The Good Doctor: con buenas intenciones, pero recursos gastados

Richard Schiff y Freddie Highmore, son el doctor Murphy y su padrino
Richard Schiff y Freddie Highmore, son el doctor Murphy y su padrino
Ricardo Marín
(0)
13 de agosto de 2018  • 00:41

The Good Doctor (EE.UU., 2017). Creador: David Shore. Elenco: Freddie Highmore, Nicholas Gonzalez, Beau Garrett, Antonia Thomas, Richard Schiff, Graham Verchere, Dylan Kingwell, Hill Harper, Irene Keng. Disponible en: Amazon Prime Video. Nuestra opinion: regular.

Las series de médicos suelen ser muy atractivas y generar una enorme cantidad de seguidores. Más allá de las apariencias, la atracción que ejercen responde a un doble juego que funciona muy bien. Por un lado, el contexto hospitalario permite ofrecer historias puntuales con una gran carga dramática, que son el gancho para llamar la atención de los televidentes. Por el otro, plantean relatos de más largo aliento protagonizados por los integrantes del elenco, que son el verdadero motivo que atrapa a los espectadores al establecer empatía con los personajes. The Good Doctor intenta ser efectiva en este doble ofrecimiento. La serie cuenta la historia del doctor Shaun Murphy, un joven médico autista recién recibido. Debido a esta condición es capaz de retener conocimientos, captar información y procesarla de manera prodigiosa, pero al mismo tiempo tiene serias dificultades para establecer vínculos sociales con las personas con las que le toca interactuar. Gracias a la intervención de un padrino, el director de Hospital Buenaventura, Murphy ingresa como residente. Allí debe enfrentar casos extremos que sus particulares talentos ayudan a resolver y al mismo tiempo debe pelear contra sus dificultades para relacionarse y los prejuicios de sus colegas.

Así expuesto, parecería que el artificio debería funcionar. Sin embargo no lo hace: dos problemas se conjugan para que ocurra esto. En primer lugar, el programa utiliza recursos demasiados transitados por el género. Al punto de parecer que, cuando hizo el diseño del programa, su creador, David Shore, utilizó el mismo patrón que usó al idear Dr. House. El otro es que, el tratamiento de un personaje como este resulta convincente y muy efectivo en el plano humorístico, como lo demuestra el caso de Sheldon (Jim Parsons) en The Big Bang Theory, pero no ocurre lo mismo cuando se lo ubica en un contexto dramático. Lejos de los buenos resultados que consiguió Freddie Highmore en su anterior interpretación de Norman Bates en Bates Motel, aquí no logra dar un acabado verosímil a su personaje. El mismo navega a dos aguas entre la exageración y la comicidad involuntaria.

En cuanto a la tensión constante en que se desarrolla el accionar de este personaje frente al rechazo de sus colegas, la manera en que se resuelven los casos resultan también poco creíbles y tiñen el programa de un matiz fantasioso e infantil, que desluce las buenas intenciones de hacer un alegato efectivo y maduro contra la discriminación. Finalmente, el uso de flashbacks para contar la historia previa del protagonista funciona muy bien para el primer episodio, pero el uso reiterado lo convierte en un recurso molesto e innecesario.

Trailer de The Good Doctor - Fuente: YouTube

02:26
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?