La opulenta Premier League: de los arqueros a precio de oro al extraño "caso Tottenham" en el mercado

Kepa Arrizabalaga llega al Chelsea
Kepa Arrizabalaga llega al Chelsea Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
9 de agosto de 2018  • 23:59

A diferencia de temporadas pasadas, en las que las primeras fechas convivían con un mercado de pases abierto que ocasionaba movimientos en los equipos en plena competencia, esta vez la Premier League dispuso que el plazo para hacer incorporaciones venciera 24 horas antes del partido que hoy inaugurará el torneo, Manchester United-Leicester. Los tiempos más acotados igual no recortaron la avidez compradora ni el alto dispendio. Por quinto año consecutivo, en la primera división de Inglaterra se desembolsaron más de 1000 millones de euros en refuerzos. Ahora se rozaron los 1400. Vuelve a estar al tope entre las cinco ligas europeas más importantes. No muy por encima de Italia, que en este mercado salió de la austeridad que venía siendo norma para abrir el bolsillo como en las décadas de los 80 y 90; Cristiano Ronaldo a Juventus por 117 millones es la transacción más alta en la ventana de este verano europeo.

Volviendo a la Premier, los arqueros se convirtieron en las piezas más cotizadas. Los 73 millones que Liverpool le pagó a Roma por el brasileño Alisson se habían constituido en un récord para el puesto. Tres semanas más tarde, Chelsea estableció una nueva plusmarca con los 80 millones de Chelsea al Athletic Bilbao por el español Kepa Arrizabalaga, de 23 años, que en enero no había llegado a Real Madrid por la oposición de Zinedine Zidane.

Justamente, la de arquero es la función que tiene más argentinos en la Premier, en la que solo hubo una novedad a último momento con respecto a los futbolistas de nuestro país que ya estuvieron en temporadas pasadas: el préstamo a Fulham de Luciano Vietto, que hace rato no tiene lugar en el Atlético de Madrid. De los 16 que están inscriptos en once equipos, cinco son arqueros, pero ninguno titular: Emiliano Martínez (volvió a Arsenal del préstamo en Getafe), Wilfredo Caballero (en Chelsea era suplente de Courtois y ahora lo será de Kepa), Julian Speroni (a los 39 años llegará a las 15ª temporada en Crystal Palace), Sergio Romero (inicia otra temporada en Manchester United detrás de David De Gea) y Paulo Gazzaniga (en Tottenham tiene por delante a Lloris y Vorn).

La presencia argentina en la Premier adquiere relieve con dos individualidades del último campeón. Sergio Agüero, goleador histórico de Manchester City con 201 tantos, motivó los elogios de Pep Guardiola tras los dos goles en la conquista de la Community Shield: "Ya hizo la diferencia en la temporada pasada, Sergio está más maduro. Con él y Gabriel Jesús tenemos muy bien cubierto el puesto". Nicolás Otamendi también apunta a seguir siendo una pieza importante en la zaga. Guardiola sumó a uno de esos mediocampistas que son tan de su gusto para darle fluidez a la creación: el argelino Riyad Mahrez, por 67,8 millones a Leicester.

Lo llamativo de Tottenham

En un mercado agitado, el Tottenham de Mauricio Pochettino fue la quietud, sin bajas ni altas en el plantel que cuenta con Erik Lamela. A último momento se frustró la incorporación del volante Jack Grealish, ya que Aston Villa rechazó la oferta de 31 millones de euros.

En busca del título que no logra desde 1990 (dos años antes de que se creara la Premier League), Liverpool fue el que hizo la inversión más alta, con 195 millones entre Alisson, Naby Keita, Fabinho y Shaqiri. Refuerzos para potenciar el tridente que quemó las redes en la última Champions League: Salah, Firmino y Sané. Finalista frente a Real Madrid, el técnico Jürgen Klopp asume que la exigencia por un título es mayor: "La presión viene del exterior y probablemente está aumentando, pero no me importa. Lo que yo quiero es jugar el mejor fútbol posible y que nuestros hinchas estén contentos".Dentro del Big Six (los dos Manchester, Liverpool, Arsenal, Chelsea y Tottenham), el paisaje de los bancos de suplentes dejará de tener a una leyenda. Después de 22 años, Arsene Wenger no dirigirá Arsenal, que contrató al español Unai Emery, lo cual también supone un cambio en el estilo, con transiciones más rápidas que las que pedía el profesor Wenger. Otras novedades son la llegada de Maurizio Sarri a Chelsea, que pasará a tener un juego de más posesión y elaboración que con Antonio Conte, y el regreso al fútbol inglés de Manuel Pellegrini -entre 2013 y 2016 estuvo al frente de Manchester City- en West Ham, en el que Pablo Zabaleta comenzará su undécima temporada en la Premier y Manuel Lanzini estará inactivo hasta fin de año por la rotura de ligamentos en un rodilla que sufrió en el seleccionado. Federico Fernández ascendió: pasó de Swansea, de la segunda categoría, a Newcastle, donde Fabricio Colocini, otro zaguero argentino, había dejado una huella.

Si no se pueden traer refuerzos, lo importante es mantener a los mejores hombres
Maucicio Pochettino

José Mourinho hizo pública una queja contra las autoridades de Manchester United porque considera insuficientes las contrataciones hechas: "Los otros equipos que compiten con nosotros se reforzaron masivamente, como Liverpool, que compró de todo". De los 83,7 millones de euros que gastó el United, 60 fueron para asegurarse al volante brasileño Fred. Mou pretendía al zaguero colombiano Yerry Mina, que irá a Everton.

Empieza una Premier League que si algo la diferencia de España, Italia y Alemania, además de su opulencia económica, es la alternancia de campeones. De los últimos nueve, ninguno repitió a la temporada siguiente. Hay que remontarse al tricampeonato del United de Alex Ferguson entre 2007 y 2009 para encontrar un dominio acentuado, algo que ahora intentará el City de Guardiola, aunque no le faltarán amenazas para impedirlo.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.