Los cuadernos de las coimas: Centeno reveló un mecanismo de retiro de fondos para cada ministerio

Oscar Centeno, el día que fue detenido y llevado a declarar a los tribunales de Comodoro Py
Oscar Centeno, el día que fue detenido y llevado a declarar a los tribunales de Comodoro Py Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Filipuzzi / LA NACION
Hernán Cappiello
(0)
10 de agosto de 2018  • 17:02

Oscar Centeno , el chofer de Roberto Baratta -mano derecha del exministro de Planificación Julio de Vido -, reveló que había un mecanismo semanal de retiro de fondos con un día asignado a cada ministerio y complicó en su declaración ante la Justicia a Cristina Kirchner en el circuito de recaudación ilegal de dinero.

"Los jueves nos tocaba turno. Había un día para la recaudación de cada ministerio. El nuestro era el jueves, entre otros ministerios estaba el de Turismo que estaba en Suipacha 1111", dijo el arrepentido y autor de los cuadernos de las coimas que se dieron a conocer por una investigación exclusiva de LA NACION.

Y, en sintonía con lo declarado ayer por el exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina explicó: "Muchas veces veces fuimos a la Casa Rosada cuando estaba Abal Medina que era jefe de Gabinete en época de campaña que pedían aportes a las empresas para hacer allí las entregas".

Stornelli y Centeno, cuando el chofer fue llevado a declarar
Stornelli y Centeno, cuando el chofer fue llevado a declarar Fuente: Archivo

La declaración judicial de Centeno ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli se realizó en el marco del acuerdo del cooperación con la Justicia por lo que si se comprueba que mintió el chófer no solo debería volver a la cárcel, sino que será castigado por partida doble: una por cohecho y otra por mentir.

Los jueves nos tocaba turno. Había un día para la recaudación de cada ministerio. El nuestro era el jueves, entre otros ministerios estaba el de Turismo que estaba en Suipacha 1111
Oscar Centeno (chofer de Roberto Baratta)

"En la época de Cristina Kirchner también llevábamos los bolsos con dinero. En estas ocasiones se la veía a ella en jogging, que desde la casa donde vivía se cruzaba hasta el chalet donde se dejaba el dinero", explicó el remisero. Y mencionó que la autorización del ingreso dinero a la Quinta Presidencial de Olivos pasaba por el secretario de la ex Presidenta.

"Las veces que íbamos a Olivos, antes de ir para allá pedíamos por el teléfono las indicaciones para ir o no, entonces Rodríguez, secretario de Cristina Kirchner daba el ok y y nos íbamos del ministerio a Olivos o pasábamos por un lugar para retirar y de ahí íbamos a Olivos", dijo Centeno. Para ingresar a la casa de la expresidenta "cuando llegaba le avisaban al de la puerta y nos autorizaban el ingreso".

Mencionó que "ya con Cristina presidenta íbamos una vez por semana a Olivos" y aseguró que fueron "7 u 8 veces a Olivos".

También expresó que, al finalizar el mandato, Roberto Baratta y la ex Presidenta se enojaron: "A lo último se pelearon, ella lo puteaba". Dijo que vio a Cristina Kirchner "en varias oportunidades".

"Con Néstor Kirchner íbamos seguido a veces por trabajo, muchas veces a entregar los bolsos con dinero hasta 3 veces por sermana", detalló, y mencionó que a su muerte "las recaudaciones se hacían una vez por semana".

Centeno, ante el juez, explicó lo que volcó en los cuadernos. Reiteró que las entregas en el departamento de Juncal y Uruguay de Cristina Kirchner las hacían directamente al secretario Daniel Muñoz.

Dijo que comenzó a ser más puntilloso en sus registros cuando fueron a Maipú 741, donde estaban las oficinas de Sioux, y vio "algo sospechoso". "Concretamente, que fueron Baratta y Ezequiel García y salieron con dos valijas, y Baratta agarra el teléfono y dice 6 kilowatts, que es un código que quería decir dólares. Como sospeché que algo raro pasaba, ahí es que comencé a anotar con mayor detalle en los cuadernos", afirmó.

Insistió en que los cuadernos son ocho y que no hay ninguno más.

Abundó en detalles que no dio en los manuscritos. Por ejemplo, dijo que Jorge "Corcho" Rodríguez, apuntado en la causa Odebrecht, tiene un lugar que funciona como boliche, con autos de alta gama, donde se hacían entregas de dinero.

Allegados de Rodríguez rechazaron esta versión: "Cuando el chofer escribe que visitó a Rodríguez, ese día estaba viajando, y al mencionar la oficina de Munro en realidad es en Florida y recién fue inaugurada en 2014. La entrada por Bernardo de Irigoyen que refiere no es el garaje, sino la entrada peatonal, y Centeno la conoce porque traía a grabar y ensayar al hijo de Julio De Vido, Facundo, porque ese edificio tiene estudio de grabación".

Explicó Centeno ante el juez que tenía una relación cercana con Chelita, la madre de De Vido, y que el departamento donde vive su exmujer Hilda Horovitz, en la calle Catamarca, en realidad se lo compró Baratta cuando la señora empezó a extorsionarlo mandándole fotos de bolsos. "Baratta la hizo entrar a trabajar en el ministerio. A través mío le dijo que eligiera un departamento de hasta 60.000 dólares y se lo compró".

Más allá de completar la información de los ocho cuadernos y tratar de restar entidad a las acusaciones sobre su enriquecimiento, Centeno respondió las dos preguntas claves que le formuló Stornelli:

-¿Reconoce los cuadernos como suyos?

-Sí.

-¿Reconoce las fotografías y los videos como suyos?

-Sí.

Con esas certezas se dio por terminado el acto. Al día siguiente Bonadio homologó su acuerdo como arrepentido.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.