Con un gran concierto de Néstor Marconi comenzó el festival de tango

El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones
El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones
Mauro Apicella
(0)
10 de agosto de 2018  • 01:52

En el amplio salón de la milonga de la Usina del Arte una pareja estrenaba la pista principal que durante los próximos quince días tendrá esta nueva edición de Tango Buenos Aires - Festival y Mundial . Ese hombre y esa mujer han querido ser los primeros o, simplemente, tuvieron el privilegio de la casualidad.

El resto de la gente estaba en el auditorio. Allí, y no por casualidad, tocaba Néstor Marconi . Su solo de bandoneón construía un popurrí de repertorio troiliano. Cuando dejó de tocar comentó, palabras más, palabras menos, que la mejor manera de abrir un festival de tango era con una serie de composiciones de Anibal Troilo. Lo que vino después pudo haber sido un homenaje del festival a Marconi, este ilustre compositor, arreglador, intérprete y sobre todo tanguero, con un desfile de colegas que tocaran su música. Sin embargo, esto que sin duda fue pensado como tributo se encaró de otra manera. Marconi tocando clásicos del genero, muy a su manera, y presentando temas que le dedicó a otros músicos.

El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones
El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones

Con esa intención llegó al escenario de la Usina. Apenas comenzó a convocar a colegas siguió con la dedicatoria. Primero fue acompañado por cuatro bandoneonistas (Carlos Corrales, Federico Pereiro, Mariano Paya Cigna y Renato Venturini). Con ellos hizo temas dedicados a Leopoldo Federico, Raúl Garello y Julio Ahumada, con notables arreglos para cinco bandoneones. Después tocó en dúos y tríos hasta llegar a tener sobre el escenario a todo su quinteto. Con el contrabajista Juan Pablo Navarro interpretó "Los mareados" y más tarde, al sumar a su hijo Leonardo al piano, recordó una de las formaciones de su historia musical, el Vanguatrío.

Por su morfología, el bandoneón hace que las manos se muevan en la misma dirección (o casi), pero en sentido opuesto. Esa representación contrapuntística, de contratema o contracanto (o de armonía, como se la llamaba en las viejas escuelas tangueras) son una parte esencial en la composición del género. Y Marconi es uno de los que con mayor maestría contraponen esa voces, en cada una de sus manos. Además de su destreza y de las ornamentaciones sumamente recargadas (en eso no tiene la exclusividad) ese diálogo en una misma dirección pero con diferente sentido es el que mejor saca a relucir, especialmente en formaciones reducidas.

El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones
El bandoneonista Néstor Marconi dio un concierto rodeado por músicos de distintas generaciones

Pero esto no significa que haya sido lo mejor del concierto. Probablemente los mejores momentos de la actuación fueron cuando se interpretaron los temas que Marconi compuso y dedicó a cada uno de los integrantes de su grupo: Leonardo, Juan Pablo Navarro (que ya habían estado en el escenario), el violinista Pablo Agri y el guitarrista Esteban Falabella. Además de las performances de cada uno, como el magistral solo de Agri en el tema que Marconi le dedicó, la excelente hechura de las composiciones y la interpretación grupal tuvieron un lugar destacado. Tango nuevo y muy bien hecho contra otros momentos en los que la elección fue por el lado de lo más conocido del género. Por supuesto que esto último no tiene nada de malo. Pero la obra nueva obliga a hablar de un presente (sea bueno, malo, promisorio o sin novedades) y lo pone en perspectiva.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.