BMW M2 Coupé, el sueño de todo pistero

Poderosa, agresiva y lista para un Track Day, así es la BMW M2 Coupé
Poderosa, agresiva y lista para un Track Day, así es la BMW M2 Coupé
Casi un símbolo del estilo sport de la marca bávara, la coupé M2 ofrece todas las prestaciones que su impactante estética promete: aceleración, velocidad y gran dinámica
Gabriel Tomich
(0)
11 de agosto de 2018  

Nada más deportivo que una coupé. Más aún, si ella es de origen alemán. Con esto se pretende sintetizar, en muy pocas palabras, qué significa la BMW M2 Coupé.

La marca bávara siempre ha hecho un culto del estilo deportivo de sus modelos. Así, los diseños de BMW buscan incansablemente exhibir y ofrecer características y detalles que muestren esa esencia sport que, por otra parte, es un legado histórico. Acentuado por la letra M, que denota el paso del modelo por la división de potenciación de BMW.

Todos esos genes deportivos son fáciles de percibir en esta coupé tipo 2+2, que exhibe un diseño compacto y musculoso, en especial en los laterales, por los anchos pasarruedas posteriores; pero a la vez con mucho dinamismo, gracias al spoiler trasero, el capot largo y el frontal con todos los tips (faldones, vigas y "labios" generosos) de los automóviles de competición. Todo el conjunto, más las grandes ruedas (245/35 R19", adelante, y 265/35 R19", atrás) transmiten poderío, aplomo y performance. Lo bueno es que estas cualidades se reflejan en las prestaciones. Es decir, la estética deportiva del auto tiene un sustento real: un conjunto mecánico pura sangre, de alta calidad y con varios premios a cuestas.

La M2 está equipada con un clásico motor BMW de 6 cilindros en línea 3.0 L 24v con tecnología M TwinPower, que consiste en un turbocompresor del tipo Twin-Scroll (varía su trabajo según el régimen del propulsor), la inyección directa de combustible High Precision Injection, el control variable de las válvulas Valvetronic y el de los árboles de levas, doble Vanos. Con toda esta parafernalia, la M2 entrega una potencia de 370 CV a 6500 rpm y un par de 465 Nm (47 kgm) entre 1400 y 5560 rpm. La transmisión se basa en la caja de velocidades M DKG Drivelogic de 7 velocidades con doble embrague y la tracción es trasera.

Todo esto garantiza un andar muy ágil en el modo Comfort para la calle y también para transformar a la M2 en un verdadero "misil" al conectar los programas Sport o Sport+ (que hace más permisivos los controles de estabilidad y tracción), que ajustan el motor a su máxima expresión deportiva y habilitan el uso del sistema de partida Launch Control. Este controla el patinamiento de las ruedas para permitir acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4,5 s, llegar a los 400 m en 12,8 s y recuperar de 80 a 120 km/h en mínimos 2,7 s. El consumo obviamente no es bajo, pero tampoco desmesurado para un deportivo: 12,5 L/100 km en ciudad (tiene sistema Start&Stop) y 11,2 L/100 km a 120 km/h.

De las calles al Track Day

Como se dice en el título, la M2 está lista para un Track Day; es decir, para disfrutar al máximo en una pista el excepcional comportamiento dinámico de un chasis y un conjunto de suspensiones tan rígido y preciso como las de un auto de carrera. La contraprestación, por lógica, con la ayuda del bajísimo perfil de los neumáticos es el confort de marcha: cada empedrado se siente hasta en las muelas. Pero vale la pena, porque la sensación detrás del volante es a pura adrenalina. Por supuesto hay que pararla y para eso cuenta con grandes frenos de disco delanteros ventilados y sólidos atrás, más ABS y EBD, que la detienen de 100 km/h a 0 en 37 metros.

Habitáculo lujoso y con apliques de fibra de carbono para darle un tono bien sport
Habitáculo lujoso y con apliques de fibra de carbono para darle un tono bien sport

El diseño interior es tradicionalmente BMW: sobrio y deportivo con terminaciones de fibra de carbono, volante M con levas de cambio, tablero de instrumentos con pantalla de 5,7" para visualización de notificaciones, sistema de navegación e infotainment con touchscreen de 8,8", controlador iDrive Touch y disco duro de 20 GB para almacenar música, además de sistema de sonido Harman Kardon con 12 parlantes y 360 Watts de potencia, 6 airbags (frontales, laterales y de cortina) y mucho más del también clásico lujo de los modelos de la casa bávara.

Eso sí, el acceso a las plazas traseras (que son bien pequeñas), como en todas las coupés, no es fácil. De todas formas, para pasear cómodos existen los sedanes; las coupé son deportivas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.