El club de los 7: qué les espera a los mundialistas que jugarán la Superliga

Juan Quintero, figura de Colombia en Rusia, empieza como suplente en River
Juan Quintero, figura de Colombia en Rusia, empieza como suplente en River
Román Iucht
(0)
10 de agosto de 2018  • 16:36

La experiencia mundialista es absolutamente transformadora para la vida de los futbolistas, pero luego de ese tiempo de fábula, la vida continúa. La de los "seleccionados" que juegan en la Superliga del fútbol argentino los vuelve a ubicar en tiempo y espacio, con el inicio de un campeonato en el que la mayoría, más allá de su suerte dispar en Rusia 2018, tiene un lugar destacado con focos que los apuntan de forma distinguida.

Entre los arqueros, el mundial de Armani y Campaña fue bien distinto. El argentino saltó al campo tras el reclamo popular que ya era importante antes del inicio del certamen y se hizo obligatorio luego de la falla de Caballero ante Croacia. Sin embargo y más allá de una acción clave en el inolvidable triunfo ante Nigeria en San Petersburgo, su rendimiento ante Francia no pudo escapar del caos absoluto en el que naufragó el equipo albiceleste. El bienestar general, el clima de optimismo y sus implicancias repercuten en todos los jugadores y ver el retorno de Armani al "modo River" ante Villa Dálmine y fundamentalmente en el empate frente a Racing, lo devolvió al status quo previo a la anarquía mundialista. Decisivo en ambos juegos, el rendimiento doméstico lo reposicionará con rapidez al arco seleccionado, con un clima diferente, menos urgencias y más tiempo de trabajo.

Armani volvió y fue figura, como antes de irse a Rusia: el jueves brilló ante Racing
Armani volvió y fue figura, como antes de irse a Rusia: el jueves brilló ante Racing Crédito: @CARPoficial

Para Campaña, y a partir de la presencia fija de Muslera, la vivencia fue meramente testimonial. Ser parte de la lista de Uruguay fue el premio a su regularidad y su gravitación como razón fundamental de varios triunfos de Independiente. Su retorno con la obtención de la Suruga Bank lo volvió a ubicar en la confrontación internacional, casi sin tiempo de dar vuelta la página. Es uno de los pilares del equipo de Holan y aún desde su sobriedad, se adivina un líder grupal fundamental para los múltiples compromisos que le esperan al Rojo.

Tres arrancan como suplentes en sus equipos: Quintero, Enzo Pérez (River) y Nández (Boca)

Los jugadores son rehenes del rendimiento de su seleccionado, pero en algunos casos por contingencias del juego o aprovechamiento de sus pequeños momentos, son capaces de rendir por encima de sus equipos. La Copa del Mundo de Juan Fernando Quintero estuvo muy por encima del rendimiento de la selección de Colombia. Su gol frente a Japón ya marcó un camino interesante de elogios, pero además, la lesión de James Rodriguez lo transformó en el estratego del juego de ataque. En su retorno a River, luego de blindar su pase multiplicando varias veces su cifra original, Gallardo sabrá cómo seguir aprovechando a un jugador que valorizo su autoestima como pocos. Su pegada y su botín de porcelana merecerán participación continua.

Meza jugó su primer Mundial, pero volvió con la misma frustración que la selección. En Independiente, su apellido cotiza
Meza jugó su primer Mundial, pero volvió con la misma frustración que la selección. En Independiente, su apellido cotiza Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

Lo contrario les ocurrió a los jóvenes argentinos. Ni Pavón ni Meza, ambos con pronta revancha en su horizonte, pudieron exhibir sus mejores virtudes. Tanto para el delantero como para el jugador fetiche de Sampaoli, todo fue tan vertiginoso como cada uno de sus arranques en velocidad. Ninguno pudo hacer pie en un equipo tan inestable y al igual que con Armani, la vuelta a sus clubes significó recuperar contención y calidez. A pesar de haber sido una frustración, Rusia 2018 les dejó como enseñanza la gran distancia existente entre el fútbol local, donde marcan claras diferencias, y la elite, donde todo es mucho más complejo. Incluso desde la frustración, capitalizar la experiencia siempre es un aprendizaje. Los dos tienen mucho hilo en el carretel para seguir andando su camino.

Finalmente entre los mediocampistas y con sensaciones opuestas, aparecen Enzo Pérez y Nahitan Nández. El de River gastó sus últimas balas en la selección mientras que el joven oriental fue una pieza valiosa en la estructura charrúa. El mendocino entró por la ventana tras la lesión de Lanzini y gracias a su experiencia fue titular en tres partidos. Sin embargo, en River su actualidad es diferente. Ni antes ni ahora, su lugar entre los once que imagina Gallardo en su formación ideal está garantizada. La competencia en el puesto con Palacios, Nacho Fernández o Zuculini lo obligará a mejorar su forma física y estabilizar sus rendimientos.

Lo de Nández transita otro andarivel. Boca tiene atacantes de sobra, pero carece de varios jugadores con la fibra del uruguayo. Su paso mundialista cotizó sus acciones y no es descabellado imaginarlo en algunos juegos de Copa en los que en condición de visitante, con clima hostil y teniendo que trabajar el partido, Guillermo acuda a sus características. Tiene criterio para jugar, es dinámico y combativo. Pedirá pista y la tendrá por derecho propio.

Nández, una carta que Guillermo por ahora guarda en el banco
Nández, una carta que Guillermo por ahora guarda en el banco Fuente: Archivo

Luego del cuento de hadas, es la hora de retornar al insumo cotidiano. Jugar un mundial cambia el currículum de cualquier jugador, pero la carrera se construye en la rutina de la liga doméstica. Aunque en la esfera mundial quedó claro que Sudamérica está lejos, el fútbol argentino es exigente, competitivo y cruel.

Llegó el tiempo de dejar el traje de gala y volver a dar examen.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.