Cómo controlar los videos que se reproducen solos

Brian X. Chen
(0)
12 de agosto de 2018  • 00:39

Internet se encuentra en un lugar oscuro. Si necesitás pruebas, basta con que te fijes en los videos que se reproducen solos: el primer ejemplo. Tal vez conozcas esta horrenda experiencia: estás leyendo con atención algo en un sitio web y de pronto una molesta voz o una música desconocida sale a todo volumen de tus altavoces.

Uno se pregunta: ¿de dónde viene esto? Subís y bajás por la página web solo para percatarte de que se está reproduciendo un video sin tu consentimiento. Además, el ruido que contamina tus oídos proviene de un anuncio que antecede a un video al que nunca diste clic para verlo.

Los videos que se reproducen de forma automática están por toda la red y dentro de las aplicaciones. Son prominentes en publicaciones de Facebook e Instagram. Algunos de los principales sitios de noticias los incorporan en artículos destacados o noticiosos.

Pareciera que a nadie le gustan los videos de reproducción automática -ni siquiera a las personas con las que he platicado dentro de la industria publicitaria-. Los videos indiscretos demandan tu atención mientras consumen tu plan de datos móviles y succionan la carga de tu batería. No obstante, se han vuelto un mal necesario para muchos editores de medios que intentan sobrevivir en la era digital.

"Creo que terminamos creando una experiencia de usuario realmente desagradable con la publicidad en video", comentó Dave Morgan, el director ejecutivo de Simulmedia, empresa que trabaja con anunciantes de publicidad focalizada para la televisión. "El video se ha introducido en la experiencia de cada uno de los usuarios, ya sea que le sirva o no, porque es una manera de generar más dinero".

Bien, te tengo una buena y una mala noticia sobre estas abominaciones. La mala es que los videos que se reproducen solos llegaron para quedarse y que las herramientas para combatirlos están lejos de ser perfectas. La buena es que están evolucionando para ser menos molestos y que algunos sitios te permiten apagarlos. A continuación, presento lo que necesitas saber sobre cómo llegamos aquí, qué podemos hacer y hacia dónde se dirige la reproducción automática de videos.

En los medios digitales, la publicidad en video siempre fue el objetivo final. Hace veinte años, los editores de páginas web soñaban con mostrar anuncios en video por internet: era el formato perfecto, la industria de la televisión ya había comprobado que captaba la atención de las audiencias y era un gran generador de ingresos.

"Las imágenes, el sonido y el movimiento pueden provocar que la gente ría, llore, quiera abrazar a alguien", opinó Morgan. "Pueden hacer que adoren una marca. Pueden hacer que silben la canción de una marca mientras pasean a su perro".

No obstante, los editores enfrentaban problemas técnicos, como conexiones lentas a internet, que imposibilitaban los anuncios en video. En cambio, presentaban anuncios que eran imágenes estáticas, las cuales evolucionaron con el tiempo para convertirse en gráficos con algún tipo de animación y sonido.

Durante la última década, se multiplicaron las rápidas conexiones alámbricas e inalámbricas, así como las computadoras y los celulares. Del mismo modo, los consumidores se acostumbraron a los servicios de video de emisión en continuo como Netflix y YouTube. Se volvió fácil proveer videos en línea. Por lo tanto, las firmas publicitarias como BrightRoll y Tremor Video, junto con empresas tecnológicas como Facebook, empezaron a probar los anuncios en video.

Una vez que iniciaron, ya no hubo marcha atrás. Los anuncios en video generaron que la cantidad de ingresos fuera entre veinte y cincuenta veces mayor que la de los anuncios tradicionales, y la mejor forma de ganar dinero fue crear videos que se reprodujeran de forma automática, señaló Morgan. A las plataformas tecnológicas como Facebook y Twitter también les gustan los videos de reproducción automática porque resultaron eficaces para mantener a la gente en sus sitios, afirmó Taylor Wiegert, director de estrategias para la experiencia del usuario de Martin Agency. Hace una década, reproducir videos de forma automática era una rareza que pasó a ser un medio prominente de publicidad en línea de la actualidad.

Muchos consumidores se han quejado de que los videos de reproducción automática son una molestia (¡yo soy uno de ellos!). Así que las empresas tecnológicas han creado algunas soluciones:

  • Tanto Facebook como Twitter permiten que los videos se dejen de reproducir de manera automática en sus aplicaciones y sitios web. En Facebook, las instrucciones están en su sitio de ayuda y, en el sitio de Twitter, los controles se encuentran en el menú de Configuración, dentro de la sección de Contenido.
  • En Instagram, no se puede desactivar la reproducción automática de los videos. Sin embargo, en la configuración de datos celulares, puedes ajustar la aplicación para utilizar menos datos móviles, lo cual provoca que los videos tarden más en cargarse cuando estás en una conexión celular.
  • El navegador Chrome de Google evita que algunos videos se reproduzcan solos. Este permite que los videos se reproduzcan de forma automática en mil sitios donde Google encontró que existe la mayor probabilidad de que la gente quiera reproducir videos con sonido. Con el tiempo, después de que Chrome estudia los sitios web que visitas, el navegador se adapta para reproducir videos de manera automática en sitios donde es más frecuente que reproduzcas videos con el sonido encendido y deshabilita esta función en sitios donde no lo haces.
  • Algunos desarrolladores de software ofrecen extensiones para evitar que todos los videos se reproduzcan solos. No obstante, las herramientas son imperfectas: por ejemplo, una extensión de Chrome que probé bloqueó los videos cuando estaba haciendo una videoconferencia en Hangouts de Google.

Llegó para quedarse

Por molesta que nos parezca, la reproducción automática de videos llegó para quedarse, en esencia porque los anuncios generan mucho dinero. Sin embargo, por suerte se están volviendo menos odiosos.

Cada vez es más frecuente que las firmas de publicidad hagan videos de reproducción automática bajo el supuesto de que la gente tiene sus dispositivos en silencio. Wiegert de Martin Agency comentó que su firma produce principalmente anuncios que están predeterminados para tener desactivado el sonido. Los diseña para comunicar la marca y el mensaje de una empresa sin que se necesite el sonido.

Asimismo, las empresas tecnológicas están elaborando sus productos para que los videos de reproducción automática sean menos molestos. Por ejemplo, Google asegura que parte de su criterio para permitir la reproducción automática en el navegador Chrome es que los videos se puedan poner en silencio o no tengan sonido. Y en Instagram, los videos que se reproducen solos no tienen sonido como configuración predeterminada hasta que enciendas manualmente el audio.

"El único destino de la reproducción automática con el sonido encendido es la extinción", mencionó Wiegert. "Se considera que brinda una experiencia de mala calidad para los usuarios. Incluso a mí me molesta cuando estoy en una página y de pronto escucho un sonido que proviene de mis altavoces".

No obstante, Morgan de Simulmedia cree que los anuncios en video se verán obligados a cambiar de una forma más radical para que las personas tengan más control sobre lo que ven. Esto se debe a que los videos de reproducción automática satisfacen más bien a los editores y no a los consumidores. "Ponemos esos anuncios en esos sitios porque podemos, no porque sea lo mejor para el usuario", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.