Alejandro Parente se retiró del Colón como en un cuento: por siempre, jamás

Parente, lluvia de pétalos en la última función
Parente, lluvia de pétalos en la última función Crédito: Máximo Parpagnoli
El bailarín cerró 30 años de trayectoria con una función de La viuda alegre inolvidable
Constanza Bertolini
(0)
10 de agosto de 2018  

Exactamente treinta años después de su primera temporada en el Ballet Estable, a los 46, con el carisma intacto y nuevos proyectos en el horizonte, Alejandro Parente subió anteayer por última vez al escenario del Teatro Colón. Fue una noche única: bailó en la despedida con su pareja de la vida, la excelsa Marianela Núñez, la obra que su maestra siempre soñó para él. "Traigan La viuda alegre para Alejandrito", repetía incansable Rada Eichenbaum. Tal vez por obra de su magia, desde donde sea que esté, el deseo se cumplió enhorabuena para los dos.

Burbujeante como las copas de champagne que bebió Danilo, su personaje en la obra, Parente giró, saltó y, fundamentalmente, se puso en la piel de este conde de comedia que tan bien le sienta a la hora del adiós. Hubo momentos inolvidables, como el romántico vals del final. Y hubo también un cuerpo de baile solvente, vibrante, que secundó a los principales; entre ellos, la joven pareja de Camila Bocca y Maximiliano Iglesias, de gran desempeño.

"¿¡Si puede hacer todo esto por qué no se queda?!", se preguntaba en la semana el coreógrafo Ronald Hynd, que viajó especialmente para montar por primera vez el título que creó en los 70 y que ahora se incorpora al repertorio de la compañía oficial. A sus ochenta y largos, elegantísimo, subió al final de la función al escenario para saludar al bailarín y al público. Y a su turno también se acercaron, con flores perfumadas de homenaje, los directores generales y artísticos de la casa, María Victoria Alcaraz y Enrique Arturo Diemecke, y la responsable del Ballet Estable, Paloma Herrera. Rodeado de aplausos y afecto, sus hijas lo acompañaron en el saludo final.

"El teatro fue siempre un ser vivo que respira nuestro arte", dijo luego en el backstage, cuando ya habían pasado los cinco ramos coloridos, la lluvia de pétalos que lo bañó mientras giraba como trompo, los largos minutos de ovación, el abrazo de Azul y Luna, un despreocupado resbalón que no fue caída, las lágrimas... Lágrimas también en la platea, que muy emocionada lo saludó con la gratitud que se le tiene a un artista con el que ha crecido como espectador. "Brindo por este teatro, por cada uno de los trabajadores, que siga la luz, que siga brillando la danza, la música, la ópera, la poesía y el pensamiento fantástico para recrear cada una de las obras".

Buena parte del cariño de sus compañeros del Ballet Estable (los actuales y los que dejaron la casa años antes que él) quedó plasmado en 164 páginas de un cuento real narrado entre fotos y testimonios. "Las imágenes y recuerdos de este libro, son apenas una parte de su historia, la hemos recopilado quienes compartimos muchas risas y lágrimas, sueños encantados, luces y sombras de nuestra profesión. Lo hemos visto crecer y brillar, y nos hemos sorprendido juntos con el olvido de nosotros mismos -escribió Maricel Di Mitri, exbailarina de la compañía y partenaire de tantas funciones entrañables-. Durante muchos años vibró conmovido en el escenario que amó y transformó en su hogar, como en un cuento fantástico, por siempre jamás".

Con Parente se termina una era, decíamos hace unos días en una entrevista que el bailarín y Karina Olmedo, otra figura que se retiró el fin de semana pasado, le dieron a LA NACION. El mismo comentario se escuchaba anoche entre los invitados al cóctel que, al término del espectáculo, reunió en el Salón Dorado a artistas, familiares, compañeros, gestores, autoridades de ese Teatro Colón por el que Parente apostó fuerte todos estos años. "Hay algo de la trascendencia, un momento espiritual en la danza que se da como si uno sintiera respirar a Dios", trataba de ponerle palabras a esa sensación que lo invadía en noches memorables, antes de dar un paso. Tal vez como agradecimiento a esos instantes que hoy atesora en la memoria y en el cuerpo es que, antes de que el telón se cerrara por última vez, se arrodilló en el proscenio y acarició el piso del escenario inmenso que supo hacer tan suyo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.