Suscriptor digital

En el arranque de la Superliga, Vélez le ganó 2-0 a Newell's y los hinchas cantaron en contra de Zárate

Festejo del primer gol de Vélez, que marcó Luis Abram
Festejo del primer gol de Vélez, que marcó Luis Abram Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Jonathan Wiktor
(0)
10 de agosto de 2018  • 18:47

Vélez venció a Newell's Old Boys por 2-0 con goles de Luis Abram y Matías Vargas en el arranque de la Superliga del fútbol argentino, encuentro dirigido por Fernando Echenique y disputado en Liniers.

Vélez, que todavía guarda rencor por la partida de Mauro Zárate a Boca, dio un buen primer paso y le ganó con justicia a Newell's, un rival indefenso, que vio cómo el partido se le escapaba en los primeros minutos.

Luis Abram, cuando apenas iba un minuto, marcó con urgencia el rumbo del partido luego anotar, de cabeza, el primer gol de la noche tras un córner de Vargas y una asistencia de Nicolás Domínguez. Matías Vargas, el mejor futbolista de la noche, mientras tanto, tomaba las riendas del juego. Recostado sobre la izquierda, posicionado como conector, encontró en sus recortes hacia el medio una vía directa para lastimar a Newell's.

Festejo del segundo gol del Fortin, anotado por Vargas
Festejo del segundo gol del Fortin, anotado por Vargas Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

A los 26 minutos del primer tiempo el propio Vargas empezó a resolver el partido. Aunque faltaba mucho, el habilidoso jugador de Vélez, tras convertir un penal que le habían cometido a Abram, dio la palada de tierra que sepultó los intentos del equipo rosarino, perdido en sus falencias.

Newell's antes de la primera media hora estaba en una situación complicada: 2 a 0 abajo, de visitante, cargado de amonestaciones y con un equipo anestesiado, que se había preparado para defender y que ahora tenía que salir obligado a reducir la diferencia.

En la última jugada de la primera parte Heinze casi pierde los estribos cuando Newell's, en los pies de Joel Amoroso, estuvo cerca del descuento, algo que hubiera cambiado el rumbo del enfrentamiento. Fue una de las pocas situaciones de riesgo.

En la segunda parte el resultado se mantuvo quieto y el juego transcurrió sin grandes emociones, por lo que los hinchas de Vélez, que ya daban por terminada la faena, se acordaron una vez más de Mauro Zárate. A los 20 minutos en todo el estadio se escuchó "el que no salta es un traidor", en un evidente mensaje hacia quien hasta hace algunas semanas era un referente de la institución de Liniers.

El resumen del partido

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?