Netflix: Verónica Castro regresa a la pantalla con el desafío de conquistar a los millennials

La diva de las telenovelas mexicanas debuta este viernes con La casa de las flores, una serie en clave de melodrama Fuente: Archivo
9 de agosto de 2018  • 19:56

Luego de permanecer casi una década ausente de la televisión, Verónica Castro está de regreso. Y lo está, nada menos, que a través de un protagónico en La casa de las flores, una serie producida y distribuida por Netflix que estará disponible en la plataforma a partir de este viernes.

Nuevo formato, nuevo lenguaje televisivo: en un estilo más moderno que los melodramas que protagonizó desde Los ricos también lloran, en 1979, la diva de las telenovelas mexicanas interpreta, a los 65 años, a la dueña de un negocio de flores que descubre que su marido tiene una familia paralela.

"Tengo mucha expectativa, nervios, miedo y tentación de ver cómo me reciben los millennials, ver qué piensa un escuincle (jovencito) de mí", dijo Castro en la antesala del estreno, en declaraciones publicadas hoy por el diario Reforma, informa la agencia DPA.

La serie dirigida por Manolo Caro consta de 13 capítulos, y su trama incluirá temas como homosexualidad, triángulos amorosos y coqueteos con la droga. En el elenco figuran Aislinn Derbez, Cecilia Suárez, Paco León, Dario Yazbek y Juan Pablo Medina.

Trailer La casa de las flores - Fuente: Youtube

01:28
Castro interpreta a Virgina de la Mora , una mujer de clase alta cuya florería es el pilar de la familia. "La gente dice que somos la familia perfecta", apunta su personaje en el video promocional . Pero las cosas para ella cambian pronto, cuando muere la amante de su marido.

La actriz y cantante interpretó numerosas telenovelas en México, que en la década de 1980 fueron exportadas a países de América Latina y a otros como China, Japón y Rusia. Entre sus trabajos más populares están Rosa salvaje, Pueblo chico, infierno grande y El derecho de nacer.

Después de su paso por Los exitosos Pérez (2009), donde interpretó a la dueña de un canal de televisión, no había vuelto a estar en la pantalla. "Cuando me salí de la televisión ya me sentía saturada y creía que el público también ya estaba saturado de mí", dijo. "Me hacía falta un stop en el camino. Fue cuando me di cuenta que ya el mundo había cambiado, había otra forma de pensar y hasta de actuar".