Suscriptor digital

El éxito de Luis Miguel, la serie dispara un nuevo boom del bolero

Luis Miguel, nuevamente eje de un gran momento para la canción romántica
Luis Miguel, nuevamente eje de un gran momento para la canción romántica Fuente: Archivo
Sebastián Ramos
Mariano Wullich
(0)
10 de agosto de 2018  

¿De dónde viene esa cadencia romántica, algo empalagosa, pero al mismo tiempo absolutamente irresistible? De ninguna parte y de todos lados: el paisaje urbano, la condición humana y las relaciones amorosas que aún hoy en pleno siglo XXl todavía mantienen ciertos ritos atávicos que cada tanto regresan para ponerse de moda. El mega éxito de la serie sobre la vida de Luis Miguel reveló ante nuevas generaciones y reactivó entre los más grandes la magia del bolero, esa canción que nace de una armonía los más perfecta posible sobre la cual navegan palabras poéticas y románticas siempre expresadas en la más íntima primera persona. En la Argentina, el bolero llegó a competir en los años 50 con el tango y muchos músicos locales se sumergieron en ese océano que tiene sus dos costas centrales y más grandes en México y Cuba. Luego, en los 90, algunos jóvenes rockeros empezaron a experimentar con el bolero y resignificaron la impronta latina para transformarla en un sonido propio y cool del Río de la Plata. Por estos meses, en coincidencia con el renovado interés por Luis Miguel , el guitarrista de la banda Los Espíritus, Maxi Prietto junto a la cantante Poli editaron Boleros y canciones, un álbum de clásicos del género y piezas propias, y el segundo álbum solista de Julián Desbats (Los Rusos HDP), Culebrón, también retoma el género. Como dice el bolerista argentino Dany Martin, la atracción del género es algo "indescifrable" y tiene características "cíclicas". O sea: cada tanto vuelve y se impone. " eso el bolero siempre vuelve en su condión de "es un género .

"La otra tarde vi llover, vi gente correr y, no estabas tú..." , nos recuerda Armando Manzanero. Y, a este cronista, la nostalgia se le vuelve fuerte en ganas cuando el otro día, en La Biela, lo descubre a Dany Martin, ¡ese cantante!

Lo mira, se presenta, le pregunta: ¿Qué es hoy el bolero? Para Dany Martin la respuesta no es fácil, pero en definitiva la tendrá. No es cosa de revolear al aire así nomás uno de los géneros más importantes y poéticos de la canción y, lo entiendo... Me entiende.

Luis Miguel - Popurrí de boleros, 20 años - Fuente: YouTube

09:40
Video

Por eso nos encontramos días más tarde y me enteré de que había nacido a 200 metros de casa, calle Arenales y, que tuvo de vecino a Enrique Cadícamo. También que en el programa Nace una Estrella, que conducía Héctor Coire, un 13 de noviembre a sus 13 años, había cantado "Te llevo bajo mi piel", en castellano, Daniel Gutiérrez Quintana Martin, el hijo del cantante y representante Horacio Quintana, es decir nuestro bolerista Dany Martin.

Dany Martin explica que el bolero es cíclico, como muchos asuntos de nuestras vidas, porque todos amamos a alguien "como cantaba Dean Martin". Pero, antes de resolver esta ecuación de 2018, del hoy atormentado, imprudente y exagerado mundo, por qué no vamos despacio a la tranquilidad de quien devuelve en su garganta la garantía del romance, la serenata y la pasión de un bolero, nada menos.

"¡El bolero es un sentimiento indescifrable porque nadie puede explicar algo que inevitablemente se vuelve cíclico!" nos asegura con su estampa, la autenticidad de su voz, el rigor que lleva delante de las bambalinas y mucho tiempo de marquesinas Dany Martin. Agrega, con cultura de bolero: "¿Mariano? Te acordás de que en el 66 fue Manzanero, que en el 76 María Martha Serra Lima y en el 84 Luis Miguel". ¡Tiene razón!, no se dude tan simple ecuación. Y, vuelve: "¡Es inoxidable!". Precisamente, el tremendo éxito de la biopic de Luis Miguel, de Netflix renovó el interés de nuevas generaciones por este género que siempre está ahí.

Dany Martin, la gran voz del bolero en la Argentina
Dany Martin, la gran voz del bolero en la Argentina Fuente: Archivo

Es cierto, para Dany, que una verdadera mujer "agradece muchísimo más una rosa que un mensaje de texto. A veces llego a casa con un ramito de flores para Fabiana y., es todo". Habla de sus afectos, de lo adorable que están sus hijas y del cariño de sus amigos.

Siempre recuerda a Sandro pero no cuenta lo que la gente quiere saber y, él fue amigo de verdad de Roberto Sánchez. Pero cuando habla de amigos, también cuenta de cantores y compositores. No olvida el día que Antonio Prieto lo invitó a comer a Las Delicias, aunque deja pasar la mañana en que salieron correr y se quedaron tomando "agua" en un bar de la Costanera desde las 11 de la mañana hasta las cuatro de la tarde.

Destaca a Alberto Cortez, María Martha Serra Lima, Estela Raval, Violeta Rivas, Néstor Fabián, Mario Clavel, María Graña, Chico Novarro, Agustín Lara, Eladia Blázquez, José Alfredo Giménez, Alberto Yanéz, Lucho Gatica y, por sobre todos a Daniel Riolobos: "Abrazame así.".

Dany Martin cantó con todos, inclusive hicieron un dúo con el actor Marti Cosens. Y repite una de sus verdades que conquistan: "Hay que cantar con el interés, no con el capital" (se trata de no regalar lo profundo, lo que conservamos).

¡El bolero es un sentimiento indescifrable porque nadie puede explicar algo que inevitablemente se vuelve cíclico!
Dany Martin

Claro, interés es lo que sobra, capital lo que hay que guardar y Sudamérica lo que explicar. Sobre todo en el bolero: "No dudes, la cuna del bolero fueron México y Cuba. Lo de México fue una canción mucho más nacionalista, autóctona y de los mariachis, es decir de los charros, como si hubiese salido de nuestros gauchos. El bolero romántico tiene mucha más que ver con la melodía suave, lo que de alguna manera también pudimos hacer en lugares porteños como Cabaret o Rugantino", dice.

Cuenta anécdotas que no son cuentos y de las que quiere, como cuando Joaquín Prieto (el verdadero autor de "La novia") le dijo a su hermano, el famoso Antonio: "Tiñete el pelo, ¡pero de un color que exista!". Del supuestamente verdadero estafador y representante de Luis Miguel, Hugo López. De su querido representante artístico Alex Mc Cluskay (de la familia de Donald y de Don Dean). De su padre Quintana, cantor y representante de Rubén Juárez, Demare, Atahualpa...

Muchas cosas más, como la que más importa que es esta del bolero, un género único, que vuelve siempre, porque es "cíclico".

El bolero cautiva al rock

"Una canción como 'Hipocresía', de Los Pasteles Verdes, me parece genial. Como algunos temas de José Luis Perales, de María Martha Serra Lima y el Trío Los Panchos, es música popular que todos tenemos dentro de la cabeza. Pertenecen a nuestro background de influencia sudamericana. Y nosotros combinamos eso con el rock". Quince años atrás, Adrián Dárgelos justificaba así el estilo abolerado del disco Infame, editado en 2003 por Babasónicos. Desde sus inicios, la relación entre el rock y el bolero casi siempre se mantuvo en una suerte de mezcla de placer culposo y consumo irónico. Pero en las últimas décadas, con toda una generación de músicos criados bajo la influencia de los discos de bolero de sus padres, la visión rockera del género trajo varios acercamientos honestos y desprejuiciados.

Maxi Prietto, cantante de Los Espíritus
Maxi Prietto, cantante de Los Espíritus Fuente: Archivo

"Es la música de mi infancia", le dijo Natalia "Poli" Politano, voz y guitarra del grupo platense Sr. Tomate, a la nacion durante una entrevista con motivo de la edición del álbum Boleros y canciones, grabado junto al también c antante y guitarrista de Los Espíritus, Maxi Prietto. "El bolero, la música melódica, la ranchera. Es lo que escuchaban mis viejos. Serrat, Dyango, José Luis Perales. Músicos que tiran para la línea melódica. Y el bolero estaba muy metido en mi casa porque mi viejo lo cantaba mucho. Sin querer fue la primera música que escuché. Después, a los 12 años, cuando empecé a elegir, dije: 'Esta es música de viejos, yo quiero rock & roll'".

Prietto ya había tenido un affaire con el bolero cinco años atrás, cuando registró el disco La última noche, interpretando temas como "Sabor a mí", "En el último trago", "Si no te vas" y "Desilusión", entre otros, en plan lo-fi. Pero ahora, este segundo capítulo acompañado por Poli y con la participación de Andrés Calamaro (voz en "Guitarras, lloren guitarras" y coros en "Perfidia") y Gustavo Santaolalla (ronroco en "20 Años"), lo reubica en el centro de esta relación con mayor compromiso y apoyado por el reconocimiento de un público más amplio tras el suceso de Los Espíritus.

Para confirmar el acercamiento de una nueva generación de rockeros al bolero, ahí está Julián Desbats, guitarra y voz de Los Rusos HDP, banda indie en permanente ascenso, que el año pasado grabó a solas Culebrón, un disco romántico que, según el mismo músico confesó alguna vez, fue inspirado por cantantes como Sandro y Leo Dan tanto como Adrián Dárgelos y sus Babasónicos ("los románticos por excelencia").

De una u otra forma, el bolero entonces parece llegar a la vida rockera en la madurez de los músicos y el mismo Sergio Pángaro lo confirma: "De chico era una música que yo sufría, la padecía. Me parecía de mal gusto, muy melosa, demasiado explícita, hasta que con el advenimiento de cierta madurez uno es capaz de empezar a tomar como referencia cosas que antes rechazaba. La ranchera mexicana, los boleros, son todas cosas que reivindiqué de más grande. Lo banal con un contexto, con contenido".

Dentro de las ligas mayores del rock argentino, las carreras solistas de Andrés Calamaro y Vicentico supieron apoyarse en varios boleros, ya sea para desmarcarse de sus vidas pasadas como para reinventarse desde la canción romántica.

Pero si de boleros y espíritu rockero se trata, no se puede prescindir del impacto que tuvo la aparición en escena de Mimi Acevedo Midnerley al frente de Mimi Maura. La puertorriqueña, hija de Mike Acevedo, exitoso cantante de boleros de los años 50, 60 y 70, llegó a Buenos Aires de la mano de su esposo, Sergio Rotman, y se construyó su propio espacio retomando el género heredado, pero atravesado por el reggae y el rock steady.

Más allá de los boleros incluidos en su discografía, Mimi logró editar de manera independiente un álbum con las mejores canciones de su padre y hasta llegó a grabar un álbum con sus preferidas, en 2012, bautizado La herida. "Esta es la historia de un cantante de boleros y 'baladas cortavenas' que tuvo su apogeo hace casi 50 años", escribió Mimi en el booklet del CD.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?