sobre un tubo de poliuretano. Le pertenecen a Derek Broussard, que con ayuno de casi cinco horas ya empieza preparar su organismo para la participación en su especialidad: apnea. "Los escuché que estaban del otro lado del cristal", dirá luego, ya listo para sumergirse y transcurrir casi cinco minutos de show sin salir a superficie.

Mientras en campo hay ensayo general de cuadro, el resto ocupa su tiempo con libertad. Son ocho horas de espera hasta la función que destinan a entrenamientos individuales, para lo cual se les monta un gimnasio. También atención médica, con dos kinesiólogos full time. Y descanso, también, para el que no hay obstáculos. Se duerme por igual sobre cajas de equipos de sonido o colchonetas, al lado de compañeros en plena elongación.

El Séptimo Dia. Gimnasio. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del
El Séptimo Dia. Gimnasio. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

El comedor está disponible siempre. Hay matambre arrollado, puré de calabazas, caya chilena y tartas; dos sopas, variedad de jugos, fiambres, frutas y también opciones para veganos. Totó Castiñeiras, el clown del espectáculo, llega allí para la merienda. "Claro que esta escala especial porque juego de local", admite este marplatense que hace tiempo es parte de espectáculos del Cirque du Soleil. Asegura que estar en estas compañías de máximo nivel "es como jugar un Mundial".

En vestuario trabajan a destajo para dejar listas las prendas de todos. "Todo es de excelente calidad por lo que hay mucho por preparar y no mucho para reparar", explica Romi Azzigotti, una de las responsables del área donde hay cuatro juegos iguales por cada prenda que tienen -como casi todo- origen y okay en Montreal, cuna de este circo. Muy cerca, Fede Brú se encarga de las coloridas pelucas, protagonistas estelares de la puesta. "Son 28, hay que peinarlas todos los días", confirma mientras completa la tarea que más tiempo le lleva previo a cada función: preparar la trenza de Zendra Tabasco, que un rato después colgará a casi ocho metros de altura solo sostenida por sus cabellos.

Vestuario con la leyenda Soda Stereo o referencias en le diseño.Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Vestuario con la leyenda Soda Stereo o referencias en le diseño.Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

En el camarín de las chicas es todo silencio. Los primeros tres meses, a la par del entrenamiento, todos los artistas tomaron clases de auto maquillaje. Con sus enormes pestañas llama la atención Vira, la ucraniana que hace arte con arena que, apenas un rato antes, terminan de colar y secar Lucía Florio y Guadalupe Pultera, que ya tuvieron paso por el teatro Colón capitalino y tienen a su cargo alistar la utilería del show.

Ya casi está todo listo. Hay que salir a escena y el camarín de acróbatas se distingue Kilian Mongey, el francés que aquí parece sentirse como en casa. "Aprendió todo de Argentina", susurra un miembro local de la compañía. Hasta adoptó el mate, que lleva junto con un termo que es parte del merchandising del Cirque du Soleil. "Hoy no hay yerba", dice ante las presencias femeninas. Un guiño de picardía en una compañía que, abrazada a parte del rock argentino y después de 20 meses de trabajo continuo, más allá de banderas e idiomas, aquí se siente como en casa.

Acróbatas preparándose previo a la función. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Acróbatas preparándose previo a la función. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Acróbatas preparándose previo a la función. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Acróbatas preparándose previo a la función. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Ejercicio de adaptación de pulmones para la apnea que realiza en un numero este artista Derek Broussard de Hawai. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Ejercicio de adaptación de pulmones para la apnea que realiza en un numero este artista Derek Broussard de Hawai. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Florencia, artista argentina. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Florencia, artista argentina. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Zendra Tabasco, que un rato después colgara a casi ocho metros de altura solo sostenida por sus cabellos. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Zendra Tabasco, que un rato después colgara a casi ocho metros de altura solo sostenida por sus cabellos. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Vira, la ucraniana que hace arte con arena. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Vira, la ucraniana que hace arte con arena. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Los artistas se auto maquillan. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Los artistas se auto maquillan. Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Totó Castiñeiras, el clown del espectáculo que es argentino. El Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Totó Castiñeiras, el clown del espectáculo que es argentino. El Séptimo Dia. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata
Séptimo Día. Cirque Du Soleil. Polideportivo de Mar del Plata Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?